Estados Unidos busca dividir Ticketmaster a y Live Nation en una demanda por monopolio ilegal

38

(CNN) — En una innovadora demanda antimonopolio que amenaza con alterar la forma en que los asistentes a los conciertos pagan las entradas, el Gobierno de Estados Unidos y decenas de estados demandaron a Live Nation este jueves, y alegaron que durante años la empresa matriz de Ticketmaster abusó de su dominio en la industria para perjudicar a los aficionados en todo el país.

La esperada demanda, presentada en Nueva York por el Departamento de Justicia y 30 fiscales generales estatales y de distrito, desafía al mayor sitio web de venta de entradas y promotor de conciertos del país, que según los reguladores fue el cerebro de un plan para reprimir la competencia. Los gobiernos piden un juicio con jurado y la disolución de la empresa.

Si tiene éxito, el caso podría generar cambios radicales en el mercado de eventos en vivo, una industria que fue objeto de un intenso escrutinio en 2022 después de que fallas en Ticketmaster impidieran que millones de personas compraran entradas para la gira “The Eras Tour” de Taylor Swift.

Para muchos críticos de Live Nation, la debacle de Swift reveló cómo la falta de competencia ha provocado daños que van desde un mal servicio al cliente hasta precios confusos, costosas tarifas de venta de boletos y restricciones en la reventa de boletos, lo que equivale a lo que muchos consumidores se quejen con vehemencia.

Brooklyn Tech Support

Pero los aficionados que esperan ahorrar dinero aún no están fuera de peligro, ya que la demanda probablemente tardará años en llegar al sistema judicial. Mientras tanto,es poco probable que las exorbitantes tarifas se vean afectadas dramáticamente.

publicidad

En un comunicado, Live Nation calificó las acusaciones del Departamento de Justicia de “infundadas”.

“La demanda del Departamento de Justicia no resolverá los problemas que preocupan a los aficionados en relación con los precios de las entradas, las tarifas de servicio y el acceso a espectáculos de gran demanda”, dijo Live Nation en un comunicado. “Llamar a Ticketmaster un monopolio puede ser una victoria de relaciones públicas para el Departamento de Justicia en el corto plazo, pero perderá en los tribunales porque ignora la economía básica del entretenimiento en vivo”.

A diferencia de otras empresas que el Departamento de Justicia ha demandado, Live Nation no obtiene enormes beneficios de su posición en el mercado, añadió la empresa.

“El margen de beneficio neto de Live Nation el año fiscal pasado fue del 1,4%, muy lejos de otros objetivos del Departamento de Justicia en el sector tecnológico”, dijo la compañía en un comunicado, en el que señaló que Apple y Google, ambos sujetos de las demandas antimonopolio del Departamento de Justicia, tienen márgenes superiores al 24%.

Las acciones de Live Nation (LYV) cayeron un 5% tras la noticia.

No solo es frustrante, es ilegal, dice el Departamento de Justicia

El secretario de Justicia Merrick Garland, en una conferencia de prensa de este jueves, recitó una lista aparentemente interminable de tarifas que Ticketmaster cobra a los clientes. “Estos incluyen: tarifas de emisión de boletos, tarifas de servicio, tarifas de conveniencia, tarifas de platino, tarifas por pedido, tarifas de manejo y tarifas de procesamiento de pagos, entre otras”.

Pero Garland señaló que la molestia no es la razón por la que el Departamento de Justicia presentó la demanda.

“No estamos aquí porque la conducta de Ticketmaster sea inconveniente o frustrante… estamos aquí porque es ilegal”, dijo Garland.

Los fiscales alegan que el objetivo final de Live Nation era monopolizar la industria de venta de entradas y eventos en vivo mediante acuerdos exclusivos con los lugares más grandes del país, para asegurar que todos sus eventos futuros se compraran a través de la plataforma de la compañía.

Según la demanda, Live Nation gestiona directamente a más de 400 artistas, controla alrededor del 60% de las promociones de conciertos en las principales salas de conciertos de todo el país y controla más de 265 salas de conciertos en América del Norte. Y a través de Ticketmaster, dice la demanda, Live Nation controla aproximadamente el 80% o más de las entradas para conciertos de las principales salas de conciertos.

“Alegamos que Live Nation se basa en una conducta ilegal y anticompetitiva para ejercer su control monopólico sobre la industria de eventos en vivo en Estados Unidos a costa de los fanáticos, artistas, promotores más pequeños y operadores de lugares”, dijo Garland en un comunicado. “El resultado es que los aficionados pagan más en tarifas, los artistas tienen menos oportunidades de tocar en conciertos, los promotores más pequeños quedan excluidos y los lugares tienen menos opciones reales para los servicios de venta de entradas. Es hora de disolver Live Nation-Ticketmaster”.

