La baja de frecuencia de trenes generó un caos para los usuarios

26

Caos, incertidumbre y un sinfín de contratiempos e inconvenientes afrontaron ayer los usuarios de trenes de la Línea Roca en la estación La Plata y en todo el tramo hasta Constitución. El desborde de pasajeros se generó por un cambio en la frecuencia de las formaciones tranviarias por una obra en el viaducto Barracas. Por los tiempos que maneja la empresa, las obras demandarán al menos tres semanas, tiempo en el que se repetirá la postal que tuvo lugar ayer en 1 y 44.

La reducción del 30 por ciento en las frecuencias de los trenes por los trabajos se había anunciado desde hace varios días, pero al ponerse en práctica la imagen fue desbordante. Ahora, entre La Plata y Constitución saldrá cada 40 minutos. Como auxilio temporal, se anunció un esquema de micros, pero la opción sumó varias quejas.

“Esperé bastante. Más de 40 minutos de lo que habitualmente demoran. Fue horrible el viaje”, dijo una pasajera, agobiada después de viajar apretujada durante más de media hora.

Otro usuario anticipó que “la situación se va a complicar día tras día”. Y así hubo testimonios de quejas en la primera jornada que tiene menos frecuencias y un complemento de servicios de micros que recibió múltiples quejas.

Algunos pasajeros, incluso, estimaron que los trabajos se pueden demorar más de tres semanas, porque se trabaja en un viaducto centenario, situación que puede generar mayores inconvenientes de lo esperado y además está la condición climática. Una lluvia puede postergar varios días las obras.

Brooklyn Tech Support

En la práctica, desde ayer viaja el doble de usuarios en cada formación, lo que también generó modificaciones sustanciales en los hábitos de los pasajeros para evitar llegar tarde a sus lugares de trabajo o estudio.

Desde ayer están en marcha los trabajos de renovación del arco 21 del viaducto Barracas, ubicado en la calle California. Según se explicó, “las tareas tienen por objetivo la recuperación de la estructura del puente, construido en la década de 1920, que por el paso del tiempo y la circulación constante de los trenes hace que su reparación sea “urgente”, señalaron en Trenes Argentinos.

La obra comenzó durante la madrugada de ayer e incluye el desarme de tramos de dos vías, el retiro de piedra balasto, demolición de la mampostería afectada, la recomposición del arco con hormigonado y el rearmado del tendido ferroviario.

La estructura original del puente era de mampostería (método de construcción obsoleto que fue reemplazado por el uso de hormigón en las obras de infraestructura de envergadura).

Los trabajos incluyen tareas de desmonte de la vía, demolición de la mampostería existente, la recomposición del arco mediante hormigonado, la adecuación de los desagües, el armado del tendido de vías y la alineación geométrica. Las obras contemplan el cierre de las vías 1 y 2 de la zona afectada, razón que genera la baja de la frecuencia. La espera que antes era de 24 minutos ahora pasó a 40 minutos entre cada formación en ambos sentidos de circulación.

Desde la secretaría de Transporte de la Nación se dispuso un sistema complementario de micros que unen las estaciones Plaza Constitución y Temperley, con paradas intermedias en Lanús, Banfield y Lomas de Zamora.

Los colectivos funcionarán entre las 6 y las 10 de la mañana y desde las 14 a las 20. El costo del pasaje es de 270 pesos y se abona con la tarjeta SUBE sobre el ómnibus.

Con respecto a ese servicio complementario, fueron numerosos los reclamos de los usuarios que tuvieron dificultades para acceder a los micros.

Leave A Reply

Your email address will not be published.