Cristina Barreiro hace un repaso a consortes reales, desde Eugenia de Montijo hasta Camila de Inglaterra y la reina Letizia

62

En su libro Consortes reales, (La Esfera de los Libros) la historiadora y periodista Cristina Barreiro se pregunta ¿qué es un esposo/a real? Para, a continuación, desgranar un notable y muy divulgativo repaso de los cónyuges que, desde el siglo XVIII, estuvieron al lado de reyes y reinas de toda Europa, los imperios de México y Brasil y las monarquías de Jordania, Egipto e Irán.

Un ilustrativo recuento que muestra la multiplicidad de caracteres de aquellos hombres y mujeres a quienes tocó labrarse un lugar propio, en esa difícil polaridad entre las luminarias y las servidumbres del poder más exaltado.

Una posición siempre difícil a la que cada uno, con mayor o menor suerte, imprimió un sello personal pues, como la autora nos comenta, “las servidumbres de los consortes no están bien definidas, no ostentan la jefatura del estado y los contenidos a sus roles se fijan desde las propias casas reales y a partir de los gustos personales de los implicados”.

Portada del libro editado por
Portada del libro editado por La Esfera de los Libros.
CEDIDA

La historia está plagada de ellos, algunos excesivamente protagonistas (como la española Eugenia de Montijo en Francia) y otros mucho más en la sombra (el príncipe Jorge de Dinamarca en Gran Bretaña), pero todos dejando huella a su particular estilo.

Así, si Catalina la grande, una mera princesa alemana de segundo orden que se hizo a sí misma emperatriz dando un golpe de estado contra su esposo el zar Pedro III, fue quien sentó las bases de la Rusia moderna, dos siglos después otra princesa alemana, Alicia de Hesse, contribuyó con su misticismo y su carácter huraño a la caída del imperio de los zares. 

Brooklyn Tech Support

Sin olvidar a los hombres, porque solo fueron dos los príncipes que alcanzaron a recibir el rango y el tratamiento de reyes consortes. Curiosamente, los dos fueron esposos de dos reinas coetáneas en el tiempo y soberanas en los dos reinos peninsulares. 

El Rey Francisco de Asís.
El Rey Francisco de Asís.
CEDIDA

El primero, el príncipe Fernando de Sajonia-CoburgoGotha, esposo de María II de Portugal que alcanzó a ostentar la regencia tras la muerte de ella durante la minoría de edad de su hijo Pedro V. 

El segundo, el controvertido infante Francisco de Asís de Borbón, primo hermano y esposo de nuestra castiza Isabel II, quien, Cristina nos recuerda, “fue objeto de mofa y burla, pero era un hombre culto con enorme sensibilidad artística”.

En nuestro tiempo, nos dice Cristina, “los consortes suelen ceñirse a actividades representativas que no invaden las funciones del titular de la corona, tendiendo a circunscribirse en el orden cultural, social y educativo, dando voz a ciertas causas como es el caso de doña Letizia con las enfermedades raras”. 

Todos se esfuerzan por cumplir con su papel de representación, “pero aún no tenemos perspectiva histórica para poder juzgarlos”.

Tsaritsa Alexandra Fyodorovna (Alix of Hesse), seated
La princesa alemana Alicia de Hesse
Boasson and Eggler St. Petersburg Nevsky 24.

Sin embargo, hay casos particularmente llamativos como el del ya difunto príncipe Enrique de Dinamarca, esposo de la actual reina Margarita II, que nunca consiguió congraciarse con su obligado papel de segundón. Un miembro de la pequeña nobleza rural francesa que, torturado por esa cuestión, batalló durante años por conseguir que le fuese concedido el rango de rey consorte para quedarse finalmente con el de príncipe consorte, atrapado en sus últimos años en una extraña e inquietante demencia.

En la actualidad los consortes de los reyes en ejercicio en Europa son ocho, todas ellas mujeres, con atributos y cualidades propios e imágenes muy distintas entre sí. 

Mujeres que en ningún caso proceden de los circuitos de la realeza clásica, aunque dos de ellas (Camilla de Gran Bretaña y Matilde de Bélgica) vienen de familias nobles y otras dos (Máxima de Holanda y María Teresa de Luxemburgo) salieron de las filas de la gran burguesía internacional. 

Damas a quienes Cristina Barreiro define con tiro certero al asociar a Camilla de Inglaterra con la perseverancia, a doña Letizia con el perfeccionismo, a Sonia de Noruega con la adaptación, a Silvia de Suecia con la resignación, a Máxima de Holanda con la frescura y la espontaneidad, y a María Teresa de Luxemburgo con la familia.

En Matilde de Bélgica reconoce a la más soberana entre todas ellas, a pesar de ese cierto toque cursi que afea un poco su finura, y a Charlène de Mónaco le reserva el fracaso.

La reina Sofía preside el acto de entrega de los Premios BMW de Pintura celebrado este lunes en el Teatro Real de Madrid.
La reina Sofía de las pocas descendientes de monarquías en casarse con un rey.
Juanjo Martín / EFE

En España la reina doña Sofía (la última consorte de sangre real en Europa) ha encarnado con gran solidez el concepto de Majestad, que nadie le discute, mientras que doña Letizia ha preferido moverse en el terreno de la eficacia y la exigencia de excelencia.

Sellos distintos para tiempos diferentes en el caso de mujeres, estas y otras, que han tenido y tienen una gran capacidad de adaptación. Pero cabe preguntarse como encajarán esa posición los hombres llamados en breve a ocupar ese espacio: el príncipe Daniel de Suecia y los futuros esposos de Elisabeth de Bélgica, Ingrid Alexandra de Noruega, Catalina Amalia de los Países Bajos y Leonor de España. 

Todo un reto para ellos en una cultura en la que todavía “rey” no suena igual que “reina” en el inconsciente colectivo, si bien cabe preguntarse ¿por qué no denominar a partir de ahora reyes (consortes) a los esposos de las reinas?

Leave A Reply

Your email address will not be published.