La advertencia de Biden sobre Rafah sacude de inmediato la política estadounidense y mundial (Análisis)

25

Washington (CNN) — Las relaciones entre Estados Unidos e Israel están atravesando una encrucijada crítica que demuestra que incluso el apoyo incondicional del presidente Joe Biden puede llegar a sus límites cuando entra en conflicto con los intereses morales y de seguridad nacional de Estados Unidos y con su propia posición política.


La advertencia de Biden en una entrevista en CNN de que detendría algunos envíos de armas a Israel si invade la ciudad gazatí de Rafah supone el intento más directo de Estados Unidos de frenar a su aliado en una crisis de seguridad nacional desde la administración Reagan, y el primer condicionamiento significativo de la ayuda militar estadounidense desde el comienzo de la guerra.

La declaración de Biden sobre su línea roja definitiva lleva su pulso con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a su nivel más intenso hasta la fecha y provocó una conmoción inmediata en la política estadounidense e israelí y en todo el mundo.

Washington teme que una incursión israelí a gran escala en la densamente poblada Rafah cause víctimas civiles a un nivel incluso mayor que los 34.000 palestinos que, según el Ministerio de Sanidad de Gaza, ya han muerto en la guerra israelí contra Hamas. La ciudad se encuentra ya “al borde del precipicio”, declaró el jueves a CNN un alto funcionario de las Naciones Unidas. Los hospitales están desbordados mientras los palestinos mueren en los ataques israelíes en los suburbios y decenas de miles de personas ya han huido.

Brooklyn Tech Support

Biden durante su entrevista con Erin Burnett de CNN. (CNN)

Biden durante su entrevista con Erin Burnett de CNN. (CNN)

La matanza de civiles en la guerra en Gaza ha causado indignación en todo el mundo y ha generado una presión extrema sobre Biden en su país que amenaza con dividir su coalición demócrata mientras libra una campaña de reelección a la par contra Donald Trump. Los republicanos acusan ya al presidente de apaciguar a los terroristas tras sus comentarios.

A pesar de las preocupaciones de Estados Unidos, el Gobierno de Netanyahu afirma que no tiene más remedio que terminar su asalto a Hamas, que se incrusta en zonas civiles -incluida Rafah-, donde sus principales dirigentes se refugian en túneles. Para Netanyahu, la erradicación del grupo que perpetró los atentados del 7 de octubre puede ser una cuestión de supervivencia política.

publicidad

Las principales preguntas que se plantean ahora tras este cambio sísmico en la relación entre Estados Unidos e Israel son:

  • ¿Afectará la medida de Biden a la toma de decisiones de Israel mientras prepara operaciones aéreas y terrestres en Rafah que podrían considerarse precursoras de una ofensiva total?
  • ¿Puede Israel, como promete Netanyahu, seguir adelante en solitario en una operación que incluso Estados Unidos ha repudiado?
  • A largo plazo, ¿será la medida de Biden un bache temporal en sus relaciones con el gobierno de ultraderecha del Estado judío o una ruptura a gran escala entre Israel y Estados Unidos?
  • ¿Cómo obstaculizaría una ofensiva a gran escala en Rafah los ya vacilantes intentos de garantizar un alto el fuego entre Israel y Hamas? ¿Rompería las esperanzas estadounidenses de un pacto regional entre Israel y los Estados árabes? ¿Y podría una operación que matara a cientos de civiles volver a elevar la temperatura regional y suscitar nuevos temores de una guerra regional?
  • En Estados Unidos, ¿el tardío intento de Biden de presionar directamente a Netanyahu por su actitud desafiante hacia las preocupaciones estadounidenses contribuirá en algo a aliviar el vulnerable estancamiento político del presidente en su propio partido, mientras los republicanos lo acosan con exageradas afirmaciones de que está dando la espalda a Israel?

Los comentarios de Biden tienen repercusiones políticas en todo el mundo

Alon Pinkas, ex cónsul general de Israel en Nueva York, declaró a Becky Anderson, de CNN, que el distanciamiento público entre Biden y Netanyahu sobre Rafah representaba uno de los momentos más difíciles de las relaciones entre Estados Unidos e Israel.

“Creo que es un punto muy bajo, ¿podría sobrevivir la relación a esto? Sí. ¿Podría hacerlo mientras Netanyahu esté en el poder? No”, dijo Pinkas.

En principio, la advertencia de Biden, realizada en una entrevista con Erin Burnett, de CNN, en el estado indeciso de Wisconsin el miércoles, parece un caso de reacción política.

