Matanza en las calles de Puerto Príncipe mientras el mundo se detiene en una intervención prometida para Haití

33

Puerto Príncipe (CNN) — Una mujer mete a su hijo pequeño en un automòvil que espera, medio arrastrándolo mientras le protege los ojos. Otros miembros de la familia lo siguen con pesadas maletas, desviando también la mirada. Están abandonando la ciudad, a pesar de que conducir por carreteras controladas por pandillas es arriesgado.

La razón está en la calle frente a su casa: un cadáver quemado; los restos de un presunto pandillero asesinado por sus vecinos. Tiene las rodillas dobladas y el torso inclinado hacia adelante como en señal de súplica, con cables metálicos enrollados alrededor de la carne carbonizada. Este es el cuarto cadáver de este tipo que CNN ve en dos días.

Justo arriba de la colina, otra madre corre hacia un helicóptero que espera con su bebé en brazos. Testigos presenciales le dijeron a CNN que ella dejó su asiento de seguridad atrás, mientras guardias armados la instaban a moverse rápidamente. El aterrizaje no autorizado del helicóptero llama la atención; el video del vuelo muestra una pelea que estalla en el suelo mientras el helicóptero despega.

Están huyendo de la anarquía. Hasta ayer, personas como estas eran las que se resistían; los que tuvieron la opción de quedarse hasta que Puerto Príncipe se volvió insoportable. Ahora incluso ellos se están marchando en medio de un frenesí de terror sin precedentes en la nación caribeña.

Brooklyn Tech Support

Durante tres semanas, la capital de Haití ha estado atrapada en un ciclo sangriento que excede con creces los secuestros y la violencia de las pandillas por los que ya era conocida. Una liga insurgente de bandas fuertemente armadas está librando la guerra en la propia ciudad, buscando nuevos territorios y atacando a la Policía y las instituciones estatales. Asustados y enojados, los grupos de autodefensas están bloqueando sus vecindarios con árboles talados y cadenas, matando y quemando a forasteros sospechosos de pertenecer a pandillas. Es la única manera, dicen, de defenderse.

publicidad

Restos humanos yacen en las calles, pero la misión de seguridad multinacional que los vecinos de Haití han promocionado durante mucho tiempo como un factor de cambio para el problema de las pandillas no se encuentra por ninguna parte.

Vehículos incendiados en las calles de Puerto Príncipe, Haití. (Crédito: Evelio Contreras/CNN)

Advertencia tras advertencia

Haití podría haber cambiado de rumbo. Han pasado casi 18 meses desde que el primer ministro Ariel Henry solicitó por primera vez asistencia militar extranjera, un período en el que las pandillas expandieron constantemente su reinado de terror en aproximadamente el 80% de la ciudad.

Otras salidas perdidas: han pasado casi seis meses desde que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas autorizó una misión de apoyo militar, con el respaldo de Estados Unidos. Han pasado dos meses desde que Roberto Álvarez, ministro de Relaciones Exteriores de la vecina República Dominicana, advirtió al consejo que Haití estaba “al borde del precipicio”.

Cuando las pandillas de Haití iniciaron esta ola de violencia a fines de febrero, exigieron la renuncia del impopular primer ministro. Él dimitió, pero ellos siguieron arrasando.

Han pasado ya diez días desde que CARICOM anunció que Haití crearía un consejo de transición, pero nadie ha sido nombrado para integrarlo. Los asesinatos continúan cada día.

Leslie Voltaire, candidata al consejo de transición, dijo a CNN el jueves que estaba frustrado por el tiempo que estaba tardando el proceso político mientras las pandillas ganaban territorio.

Confiaba en que en las próximas 24 horas se podría reunir un consejo de transición. Voltaire también fue claro en que los próximos pasos tomarían más tiempo: predijo el nombramiento de un primer ministro dentro de una semana, seguido de la creación de un consejo de seguridad nacional.

La reapertura del puerto y aeropuerto de Haití podría ocurrir dentro de los primeros 100 días, dijo: una espera potencialmente larga en un país donde casi la mitad de la población no tiene suficiente para comer, según el Programa Mundial de Alimentos.

La Policía dice que necesita refuerzos

Gran parte del Estado haitiano se ha desintegrado, sus tribunales están ocupados por pandillas, sus prisiones permanecen abiertas, el primer ministro está efectivamente exiliado y el ministro de Finanzas del país actúa en su papel. Los edificios del Ministerio de Comunicaciones de Haití están invadidos por refugiados que huyen de los ataques de las pandillas; en su oficina principal, los niños hambrientos ahora se sientan en el suelo y se balancean en sillas de escritorio con ruedas.

La Policía Nacional de Haití puede ser la única institución estatal en pleno funcionamiento que queda. Pero dicen que están mal equipados y sobrecargados. Todos los días, la Policía responde a los ataques de las pandillas, rechazándolas en tiroteos que resuenan por toda la ciudad, solo para ser llevada a un nuevo vecindario al día siguiente, mientras las pandillas reclaman el territorio que tanto les costó ganar.

