Un abogado de La Plata apeló a una escopeta para poner en fuga a tres delincuentes

22
Un abogado de La Plata apeló a una escopeta para poner en fuga a tres delincuentes

El abogado Martín Jorge Lasarte logró que la banda huyera “a los 5 minutos” de su casa/D. Alday

A la hora de la siesta y, cuando un matrimonio platense estaba en diversos ambientes del chalet que habita en 57 entre 22 y 23, tres asaltantes munidos con armas de fuego se colaron por el frente del domicilio tras aprovechar una circunstancia fortuita: sin que los dueños lo advirtieran, el portón había quedado mal cerrado.

Mientras un cómplice los aguardaba al volante de un auto en las cercanías de la propiedad, según se estableció posteriormente en el barrio, la banda entró en la vivienda y sorprendió en el lavadero a una mujer.

Fue el abogado Martín Jorge Lasarte (67), quien ayer a la tarde recibió a EL DIA y relató en detalle cómo transcurrió el asalto, que resultó breve, pero que llegó a alcanzar un extremo nivel de tensión.

“ESTABA LAVANDO LAS ZAPATILLAS”

Sobre cómo se originó el angustiante episodio, el profesional enseguida lo puso en tiempo y situación.

“Ocurrió a las 14.45 del martes, mientras mi esposa estaba lavando las zapatillas, después que hacía un rato había llegado de trabajar y, en mi caso, descansaba en nuestra habitación”, detalló.

Mientras tanto, tres delincuentes se percataron de que el manijón del amplio portón de entrada no había quedado bien trabado. Y no dejaron pasar la oportunidad de colarse con las peores intenciones.

“A mi esposa la sorprendieron en el lavadero. Le apuntaron y la hicieron tirar al piso”, indicó Lasarte.

También reflejó que “cuando mi señora los ve, gritó del susto y uno de ellos entonces le tapó la boca con una mano. Pero igualmente me desperté, extrañado por esa circunstancia, y fui al lavadero para saber qué pasaba”.

La imagen que tuvo frente a sus ojos, estuvo muy lejos de lo que hubiera imaginado: “Me asomé y vi a uno de estos delincuentes con una pistola en la mano. Al darse cuenta de mi presencia, me ordenó `quedate quieto´. Pero no le hice caso”.

El abogado reveló en tal sentido que “como estaba a dos pasos del dormitorio, volví sobre mi pasos y ahí agarré mi escopeta 12/70, que no dudé en cargar”.

“Como uno de los asaltantes me siguió, seguramente escuchó el típico ruido de cuando se alista el arma para el disparo y volvió al lavadero, donde le comentó a sus cómplices y los tres salieron corriendo hacia la calle”, explicó después.

Previamente, precisó Lasarte, “le arrancaron del cuello a mi mujer dos cadenas de oro con medallitas, que fue lo único que en definitiva se llevaron”.

Apenas logró la damnificada librarse de ese grupo delictivo, “pulsó el botón antipánico y más tarde vino personal de la empresa de alarma, que tenemos en casa y avisó a la Policía”.

“Ya hicimos la denuncia en la comisaría quinta”, completó el letrado.

Por lo que pudo saber a través de un vecino, la banda contó con apoyo externo de otro sujeto que “estaba al volante de un coche estacionado en 23 entre 56 y 57”. Al cierre de esta edición, los delincuentes todavía permanecían prófugos.

Las víctimas de este caso de inseguridad coincidieron en que “deben tener entre 20 y 23 años”. También repararon en que “dos de ellos cubrían sus rostros con barbijos y el restante estaba a cara descubierta. Pero los tres tenían pistolas y guantes de jardinero”.

Por último, Lasarte reflexionó: “Siempre uno piensa que algo así no le va a pasar. Pero pasó”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.