El martes, durante un discurso en memoria del Holocausto, Biden dijo que su “compromiso con la seguridad del pueblo judío, la seguridad de Israel y su derecho a existir como Estado judío independiente es férreo. Incluso cuando no estamos de acuerdo”. Sin embargo, un día después, el presidente parecía enviar un mensaje contradictorio.

Sin embargo, las dos declaraciones deben considerarse conjuntamente, y la frase clave es “incluso cuando no estamos de acuerdo”. Aparentemente, el presidente está tratando de crear un espacio político en el que pueda aliviar la feroz presión electoral dentro de su partido y a nivel internacional, satisfacer las aspiraciones morales de proteger a los civiles, evitar una guerra más amplia en el Medio Oriente y, al mismo tiempo, cumplir su compromiso a largo plazo con la seguridad israelí.

biden netanyhau

En esta foto de octubre de 2023, el presidente Joe Biden se reúne con el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu para hablar de la guerra entre Israel y Hamas, en Tel Aviv, Israel. Crédito: Miriam Alster/Pool/Reuters/Archivo

Pero dado el traicionero enredo del peor ataque contra la seguridad de Israel en décadas y la política internacional y nacional, muchos de estos objetivos pueden ser irreconciliables.

La mayor ruptura de Biden con Netanyahu es un momento que siempre se veía venir, aunque haya tardado meses en llegar y se haya fraguado a regañadientes por parte del presidente estadounidense. Los intereses políticos fundamentales de los dirigentes estadounidenses e israelíes, ambos amenazados por la guerra, son divergentes.

El presidente y sus altos funcionarios advirtieron repetidamente a su homólogo contra una ofensiva en Rafah. Y su autoridad y credibilidad como líder mundial dependen de que Biden respalde sus advertencias después de que Netanyahu haya ignorado repetidamente los llamamientos de Estados Unidos a moderar la intensidad de la guerra de Gaza.

La declaración de Biden implica también la convicción de que los intereses nacionales de Estados Unidos dependen ahora de que no se le considere cómplice del empeoramiento de un desastre humanitario que ya ha marcado una época en Gaza y que ha enfrentado a Estados Unidos con muchos aliados en Europa y el Medio Oriente y erosionado su pretensión de liderazgo mundial.

El presidente también tiene enormes problemas políticos. Aunque la guerra entre Israel y Gaza no es ni mucho menos el principal problema que preocupa a los votantes estadounidenses, la reñida carrera con Trump significa que la contienda podría decidirse por unos pocos miles de votos en los estados indecisos entre las decenas de millones de votos emitidos a nivel nacional. Y los grupos demográficos más afectados por el costo civil de la guerra y la difícil situación de los palestinos son los votantes estadounidenses jóvenes, progresistas y árabes de Michigan, un estado que podría decidir las elecciones.

Estas son exactamente las personas que el presidente menos puede permitirse perder. Biden ya ha sido llamado “Joe genocida” en actos de campaña que son interrumpidos frecuentemente por protestas. La oleada de manifestaciones propalestinas en los campus universitarios está haciendo el juego a las afirmaciones de Trump de que Estados Unidos está acosado por el extremismo de izquierdas y el caos que Biden no puede controlar.

Y cualquier protesta masiva en la convención demócrata de Chicago en agosto auguraría dolorosos presagios para Biden, incluso si los disturbios y la furia contra la guerra de Vietnam en torno al mismo evento en el mismo lugar en 1968 que ayudaron a impulsar a un republicano a la Casa Blanca ese año no son una analogía histórica exacta.

El siguiente paso de Israel

El gabinete de guerra de Israel tenía previsto reunirse el jueves en una sesión que ofrecerá a los miembros de la coalición de derechas de Netanyahu la oportunidad de desahogarse sobre la decisión de Biden. Militarmente, y dadas sus reservas de armamento y munición, el gobierno puede tener todo el material que necesita para entrar en Rafah.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, visita un centro israelí de vehículos aéreos no tripulados (UAV por sus siglas en inglés) en la base aérea de Palmachim, cerca de la ciudad de Rishon LeZion, el 5 de julio de 2023. (Crédito: Jack Guez/AFP/Getty Images/Archivo)

Aun así, el embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, afirmó el jueves que la medida estadounidense podría perjudicar los movimientos de su país para alcanzar sus objetivos.

