Entrevista | Russian Red: “Los artistas somos un poco suicidas”

26

Volverse a enamorar de la música no entraba en sus planes, pero los mejores regalos son los que llegan de manera inesperada. Redescubrir su Madrid natal fue el punto de partida, y un buen puñado de canciones que parecen surgidas de un universo alternativo hicieron el resto.

Se ha vuelto a enamorar, pero ¿solo de la música?De la vida en general. El disco es una catalización del momento de mi vida en el que vuelvo a pasar más tiempo en Madrid y a reconectarme con mi carrera y con mis orígenes. De repente empecé a tener una sensación diferente de la vida, me volví a enamorar de cada momento y, por ende, también de las personas y de mí misma.

Esa sensación suele venir después de un desengaño.No lo había pensado así, pero todo en la vida es un poco como el yin y el yang. Lo que siento es que puedo hablar del enamoramiento como hacía de pequeña, con mis canciones y discos anteriores a Russian Red. Ahora sí que hecho una investigación consciente del romántico y la he plasmado en este disco, que tiene un punto más irónico y mucho más sentido del humor que los anteriores. Para mí, el desengaño, por así decirlo, está como integrado, no hay una cosa grave en el álbum.

“Francamente, no pensaba que fuera a estar tan ilusionada sacando música otra vez. Yo había continuado haciendo música, pero había perdido esa urgencia de compartirla”

¿Vuelve más libre?Me siento mucho más libre, más madura, pero, al mismo tiempo, me siento igual de inocente y de joven. Estoy supercontenta con este disco porque, francamente, no pensaba que fuera a estar tan ilusionada sacando música otra vez. Yo había continuado haciendo música, pero había perdido esa urgencia por compartirla.

¿Perdió la ilusión?Yo creo que son fases vitales. Los artistas, y les pasará a muchos, somos un poco suicidas. Somos personas absolutamente sensibles abriéndonos en canal y, al mismo tiempo, totalmente expuestas a las narrativas que la gente quiera elaborar de nosotros. Es muy difícil ser las dos cosas, ser sensible y ser impermeable. ¡Eso es imposible! Nunca he entendido el ritmo de la música, todavía a día de hoy me cuesta mucho integrar la industria dentro de mi proceso. Quiero hacerlo, pero es que veo mucha diferencia entre conectar con la gente con mi historia, mis canciones y mis melodías y vivir de eso. Es que, aunque parezcan lo mismo, son dos cosas diferentes. Creo que me parece normal y necesario tomarte un descanso y no sentir la necesidad ni la urgencia de compartirlo todo. Es que hay muchas cosas en esta vida que yo quiero investigar y que van más allá de la música.

“No sé si es una vuelta o una metamorfosis, porque nunca seré la que fui”

Urgente es un calificativo que casa perfectamente con la música actual. ¿No le dio miedo parar?No, porque realmente paré muy a conciencia. Como me he dedicado a otras cosas, estuve viviendo en Los Ángeles, tuve un negocio, me formé como actriz e incluso me creé un círculo de amigos diferente, en realidad he estado superocupada. No soy consciente de que ha pasado mucho tiempo. Es ahora cuando digo: ‘bueno, a ver qué tal va esto’ (ríe). Veo que la industria ha cambiado un montón. Siento que cuando yo estaba a tope, hace doce o trece años, la industria era diferente. ¡Menos mal que yo entré en todo esto con inocencia! Ahora que veo cómo esta todo digo: ‘guau’. No sé si voy a estar a altura de todo esto.

Lourdes Hernández, Russian Red.
Lourdes Hernández, Russian Red.
CRISTIAN BRAVO

En la portada del disco sale usted con la cara tapada por sus manos. ¿Es por algo en particular?Es parte de esa ironía de volverse a enamorar. Queriendo ser secreto, en realidad no lo es, porque lo tienes en la cara. Fue una foto que surgió, no partió una idea concreta. Al final todos esos procesos son más abstractos. Yo creo que si tienes una idea concreta y la intentas reproducir, al final siempre hay algo novedoso que te sorprende y con lo que no contabas.

“Es disco confirma la importancia que tiene en mi vida estar abierta al enamoramiento, ya sea platónico, explícito, hacia otras personas, hacia mí misma o hacia la vida en general”

Habla mucho del enamoramiento. ¿Qué importancia tiene en su vida?He descubierto hace relativamente poco, dos o tres años, que tiene una importancia muy fuerte en mi vida. Yo llevaba mucho tiempo en una relación estable en la que no cabe el enamoramiento, no vayamos a poner en peligro… (ríe). Y, de repente, vengo a Madrid, empiezo a pasar tiempo sola y a sentir que tenía la necesidad de ponerme a disposición en general, así que me abrí a esta cosa de estar disponible, a ver qué significaba. Entonces, me empezaron a pasar cosas, yo permití que me sucedieran… Si te soy completamente sincera, antes que este disco, yo había compuesto otro entero en español, que son de verdad mis primeras canciones en español. Lo que pasa es que, ese disco, que estuvo a punto de salir, no era un álbum como tal, sino una película.