Varios agentes de Policía le dijeron a CNN que no tienen lo que necesitan para continuar la lucha. “Estamos dispuestos a luchar, estamos listos para salvar el país”, dijo a CNN Garry Jean Baptiste, asesor del Sindicato 17 de la Policía Nacional de Haití. “Pero no tenemos ningún liderazgo, nuestro equipo se está desmoronando y necesitamos apoyo aéreo y marítimo”.

Sólo entre el 30% y el 40% de los policías tienen chalecos antibalas, y el agente de Policía promedio gana menos de US$ 200 al mes, estimó. Con un Gobierno en constante cambio y baja moral en sus filas, le preocupa que la fuerza multinacional fracase.

Se espera que la fuerza esté dirigida por Kenya e incluya personal de Kenya, Jamaica, Benin, Bahamas, Barbados y Chad.

“Estamos listos para (la) fuerza de apoyo multinacional”, dijo Baptiste. “Estamos listos para trabajar con ellos. Pero no está trazado el plan para recibir la misión; creemos que la misión fracasará como las demás porque no existe un marco para trabajar juntos”.

Las cuestiones humanitarias y de seguridad en esta ciudad están estrechamente entrelazadas. Los expertos dicen que la necesidad inmediata del país de agua potable y alimentos significa que la atención debe centrarse en volver a poner en funcionamiento el puerto y el aeropuerto de Puerto Príncipe. Pero eso significa recuperar territorio y despejar corredores de transporte seguros a través de una ciudad actualmente dividida en territorios de pandillas.

En una señal de la incertidumbre sobre la capacidad de Haití para hacer retroceder a las pandillas, Voltaire, el candidato al consejo, dijo que el próximo Gobierno podría considerar contratar empresas de seguridad privadas.

Los cazarrecompensas deberían considerar perseguir a los líderes de las pandillas, añadió.

Una bala yace en una calle de Puerto Príncipe, la capital de Haití. (Crédito: Evelio Contreras/CNN)

Una solución controvertida

Si bien agregar fuerzas extranjeras puede ser la mejor oportunidad que tiene Haití para romper el control de las pandillas, invitarlas a unirse es políticamente complicado.

“Es la comunidad internacional la que nos puso en esta situación. Durante más de 200 años, no nos han dado la oportunidad de vivir por nosotros mismos”, dijo un hombre a CNN, sentado en su motocicleta mientras observaba cómo los vehículos pasaban junto a otro cuerpo carbonizado en la calle.

Los esclavos en Haití derrocaron el brutal dominio colonial francés y fundaron la primera república negra libre del mundo en 1804, sólo para ser rechazados por la comunidad internacional durante décadas.

“¿De qué otra manera se explica el hecho de que hoy sea la CARICOM la que decida por los haitianos?”, dijo.

Esta comisaría de Policía de Haití está en la mira de las bandas 0:58

Aún así, dada la crisis en Puerto Príncipe, incluso aquellos que encuentran desagradable la idea de manos extranjeras en el país pueden estar reconciliandose. Como dijo al organismo esta semana Dominique Dupuy, embajador de Haití ante la UNESCO en París, Haití no tiene otro lugar al que recurrir para salir de su “maldita pesadilla”.

“Desde lo más profundo del agujero en el que nos encontramos, vemos las manos de quienes nos empujaron allí”, dijo Dupuy. “Estas manos que aún podrían, si quisieran, extendernos un palo [para salir del agujero]”.

En el exclusivo barrio de Petion-Ville en Puerto Príncipe, Marie Lucie Macone, una vendedora ambulante de frutas, dijo a CNN que pensaba que Estados Unidos debería hacer más.

“Mucha gente ha muerto ahora. Muchas veces tuvieron que recoger sus cuerpos en la calle”, dijo la mujer de 69 años. “Deberíamos orar a Dios para que hable con los estadounidenses y les pida ayuda”.

Ella, como muchos, está luchando por sobrevivir incluso lejos de la violencia directa, sus productos se pudren en los puestos de venta mientras barricadas y el miedo mantienen a los clientes en casa, le dijo a CNN.

Pero si la llegada de una misión de seguridad multinacional parece lejana, cualquier esperanza de una intervención estadounidense parece cosa de libros de historia; las operaciones estadounidenses en Haití hasta ahora se han centrado en vuelos de evacuación para ciudadanos estadounidenses, una tarea que recién comenzó el miércoles.

Mientras tanto, el aire sobre Puerto Príncipe vibra constantemente con vuelos privados para diplomáticos y personas bien conectadas.

El constante ir y venir de helicópteros asusta a Marie Lucie, afirmó.

“¿Vamos a morir? Si lo sabes, deberías decírmelo”, dijo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.