Mala reputación entre los artistas

Los músicos también se han quejado de la operación estrechamente integrada de Live Nation, que combina servicios de venta de entradas para eventos con el control de aproximadamente 200 lugares populares en Estados Unidos, un vínculo que, según los críticos, permite a la compañía dictar términos y honorarios a los artistas.

En 2022, en reacción al fiasco de Ticketmaster que enfureció a sus fans, Swift escribió en Instagram que la situación era “insoportable” y molesta”.

La compañía también tiene mala fama con varios otros artistas que han denunciado las prácticas de Live Nation, incluido el líder de The Cure, Robert Smith, quien dijo que estaba “asqueado” por las tarifas de Ticketmaster, y el cantante de country Zach Bryan, quien en 2022 lanzó una colección de presentaciones en vivo tituladas “All My Homies Hate Ticketmaster (Live at Red Rocks)”.

Garland en su rueda de prensa habló de su experiencia personal al ir a un concierto de Bonnie Raitt en el instituto y ver a Bruce Springsteen como telonero.

“Todos sabíamos que acabábamos de ver el futuro del rock and roll”, reflexionó. “El Departamento de Justicia presentó esta demanda para los aficionados, que deberían de poder ir a conciertos sin que un monopolio se interponga en su camino”.

Los competidores de Ticketmaster quedaron satisfechos con la demanda.

“Durante casi quince años, el monopolio de Ticketmaster y Live Nation ha ignorado la experiencia de los fans: los fans han sido limitados a una sola plataforma solo para sufrir una experiencia de consumo que les falla repetidamente”, dijo StubHub en un comunicado. “Esperamos que cree un mercado de venta de entradas más saludable, que potencie la competencia, impulse la innovación y coloque la experiencia de los aficionados en primer plano”.

Una fusión con poca aprobación

Ahora, el Gobierno de Estados Unidos se opone al poder económico de Live Nation por primera vez desde que la compañía se fusionó con Ticketmaster en 2010. Los reguladores optaron por tolerarlo en ese momento; en lugar de demandar para bloquear el acuerdo, impusieron ciertas obligaciones a la empresa destinadas a anticipar los posibles daños que podría causar la fusión.

La demanda probablemente será aplaudida por los defensores antimonopolio que dicen que sabían que la fusión Live Nation-Ticketmaster era un problema desde el principio. Entre los críticos del acuerdo se encuentran legisladores estadounidenses, como la senadora demócrata de Minnesota Amy Klobuchar y el senador demócrata de Connecticut Richard Blumenthal, quienes ya en 2019 pedían al Departamento de Justicia que investigara a Live Nation por no cumplir con sus compromisos. Klobuchar, Blumenthal y varios otros senadores, incluidos los senadores republicanos de Texas John Cornyn y Ted Cruz, han propuesto numerosos proyectos de ley para regular la industria de la venta de entradas.

“El Departamento de Justicia está haciendo lo correcto al tratar de romper este monopolio que durante mucho tiempo ha perjudicado a los fanáticos, artistas y lugares”, dijo Klobuchar en un comunicado. “Además de responsabilizar a Live Nation, también he luchado para crear barreras de sentido común para promover una competencia sana en el mercado de venta de entradas, y continuaré trabajando para aprobar mi legislación bipartidista que haría precisamente eso”.

La demanda destaca cómo los reguladores creen ahora, más de una década después, que las modificaciones de comportamiento que Live Nation acordó han fracasado. Esas afirmaciones encajan con un impulso más amplio por parte de la administración de Biden para intensificar la aplicación de las leyes antimonopolio en toda la economía, y los funcionarios culpan a décadas de aplicación laxa de una ola de consolidación y una reducción del poder de los consumidores.

La solicitud de un juicio con jurado es inusual: recientes demandas antimonopolio han pedido que un juez se pronuncie, porque pueden ser largas y convertirse en leyes complicadas.

La lista de estados y distritos que participan en la demanda del jueves incluye Arizona, Arkansas, California, Colorado, Connecticut, Florida, Illinois, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Nevada, Nueva Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Carolina del Norte, Ohio, Oklahoma, Oregón, Pensilvania, Rhode Island, Carolina del Sur, Tennessee, Texas, Virginia, Washington, Virginia Occidental, Wisconsin, Wyoming y el Distrito de Columbia, según el expediente judicial del Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York.

“Durante demasiado tiempo, Live Nation y Ticketmaster han administrado de manera injusta e ilegal el mundo de los eventos en vivo, abusando de su dominio para cobrar de más a los fanáticos, intimidar a los lugares y limitar a los artistas”, dijo la fiscal general de Nueva York, Letitia James, en un comunicado. “Todos están de acuerdo, Live Nation y Ticketmaster son el problema y es hora de una nueva era”.

— Alison Main y Maria Awad de CNN contribuyeron a este informe.

Leave A Reply

Your email address will not be published.