China arremete contra EE.UU. y Reino Unido por sanciones sobre hackeos y espionaje

19

(CNN) — Beijing arremetió contra Estados Unidos y el Reino Unido por imponer sanciones por supuestos ciberataques respaldados por el Gobierno de China, calificando la medida de los aliados occidentales como un acto de “manipulación política”.

EE.UU. y el Reino Unido anunciaron el lunes una serie de cargos penales y sanciones contra siete hackers chinos por realizar supuestamente ataques de gran alcance en nombre de la agencia de inteligencia civil de China.

La campaña, de un año de duración, se dirigió presuntamente contra funcionarios, senadores, periodistas y empresas estadounidenses -incluidos contratistas del Pentágono-, así como contra parlamentarios británicos, el organismo de control electoral del Reino Unido y miembros del Parlamento Europeo, afectando a millones de personas.

Nueva Zelandia también se pronunció este martes, acusando a hackers chinos patrocinados por el Estado de lanzar “actividades cibernéticas maliciosas” contra el Parlamento del país en 2021.

Brooklyn Tech Support

Las acusaciones de ciberespionaje han sido durante mucho tiempo un importante punto de fricción entre Beijing y Washington, con Estados Unidos acusando a una serie de hackers chinos en los últimos años.

publicidad

Las acusaciones públicas de tres miembros de la llamada alianza de inteligencia Cinco Ojos muestran que las principales democracias occidentales están adoptando ahora una postura más concertada -y coordinada- contra lo que consideran niveles inaceptables de hackeo y espionaje por parte de Beijing.

Alerta por ataques cibernéticos chinos 1:11

En una conferencia de prensa este martes, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China arremetió contra Estados Unidos y el Reino Unido, acusándoles de “exagerar los llamados ciberataques de China”.

“Se trata de una manipulación puramente política. China no está nada satisfecha con ello y se opone firmemente”, declaró Lin Jian, portavoz del Ministerio, quien añadió que China ha hecho gestiones solemnes ante ambas partes.

“Instamos a Estados Unidos y al Reino Unido a que dejen de politizar las cuestiones de ciberseguridad, dejen de calumniar y difamar a China, impongan sanciones unilaterales y pongan fin a los ciberataques contra China”.

El portavoz no mencionó a Nueva Zelandia.

Australia y la Unión Europea también se solidarizaron con el Reino Unido y expresaron su preocupación por las supuestas actividades cibernéticas maliciosas de China, en un momento en que Beijing es objeto de un creciente escrutinio en un año de grandes elecciones para las democracias de todo el mundo.

Las acusaciones y sanciones se producen en un momento en el que China intenta gestionar las tensiones y reparar las deterioradas relaciones con las principales potencias occidentales, mientras se enfrenta a una serie de retos económicos, entre ellos el éxodo de la inversión extranjera.

La frustración de Beijing quedó patente este martes, cuando Lin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, culpó a Estados Unidos de alentar a la alianza de los Cinco Ojos “a difundir todo tipo de desinformación sobre las amenazas publicadas por hackers chinos con fines geopolíticos”.

Liu Dongshu, profesor adjunto especializado en política china de la City University de Hong Kong, afirmó que la maniobra coordinada de Estados Unidos y sus aliados socava la estrategia de “divide y vencerás” de Beijing.

“Mi observación es que China siempre ha buscado crear cierta distancia entre EE.UU. y otros países occidentales, como las naciones europeas y Australia. Especialmente considerando la posibilidad de una reelección de Donald Trump, China siente que puede haber una oportunidad de separarlos un poco más”, dijo.

“Pero (las acusaciones) muestran que, a pesar de sus diferencias, estos países permanecen unidos en muchos temas relacionados con China”.

“Momento delicado”

Las sanciones contra dos ciudadanos chinos y una empresa tecnológica de la ciudad de Wuhan, en el centro de China, suponen la primera vez que Reino Unido impone sanciones a entidades chinas afiliadas al Estado por presuntos ciberataques, a pesar de que las agencias de inteligencia occidentales han dado cada vez más la voz de alarma en los últimos años.

Hackers estarían financiando el arsenal no revelado de Corea del Norte 2:29

“Es una escalada, pero quizá solo porque el Reino Unido ha sido bastante suave en sus acciones anteriores”, dijo Jonathan Sullivan, profesor asociado y especialista en China de la Universidad de Nottingham.

Funcionarios británicos de ciberseguridad afirmaron que un grupo de hackers respaldado por el Estado chino y conocido como APT31 había “llevado a cabo actividades de reconocimiento” contra parlamentarios británicos que criticaron abiertamente a Beijing en 2021.

También es “muy probable” que hackers chinos hayan vulnerado la Comisión Electoral del Reino Unido en 2021 y 2022 y accedido a datos personales de 40 millones de votantes, según funcionarios británicos.

Este martes, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino dijo que China había hecho una “aclaración técnica” en respuesta a la información relacionada con APT31 presentada por el Reino Unido, calificando sus pruebas de “insuficientes” y “poco profesionales”.

Las sanciones llegan en un momento delicado en el Reino Unido, que se enfrenta a unas elecciones generales y se prepara para una oleada de desinformación, dijo Sullivan, experto en China de la Universidad de Nottingham.

“Nuestras relaciones económicas con China ya están experimentando una securitización, desde la inversión hasta la protección de datos”, dijo, citando las prohibiciones británicas al gigante tecnológico chino Huawei de sus redes 5G, y a los sistemas de cámaras de la empresa china de vigilancia Hikvision de sitios sensibles.

El pasado septiembre, un investigador parlamentario británico fue detenido bajo sospecha de espiar para China.

Las sanciones podrían correr el riesgo de interrumpir la trayectoria ascendente de los lazos entre el Reino Unido y China, que se han estabilizado en el último año después de años de deterioro tras el enfoque de “pragmatismo robusto” del primer ministro británico, Rishi Sunak, en política exterior, dijo Sullivan.

“Me asombraría que (Beijing) no respondiera de la misma manera. China no suele recibir este tipo de acciones sin represalias”.

Wayne Chang y Hilary Whiteman, de CNN, contribuyeron a este artículo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.