José Ribagorda y Enrique Ponce, contra Urtasun: «La gente irá más a los toros porque siente que su libertad está en peligro»

20

La inminente vuelta a los ruedos de Enrique Ponce para despedirse de la afición taurina tras su inesperada retirada de la temporada 2021 ha tenido este martes su antesala en el teatro de la Fundación Cajasol de Sevilla, cuando el maestro de Chiva ha protagonizado una nueva edición de los ya tradicionales ‘Manos a mano‘ junto al periodista de Informativos Telecinco José Ribagorda, quien arrancó el acto con una atronadora ovación tras hacer una férrea defensa de la tauromaquia, frente a las ya conocidas embestidas del ministro de Cultura, Ernest Urtasun: «Siempre estará a disposición de la tauromaquia porque hay que defenderla en los peligrosos momentos que corren. Son momentos de estar con decisión y valentía frente a los argumentos espurios y sectarios que van contra la libertad de los ciudadanos, que tienen todo el derecho de ir libremente a los toros».

Una posición que fue refrendada por el torero de Chiva, quien reconoció no entender cómo ha podido posicionarse públicamente el ministro de Cultura contra el mundo de los toros, eliminando el Premio Nacional de Tauromaquia: «Él no puede dictar qué es Cultura y qué no lo es. Su ataque es una manera de menospreciar el mundo de los toros. Aunque a usted no le guste el toreo, vístase por los pies. Tiene la obligación de respetar el mundo de los toros, le guste o no le guste».

Los aficionados taurinos tienen a José Ribagorda como uno de los referentes de la televisión generalista, siendo habitual que el periodista madrileño incluya información taurina durante los informativos que él presenta en Telecinco, a la que agradeció que le haya permitido «informar con libertad». «Hay millones de espectadores a los que les interesa la tauromaquia que tienen el derecho a estar informados. Quienes no informan de toros en un medio generalista hacen una dejación profesional que les desautoriza como periodistas». Para el presentador de Informativos Telecinco, será el 2024 «una temporada de reacción ante el acoso». «Lo percibo, veo las plazas cada vez más llenas de gente joven y la gente irá aún más porque piensa que su libertad está en peligro tras estas desafortunadas declaraciones del ministro de Cultura». Para Ribagorda, esta reacción de Ernest Urtasun responde a la «impotencia» de «no poder hacer más que eso».

Esta nueva edición de los Mano a mano de Cajasol se había planteado como una «reflexión» acerca de su vuelta a los ruedos, que será el próximo 17 de mayo en el coliseo romano de Nimes durante la Feria de Pentecostés, junto a Alejandro Talavante y David Galván, con toros de Juan Pedro Domecq. Tal y como apuntó el conductor del acto, el periodista José Enrique Moreno, se trata de «una de las grandes noticias de esta temporada». Para Ribagorda, «es el acontecimiento del año: vuelve un grande, una leyenda, un maestro que traspasa todos los récords y los tiempos. Tenemos que despedirle como se merece, que es por la puerta grande».

Sobre este retorno a los ruedos, el maestro valenciano explicó que era algo que no pasaba por su mente: «Estaba muy tranquilo en Almería, pero todos me decían que debía despedirme de la afición. Y llevan razón, le debo mucho a la afición y no me podía ir así. Será un hola y adiós, no serán más de veinte tardes, aunque he tenido ofertas como para torear sesenta». Preguntado por ambos periodistas sobre cómo será el torero que se encuentren los aficionados, Ponce aseguró que «les voy a dar lo que soy para que puedan verme bien una última vez. Quiero darles un último gustito. Es lo que tengo en mente y lo que pido».

Tal y como recordaron José Ribagorda y José Enrique Moreno, Enrique Ponce es un torero con unas cifras apabullantes: 2.327 corridas y 5.257 toros lidiados, 63 alternativas concedidas, 53 animales indultados y más de cien corridas durante diez temporadas consecutivas. «Antes el toreo estaba de otra manera, los años noventa son para la historia. Íbamos a cualquier feria dos tardes, cuando ahora hay dos corridas. En Madrid he toreado cinco o seis tardes en el año y en Valencia siete y ocho», recordó el torero.

Sobre el estado en el que afronta esta reaparición, Enrique Ponce aseguró encontrarse «bien», aunque no escondió la dificultad de volver a asumir el «rol» de torero tras tres temporadas de inactividad: «Hay que volver a mirar a los toros desafiante y decirle aquí mando yo. En estos tres años mi mentalidad cambió, me relajé y empecé a ver al toro como lo ve un mortal más. Lo más difícil es darle la vuelta otra vez y mentalizarme para enfrentarme con esa mirada al toro».

Leave A Reply

Your email address will not be published.