¿Y por qué no salió adelante?Porque surgió este disco, que confirma la importancia que tiene en mi vida estar abierta al enamoramiento, ya sea platónico, explícito, hacia otras personas, hacia mí misma o hacia la vida en general. Eso no significa que estoy todo el rato en babia ¿eh?, pero sí que puedo tener acceso a esa parte de mí que vive mucho en la música. No siento que yo sea una persona demasiado racional. Por eso sentir que tenía una urgencia muy heavy en compartir estas canciones lo convertía en mucho más disco que ese que no salió. Y es más conceptual, porque es una Russian Red muy diferente. Ahora soy una persona muy diferente, y eso se refleja en mi trabajo. Es que yo no sé si es una vuelta o una metamorfosis, porque yo nunca voy a ser la que fui.

“Yo podría haberme ido a Sony y hacer un superlanzamiento, pero no, me he ido con un sello que entiende que yo tengo tengo muchas heridas abiertas, que mi vida no empieza y acaba totalmente con la música”

Entonces ¿quada algo de aquella joven que surgió hace ya más de 15 años?Sí. Queda la misma honestidad y también la inocencia. Después de un impasse, he vuelto a ser esa enamoradiza que era antes, que creo que la había perdido un poco y la he recuperado en estos últimos años. También te digo que esa desgarradoramente honesta persona ha aprendido a moderarse un poco. 

¿Por qué? ¿Ha tenido problemas?No he tenido muchos problemas, pero, aunque está bien que seas muy pasional con respecto a lo que piensas, la gente necesita recibirlo de otras maneras. A mí me viene muy bien para mi arte, pero en las relaciones personales hay que gestionarlo.

“Russian Red es una redimensión de Lourdes en una vertiente más fresca, una tía más descarada y bastante ‘horny'”

Russian Red sigue siendo indie?Absolutamente. Pero ya no por el sonido o por las letras, sino por mi propio acercamiento a todo esto. Yo podría haberme ido a Sony y hacer un superlanzamiento, pero no, me he ido con un sello que ha entendido que yo tengo tengo muchas heridas abiertas, que mi vida no empieza y acaba totalmente con la música. Yo no tengo ninguna necesidad de llenar el WiZink Center ni de entrar en todas las playlist y que me puntúen superalto mi disco. No, para mí esto va de que yo traigo un mensaje, que he encontrado algo que decir y quiero compartirlo. Me es más importante que se llenen las salas donde voy a tocar que todo lo demás. Me dan igual los premios, las galas… Para mí, ser indie tiene que ver con hacer el arte que quiero hacer y, así, conectar con la gente. Y no ser indie tiene que ver con querer petarlo, tener muchísimo reconocimiento y todo eso. 

¿Cómo lleva esa dualidad entre Russian Red y Lourdes?Russian Red es una redimensión de Lourdes en una vertiente más fresca, una tía más descarada y bastante horny. Es una versión con el volumen bastante subido. En Russian Red he encontrado una herramienta para ser mucho más esa parte de mí que también soy. Antes mi música era más comedida. ¡No sé cuál era mi mensaje antes! Ahora sí lo sé, y me gusta. Siento que Russian Red es más personaje que lo que era antes.

“Nunca me he puesto mis discos anteriores, no eran el tipo de música que yo escuchaba”

¿Escucha sus discos anteriores?¡Me gusta mucho más escuchar este disco nuevo! De hecho, siento que es un tipo de música que me gusta mucho y que me pongo yo. Nunca me he puesto mis discos anteriores, no eran el tipo de música que yo escuchaba. Te lo digo, por supuesto, a título personal, porque al público sé que le han gustado mucho, pero yo no me los he puesto. 

Lourdes Hernández

  • La madrileña, de 38 años, es conocida artísticamente como Russian Red, un proyecto que nació cuando conoció al músico indie Brian Hunt. En 2007 lazó su primer disco, ‘I Love Your Glasses’, que tuvo gran éxito y el reconocimiento de la crítica. Después han venido cuatro más. Ha actuado en series y películas.

¿Y reconoce su voz?Ensayando para la gira, al repasar el repertorio antiguo, me he dado cuenta de que mi voz ha cambiado, porque es más madura y canto de una forma diferente, pero en realidad saco el mismo registro, llego igual de alto o puedo hacer los mismos gorgoritos. Es que yo canto un 85% igual que como lo hacía antes, pero la diferencia es que en este disco canto de una manera diferente a conciencia, porque me apetece hacer una cosa más íntima, más susurrada. Es un registro nuevo que yo he buscado y que a mí personalmente me gusta más.

Leave A Reply

Your email address will not be published.