Conciertos como artículo de lujo | Opinión de David Moreno Sáenz

31

Hay quien se gasta miles y miles de euros en un bolso y algunos que coleccionan sellos, monedas o discos vintage. Otros, van a ver a Taylor Swift en concierto.

Mientras escribo estas líneas suena de fondo, y a todo volumen, Shake It Off (por supuesto Taylor’s Version) y yo estoy entre triste e indignado. ¡Vaya odisea lo de conseguir entradas para verla! No. No voy a los conciertos de Taylor Swift en Madrid. Fue ya hace tiempo cuando se anunció que la artista vendría a nuestro país el 30 de mayo para actuar en el Bernabéu.

Unas 80.000 almas también escucharán a Taylor en la casa del Real Madrid el día 29 de mayo. Dos conciertos seguidos y las entradas están tan agotadas como sus seguidores: agotados de esperas, de colas virtuales infinitas, de errores 404, de captchas y de tener que gastarse más de 460€ para poder ver a su ídolo en condiciones.

Si eres de los afortunados a los que la ticketera les ha enviado un código para pillar entradas… Aguanta la espera para acceder a la compra con más de 40.000 personas delante de ti para gastarte unos 200€ para escrutar a la cantante con tus propios ojos y no a través de las pantallas del estadio. Si, como es mi caso (pese a que un buen amigo compartió su código conmigo) no hay suerte, solo te queda la opción de la reventa con entradas a 900€ o comprar entradas vip. Porque tickets normales no quedan pero con un plus de 300€ a cambio de una acreditación, cuatro pósteres, una bolsa de tela, entrada anticipada, una lámina y no sé qué más… sí hay. ¡Vaya negocio redondo!

Me encanta la música de Taylor Swift, su directo y su manera de servir pero no. No voy a dejarme un mes de alquiler en 45 canciones y tres horas de concierto. El remordimiento sería brutal y como no soy de lujos veré The Eras Tour cuando lo pongan en streaming en Disney+.

Brooklyn Tech Support

Leave A Reply

Your email address will not be published.