El papa no lee la homilía en la misa del Domingo de Ramos

11

Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco no leyó hoy la homilía que había preparado para la misa del Domingo de Ramos, la celebración eucarística que abre los ritos de la Semana Santa y que había reunido a más de 60.000 fieles que abarrotaban la plaza San Pedro en el Vaticano.

En la apertura de la ceremonia, el pontífice, de 87 años, había mostrado una voz cansada y al final de la lectura del Evangelio, cuando se esperaba la homilía, siguió un prolongado silencio tras el cual se pasó directamente al Credo.

La decisión del papa, que prefirió no leer la homilía para dejar un tiempo de reflexión personal, fue totalmente inesperada, ya que no estaba previsto que lo hiciese en una ceremonia tan destacada como Domingo de Ramos y sorprendió a todos al no hacerlo.

Lee también: El papa pide “promover la belleza” en una época “rica en técnica, pero pobre en humanidad”

Hace más de tres semanas, el papa Francisco tuvo una gripe y desde entonces aunque ha seguido con su agenda no ha podido leer en muchas ocasiones ya que se cansa al leer largos discursos.

El pasado miércoles, durante la audiencia general, Francisco no leyó la catequesis preparada y en su lugar lo hizo un colaborador porque, afirmó- “Todavía no puedo”, en referencia a los problemas respiratorios que arrastra.

Brooklyn Tech Support

El papa no lee la homilía en la misa del Domingo de Ramos
El Papa Francisco celebra la Santa Misa del Domingo de Ramos en la Plaza de San Pedro, Ciudad del Vaticano, el 24 de marzo de 2024. El Domingo de Ramos es el relato bíblico de la entrada de Jesucristo en Jerusalén, que marca el inicio de la Semana Santa y la Cuaresma. EFE/EPA/RICARDO ANTIMIANI

En esta ocasión no leyó el texto ningún colaborador y el Vaticano no dio ninguna explicación inmediata sobre la causa por la que Francisco se saltó la homilía, algo muy poco habitual en una ceremonia tan importante como el Domingo de Ramos.

Tras la misa, Francisco sí llevó a cabo el rezo semanal dominical del Ángelus y sus llamamientos y mensajes posteriores La plaza estaba engalanada con las ramas de olivo y palmas que los fieles, religiosas y miembros de la Curia habían portado en procesión antes de la misa, recordando la entrada triunfal en Jerusalén de Jesús de Nazaret.

Antes de la misa tuvo lugar la procesión el obelisco central de la plaza de San Pedro, donde las ramas fueron bendecidas.

Después se trasladaron hasta el interior de la basílica en uno de los ritos más antiguos del catolicismo, que data del siglo IIII y en el que hoy participaron 30 cardenales, 25 obispos y 350 sacerdotes.

Leave A Reply

Your email address will not be published.