Evangelista pide a los padres estar pendientes de sus hijos y ver con quién se juntan

26

Marcada por la ausencia de su padre, exsatanista desde los 16 años e inducida a una vida callejera por “espíritus inmundos”, la evangelista y profeta Estefany Santana, hoy ha comenzado a dar la vuelta al mundo anunciando el Evangelio de Jesucristo y proclamando que hay esperanza para miles de jóvenes desenfocados y alejados de sus hogares.

Plantea que la familia es la base fundamental, sobre todo si está fundamentada en Jesucristo. Pidió a los padres estar pendientes de sus hijos, con quienes se juntan, revisar sus redes sociales, para que no caigan en la perdición.

El 5 de junio del 2020 es una fecha de vital importancia para intrépida Estefany, pues ese día le dio el sí a Jesucristo y desde entonces se dedica a anunciar que hay  que cambiar de vida y volverse al Salvador del mundo, que es Jesucristo.

Te puede interesar leer: Pastora Laura Cardenes: “No gaste internet criticando a los demás”

La joven de 29 años y madre de una niña de 6, no conoce su padre, se crió con su madre Carmencita Santana “y los recuerdos de niñita que tengo de mi papa son vagos, si lo veo ahora no sabría de quien se trata si no me lo dicen”.

Su vida transcurría con relativa normalidad como todos los adolescentes, hasta que a los 16 años un joven mexicano que se llamaba “el demonio rojo”, me dijo a través de una de las redes sociales que había sido escogida para fuera satanista.

Brooklyn Tech Support

“Yo me impacté, y por eso digo a los padres que estén pendientes de sus hijos, pendientes a cómo sus hijos se mueven, y aún revísenle los celulares, revísenles los teléfonos que usted no sabe lo que están haciendo. Cuando recibo este mensaje me impactó yo no sabía lo que era satanismo, no sabía lo que era nada de eso, y esa persona me dice nosotros no somos de su país, nosotros somos de México, cuando me dice eso me sorprendo bastante y me dice tu tiene una semana para pensarlo”, explicó.

Evangelista pide a los padres estar pendientes de sus hijos y ver con quién se juntan

Explicó que “no le dije nada a mi madre, no le dije nada a mi hermana, a nadie de confianza que me pudiera decir ten cuidado, no lo haga, pero si puedo destacar que fui yo que tomé la decisión, y cuando la tomo ellos me dijeron te vamos a buscar una secta en tu país, me buscaron una secta, me inicié con una oración en el techo de una casa de block”.

Santana resalta que esa oración satánica cambió totalmente su vida, porque su corazón comenzó a cambiar, comenzó a ver arañas en sueño, en los espejos, empezó a ver serpientes, visiones que nadie más podía tener acceso.

“Y te quiero decir que ya estaba metida  el mundo del satanismo, pero seguía normal en  mi casa salía como que iba para el liceo como los demás  jóvenes, pero realmente la zambullía en el ese mundo, y mi madre estaba ajena a todo esto, pero mi hermana que dormía conmigo,  se puso sospechosa porque yo me le desaparecía. Ella notaba que yo estaba muy extraña y que antes no era así, por ejemplo en la casa normal y de un momento a otro me le desaparecía de una forma extraña”, narró la evangelista.

Añadió que “yo salía para el liceo, pero nos juntábamos en casa en construcción un grupo de niños de 12, 13, 14 y 15 años, y nos podían a invocar demonios, durante los ritos bebíamos sangre de animales, nos cortábamos los brazos como señal del pacto con el Diablo, era un mundo terrible”.

Criada con principios católicos por su madre, pero sin relación con Jesucristo el hijo de Dios. Destaca que la llevaban los domingos a la iglesia católica, pero sin relación ni conocimiento de Cristo.

División y grupismo

La evangelista Estefany Santana se queja de la división existente en el pueblo evangélico por un tema de doctrina. Agregó que no se enmarca dentro de ninguna corriente a lo interno  de las iglesias evangélicas pentecostales porque eso solo trae división.

Lee también: El papa lamenta que “el mundo se ríe de los cristianos”   

“Siempre me han preguntado de quién tu eres,  de sana doctrina o de moderno, y le respondo que yo soy de Cristo, de Cristo, sabes cuál es el problema aquí la división, de cuál tu eres de los míos, o de los de ellos, cómo así, tu eres de esta banda o de aquella, tu eres de esta pandilla o de aquella, entonces estamos utilizando grupismo”, lamentó Santana.

Explicó que “yo comencé en un evangelio conservador, estuve en un tiempo en evangelio extremista, de ahí Dios me fue despertando al punto que hoy me sigue despertando y el despertar que tengo en el señor es tan poderoso que yo puedo entender ahora que hay cosas que yo pensaba que eran un súper mercado y de pecado no tienen nada”.

Reconoció que llegó a creer que soltarse el pelo era pecado o usar una camisa con mangas cortas. “Por ejemplo si yo tenía una blusa y no tenía el botón ajustado en el cuello, me sentía supermetresa, me sentía en pecado”.

Pudor y santidad

Narró que tenía una inclinación a estar muy cubierta de ropa por pudor, pero no a la santidad. Agregó que una persona puede tener mucho pudor, es decir vestir muy rescatada, pero no vivir en santidad.

“Porque la santidad y el pudor son dos cosas totalmente distintas, el pudor es parte de la santidad, pero la santidad es más que el pudor, la modestia y el pudor no definen la santidad, ambas cualidades son parte de la santidad”, precisó Santana.

Afirmó que “cuando una persona tiene santidad ya tiene el pudor, porque este es parte de la santidad”.

Con los pastores

Declaró que se congrega en la Iglesia Transformados por Cristo ubicada en la calle San Vicente de Paúl. Agregó  que como todo miembro de la congregación está sometida a la autoridad de su pastor, diezma y ofrenda.

Aseguró que si el pastor le dice que no puede salir a predicar porque tiene trabajo internamente en la congregación obedece como cualquier otra oveja de la iglesia. Se define como una persona normal que cada busca a agradar a Dios y vivir de acuerdo a su voluntad.

Llama a la conversión

Estefany Santana llamó a los dominicanos a venir a Cristo como única opción de salvación de las almas. “La sociedad está complicada, me apena que hoy muchísimos jóvenes están esclavizados en el pecado, como también estuve yo,  pero lo llamo a venir al cambio de vida. Hay esperanza en Cristo. Sé que se puede. Creo que soy la mejor muestra de que Dios perdona y restaura nuestras vida, nos saca del lodo en el que nos encontremos”, aseguró.

Leave A Reply

Your email address will not be published.