Israel también debe considerar si una invasión de Rafah sin el respaldo de Estados Unidos fracturaría aún más la simpatía mundial que recibió tras los atentados terroristas del 7 de octubre. Un paso así podría echar por tierra las negociaciones, ya muy difíciles, para un alto el fuego con Hamas y la devolución de los rehenes israelíes restantes, así como sus aspiraciones geopolíticas más amplias. Pero la mentalidad de Netanyahu es desde hace tiempo que los atentados de Hamas representan un intento de borrar a Israel del mapa y ve una amenaza existencial para el judaísmo, incluso si el resto del mundo no comparte su opinión.

Hasta ahora Israel no ha dado indicios de que vaya a cambiar sus planes. Por ejemplo, el ministro de Defensa, Yoav Gallant, advirtió el jueves: “Me dirijo tanto a los enemigos de Israel como a nuestros mejores amigos y les digo: el Estado de Israel no puede ser sometido, ni las FDI, ni el establishment de defensa”.

Pero si cualquier invasión a gran escala de Rafah crea la catástrofe humanitaria que teme Estados Unidos, Israel se quedará solo para cargar con las culpas después de haber ignorado las preocupaciones de la administración y de haber despreciado pública y repetidamente a Biden.

La reacción del Partido Republicano refleja la política de Netanyahu

La reacción inmediata y airada de los republicanos a los comentarios de Biden a CNN puso de relieve los años que Netanyahu lleva haciendo política en Washington y la alianza de su Partido Likud con sus compañeros de viaje del Partido Republicano.

El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, acusó a Biden en la CNBC de desafiar la voluntad del Congreso al amenazar con detener los envíos de armas y de “tratar de dictar… y microgestionar la guerra, el esfuerzo de defensa en Israel, como condición para suministrar las armas que todos sabemos que necesitan desesperadamente”.

Trump, el posible candidato republicano, acusó a Biden en un mensaje de Truth Social de “ponerse del lado de estos terroristas, al igual que se ha puesto del lado de las turbas radicales que se apoderan de nuestros campus universitarios, porque sus donantes los están financiando”.

A su llegada a Nueva York para asistir a otro día de su juicio por el pago de sobornos, Trump añadió que cualquier judío estadounidense que hubiera votado por Biden debería avergonzarse, repitiendo un tropo que resulta ofensivo para muchos miembros de la comunidad que tienen profundos lazos con Israel pero no apoyan al gobierno de línea dura de Netanyahu.

La acusación de que Biden está perjudicando la seguridad israelí es difícil de sostener, dado su medio siglo de apoyo al Estado judío y su indulgencia ante las frecuentes reprimendas públicas de Netanyahu y sus intentos de socavarle a él y a los anteriores presidentes demócratas Bill Clinton y Barack Obama en Washington.

El mes pasado, Biden ordenó una operación aérea masiva de Estados Unidos y sus aliados para proteger a Israel de una oleada de drones y misiles balísticos y de crucero enviados desde Irán en respuesta al asesinato de altos cargos de la inteligencia militar iraní en un complejo diplomático de Damasco. Y Biden firmó recientemente un paquete multimillonario de armas y municiones para Israel que solicitó al Congreso.

Algunos observadores señalan paralelismos entre el retraso por parte del presidente republicano Ronald Reagan de los envíos de armas y aviones de guerra a Israel para protestar por su conducta en la guerra del Líbano a principios de la década de 1980. Pero aquel enfrentamiento tuvo lugar en un momento en que las relaciones entre Estados Unidos e Israel estaban mucho menos politizadas en Israel o en Estados Unidos y supuso mucho menos daño político para el expresidente que para el actual.

Entre los demócratas progresistas, la reacción inicial a la medida de Biden fue positiva pero no efusiva. La senadora por Massachusetts Elizabeth Warren, líder del movimiento progresista, dijo que la amenaza de retener las armas era “un paso importante en la dirección correcta por parte del presidente Biden para detener el envío de bombas a Israel”.

Pero las consecuencias políticas de la gestión presidencial de la guerra entre Israel y Hamas pueden ser tan profundas que podría ser demasiado tarde para cambiarlas. Para muchos votantes, el sufrimiento de los palestinos de Gaza es una cuestión moral desgarradora que no se borrará por la tardía presión del presidente sobre Netanyahu.

La crisis es uno de los dramas políticos internacionales más insolubles que ha afligido a un presidente en su año de reelección en los últimos tiempos. Y plantea a Biden una serie de opciones desagradables de las que le resultará casi imposible salir políticamente ileso.

Leave A Reply

Your email address will not be published.