Proyecto de ley busca limitar metales pesados ​​nocivos en alimento para bebés

27

(CNN) —Los legisladores estadounidenses presentaron un proyecto de ley este jueves que tiene como objetivo limitar la cantidad de metales pesados que se encuentran en los alimentos para bebés a través de una regulación y aplicación más estricta por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Los metales pesados como el plomo, el arsénico, el cadmio y el mercurio pueden ser tóxicos para todos, pero la exposición es especialmente peligrosa para los bebés y los niños pequeños. Las neurotoxinas pueden dañar permanentemente los cerebros en desarrollo, lo que puede causar problemas intelectuales y de comportamiento a largo plazo.

Múltiples informes en los últimos años han detallado niveles preocupantes de estos contaminantes en alimentos fabricados para bebés y niños pequeños. Un reporte de 2019 del grupo de defensa Healthy Babies Bright Futures reveló que el 95% de los alimentos para bebés de los principales fabricantes contenían plomo y una cuarta parte de los alimentos contenían los cuatro metales pesados. Y en 2021, una investigación realizada por el Subcomité de Política Económica y del Consumidor de la Cámara de Representantes encontró niveles de metales pesados en los alimentos para bebés que estaban muy por encima de los límites establecidos para el agua embotellada.

Aun así, la FDA ha establecido límites para los metales pesados en solo dos alimentos para bebés: el cereal de arroz para bebés y el jugo. Y el estándar establecido para el cereal de arroz en 2020, que limita el arsénico inorgánico a 100 partes por mil millones, fue 10 veces más alto que el estándar establecido para el agua embotellada. La agencia federal publicó  un borrador de directrices que limitaría la cantidad de plomo permitida en muchos alimentos populares para bebés a principios del año pasado, pero no ha establecido formalmente ningún límite adicional.

Brooklyn Tech Support

La Ley de Seguridad de los Alimentos para Bebés de 2024 ordenaría a la FDA que desarrolle límites máximos permitidos para los metales pesados tóxicos que se encuentran en los alimentos para bebés de manera más amplia. Establecería estándares para las pruebas de los productos alimenticios finales y permitiría a la FDA monitorear estos estándares a través del acceso a los registros de los proveedores y fabricantes de alimentos.

publicidad

Fórmula para bebés en estantes en una tienda el 13 de enero de 2022 en Chicago, Illinois. (Foto: Scott Olson/Getty Images).

Fórmula para bebés en estantes en una tienda el 13 de enero de 2022 en Chicago, Illinois. (Foto: Scott Olson/Getty Images).

También reforzaría la autoridad de la FDA para hacer cumplir los límites que establece, lo que permitiría a la agencia exigir que las empresas retiren productos alimenticios que no cumplan con los estándares, en lugar de los retiros voluntarios que han sido el estándar.

“Los padres quieren lo mejor para sus hijos, y merecen la tranquilidad de saber que los alimentos que compran para sus bebés y niños pequeños son seguros”, dijo la senadora Amy Klobuchar, demócrata de Minnesota, en un comunicado sobre el proyecto de ley que copatrocinó. “Esta legislación impulsará los estándares de seguridad alimentaria y requerirá pruebas más completas por parte de los fabricantes para evitar que los metales pesados envenenen a nuestros niños”.

En una audiencia del subcomité del Senado el miércoles, el comisionado de la FDA, el Dr. Robert Califf, pidió al Congreso más autoridad para supervisar a los fabricantes de alimentos utilizando un modelo similar a la forma en que supervisa a los fabricantes de medicamentos.

“En la mayoría de nuestros paradigmas regulatorios, la primera línea de defensa es la industria que regulamos”, dijo. “Al igual que en la producción de medicamentos, no probamos todos los medicamentos, pero la compañía que fabrica el medicamento está obligada a hacerlo, y tienen los registros disponibles para que los revisemos. Y nos gustaría que sucediera lo mismo no solo con la fórmula infantil, sino también con respecto a todos los alimentos críticos, especialmente para los niños”.

En 2021, el mismo grupo de legisladores que patrocinó el nuevo proyecto de ley,  Klobuchar y sus compañeros demócratas, la senadora Tammy Duckworth de Illinois, el representante Raja Krishnamoorthi de Illinois y el representante Tony Cárdenas de California, presentaron una legislación similar  para reducir los metales pesados tóxicos en los alimentos para bebés, pero no tuvo suficiente apoyo para seguir adelante.

Y en diciembre, cuando cientos de niños en todo el país se enfermaron por los productos de puré de manzana que contenían niveles elevados de plomo y cromo, pidieron a la FDA que usara la autoridad del nuevo Programa de Alimentos Humanos de la agencia  para abordar el problema.

“Todos los fabricantes de alimentos tienen la responsabilidad por ley de minimizar o prevenir significativamente los peligros químicos, incluso a través de controles preventivos para reducir o eliminar la presencia de plomo en sus productos”, escribieron los legisladores en una carta a Califf. “A la luz del daño reciente causado por ciertos productos de puré de manzana y canela, está claro que la agencia debe priorizar el trabajo en los niveles de acción de metales pesados”.

La principal forma en que los metales tóxicos llegan a los alimentos que comemos es a través del suelo en el que se cultivan los alimentos, dicen los expertos.

“Cuando cultivas una planta, ya sea una batata o arroz, la planta absorberá los metales a través de sus raíces hacia la planta. Esa es la mala noticia”, dijo Scott Faber, vicepresidente sénior de asuntos gubernamentales del Grupo de Trabajo Ambiental, una organización sin fines de lucro de defensa del medio ambiente y del consumidor. “La buena noticia es que es fácil evitar los metales tóxicos eligiendo dónde plantar”.

Y establecer límites funciona, dijo. Los niveles de arsénico en los cereales infantiles se redujeron a la mitad después de que la FDA emitiera los límites recomendados, según un análisis de los datos del Estudio de Dieta Total de la agencia.

Pero la necesidad de una regulación más sustancial es urgente, dicen los defensores.

“Las acciones gubernamentales para proteger a los bebés de los metales pesados tóxicos en sus alimentos son necesarias desde hace mucho tiempo. Cada día que pasa, casi 10,000 bebés más en los EE. UU. comienzan a comer alimentos sólidos. La FDA debe tomar medidas rápidas para proteger a la próxima generación de niños”, dijo Paige Whipple Glidden, directora de comunicaciones de Healthy Babies Bright Futures, en un correo electrónico. “La contaminación por metales pesados se extiende por todos los pasillos de alimentos de la tienda de comestibles, y los estándares de seguridad de la FDA también deberían hacerlo”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.