‘La Ciencia de Pixar’: Los pasos para crear a un personaje animado de Disney

44

Para grabar cinco minutos de ‘Toy Story’, los trabajadores de Pixar necesitaron una semana entera para lograrlo y para hacer el pelo de Mérida en ‘Brave’ tuvieron que dibujarle 101.000 pelos uno a uno para que su cabello se moviera de forma natural. Estas y otras muchas cosas se pueden descubrir en ‘La Ciencia de Pixar’, creada por el Museum of Science de Boston en colaboración con Pixar Animation Studios y que está expuesta en el CaixaForum de Madrid hasta el 8 de septiembre. «Esta exposición nos permite sumergirnos en las películas y meternos en ese proceso de construir a los personajes que nos han hecho soñar«, cuenta Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación ‘la Caixa’.

El arte y la creatividad son inseparables de la ciencia y la tecnología en las películas de animación por ordenador. Por ello, la exposición ofrece toda clase de datos curiosos de cómo concibieron a sus personajes desde el punto de vista técnico, tal vez el menos conocido y, sin embargo, también imprescindible. El proceso que han seguido los trabajadores de Pixar se ha simplificado para que los más pequeños puedan entenderlo. «Esta exposición no es para generar vocaciones científicas que animen las películas, sino que es útil para ver que lo que se estudia en el colegio tiene un gran campo en proyectos multidisciplinarios», indica el jefe de Exposiciones de Ciencia de la entidad, Javier Hidalgo.

Imagen principal - lLa exposición cuenta con diversos interactivos en los que los más pequeños, y mayores, pueden conocer cómo es el proceso de cada paso que hacen los trabajadores de Pixar
Imagen secundaria 1 - lLa exposición cuenta con diversos interactivos en los que los más pequeños, y mayores, pueden conocer cómo es el proceso de cada paso que hacen los trabajadores de Pixar
Imagen secundaria 2 - lLa exposición cuenta con diversos interactivos en los que los más pequeños, y mayores, pueden conocer cómo es el proceso de cada paso que hacen los trabajadores de Pixar
lLa exposición cuenta con diversos interactivos en los que los más pequeños, y mayores, pueden conocer cómo es el proceso de cada paso que hacen los trabajadores de Pixar
Disney Pixar / Museum Science Boston

La exposición está organizada en ocho ámbitos que son los ocho pasos que el equipo técnico de Pixar realiza cada vez que tiene que crear un personaje. El modelado, el primero de ellos y que permite crear los personajes en 3D, es uno de los pasos fundamentales para el proceso de creación del personaje y en muchas ocasiones se hace a través de la arcilla. Los espectadores podrán ver algunos de los míticos personajes de ‘Los Increíbles’ o ‘Buscando a Nemo’. En esta sección, además, hay también otros interactivos que juegan con las formas y el mundo 2D y 3D; maquetas de personajes como Remy, de ‘Ratatouille’, Ira, de ‘Del revés’ o una actividad para crear un robot similar a los que aparecen en ‘Wall-e’.

Las claves para la creación

El ‘Rigging’ es fundamental para generar la sensación de movimiento de los huesos, las articulaciones y los músculos virtuales de los personajes. Cada músculo que se mueve tiene su propio control virtual. A lo largo de la exposición los visitantes podrán jugar con el movimiento de los brazos de los personajes de ‘Los Increíbles’ o con sus expresiones faciales viendo en directo, por ejemplo, el modo en que un cambio en la forma de las cejas, de los párpados o de las pupilas genera una emoción distinta en el personaje.

Tras establecer el modelo y su movimiento toca darle forma con programas de ordenador llamados ‘shaders’ que determinan la forma en que la luz se dispersa por la superficie para que se vea brillante, transparente y suave (como el vidrio) o áspera y opaca (como el óxido). Una de las curiosidades que se podrán conocer es que Rayo McQueen tiene 14 variantes de pintura diferentes a lo largo de la película, que van desde distintas cantidades de suciedad y polvo hasta una chapa completamente nueva hacia el final de la película.

Las películas necesitan algo más que personajes. El decorado de cada escena y la forma en que se enmarca cada imagen transmiten el contexto, la historia y la emoción. Los escenógrafos son arquitectos que construyen entornos virtuales desde cero, a menudo inspirados en la vida real. En esta sección hay vídeos de Eben Ostby, director técnico; Darla K. Anderson, productora de ‘Bichos’; Sylvia Wong, cámara, y David Eisenmann, supervisor de decorados. Todos ellos ayudan a entender cómo contribuye cada guijarro, cada árbol y cada edificio a convertir los guiones gráficos en un mundo creíble que conecte con los espectadores.

Imagen principal - Algunas de las partes de la exposición
Imagen secundaria 1 - Algunas de las partes de la exposición
Imagen secundaria 2 - Algunas de las partes de la exposición
Algunas de las partes de la exposición

En estas películas se usan cámaras virtuales para dar forma a lo que se muestra en la pantalla. Los artistas de cámara eligen la composición, el movimiento de la cámara y el tipo de lente para apoyar la historia. Allí, los visitantes podrán sumergirse en ‘Bichos’ y sentirse bajo los árboles como una de las hormigas protagonistas; manipular un dormitorio de ‘Monstruos, S. A.’ o entender la importancia de los puntos de vista y de cómo nos orientan las cámaras sobre lo que debemos ver de forma preferente.

El toque final

Los animadores son los verdaderos actores en las películas de animación de Pixar. Están muy atentos al modo en que nos movemos en la vida real y luego consiguen trasladarlo al mundo virtual. Este trabajo es altamente laborioso. Para recrear una escena comienzan creando fotogramas clave que marcan posiciones importantes en un movimiento. Luego usan un programa de ordenador para describir cómo se mueve el objeto entre esos fotogramas clave, para que la animación resultante transmita las emociones deseadas.

Mientras los animadores se centran en conseguir que el personaje se mueva y actúe, los programadores de simulación crean el movimiento que hace que las escenas parezcan vivas y creíbles. Algunas simulaciones (pelo, pelaje y ropa) responden a la forma en que se mueve un personaje. Otras simulaciones recrean fenómenos naturales, como el fuego o el agua. Los programadores comienzan con la física subyacente, pero equilibran la credibilidad con las necesidades artísticas y el tiempo que lleva ejecutar la simulación. Complementan esta experiencia varios interactivos de ‘Buscando a Nemo’, como el que permite ver el efecto de hacer pequeños cambios en las normas de movimiento de un banco de peces o el que permite explorar una de las maneras de simular agua.

Las últimas dos secciones de la exposición son sobre iluminación y el ‘renderizado’. La primera es esencial para contar una historia. El color, la posición y la intensidad de cada luz deben programarse para lograr el efecto artístico deseado. El ‘renderizado’ es el proceso que hace Pixar para pasar de una baja resolución a ‘renderizados’ de alta resolución para la película final. Es un proceso lento y que consume muchos recursos digitales, sin embargo, el resultado es clave.

Leave A Reply

Your email address will not be published.