Pinzas, armas y una escalera: violento y audaz despliegue delictivo en un country de La Plata

30
Pinzas, armas y una escalera: violento y audaz despliegue delictivo en un country de La Plata

El golpe fue dado en “Altos de Golf”, predio que está ubicado en la calle 135 entre 464 y 467, City Bell / Web

Una semana después del intento de robo que terminó con un policía herido en el barrio privado “Lomas de City Bell”, en las últimas horas, nuevamente un country se convirtió en blanco de la delincuencia.

A diferencia del caso antes mencionado, en esta oportunidad los asaltantes sí pudieron saciar su insaciable sed de robo, al ganar una vivienda del recinto denominado “Altos del Golf”, que está ubicado en 135 entre 464 y 467, en esa misma localidad.

La composición del botín no pudo ser precisada, debido a que las víctimas estaban en shock

En base a lo informado por fuentes policiales y judiciales, en este episodio delictivo actuaron al menos tres ladrones, que ingresaron al predio pasada la medianoche de ayer.

Sin ningún atisbo de piedad, los ladrones dejaron impresa su estampa de violencia y ferocidad, pues no solo amenazaron e insultaron al dueño de casa, sino que además lo golpearon hasta provocarle una hemorragia.

En ese marco, el damnificado debió ser atendido de urgencia por un equipo médico, que acudió al lugar luego de que la Policía lo convocara.

Como se indicó, esta banda penetró el predio alrededor de las 0.10 de la madrugada.

Luego de generar en el alambrado perimetral un espacio lo suficientemente grande para pasar, el grupo avanzó por el complejo, aparentemente por un sector que se encontraría “fuera del área de cobertura de las cámaras de seguridad”.

Es por ello que la guardia privada no se enteró del hecho, sino hasta que el propietario de la finca se comunicó para pedir la presencia policial.

En medio de una profunda oscuridad, las figuras de tres espectros portando armas de fuego y, con el rostro cubierto, de por sí representaban personajes extraídos de una película de terror.

Esta espantosa proyección sumada a los gritos y golpes que emplearon, dejaron a la víctima inmersa en un completo estado de shock.

En base a lo que pudo averiguar este diario, apenas 10 minutos de que ingresaran al barrio privado comenzaron con las maniobras para abrirse paso en la finca.

Si bien el caso es materia de investigación, por los indicios hallados en la escena, todo apunta a que los intrusos emplearon una ganzúa para forzar la cerradura de una persiana.

Como suele suceder en estos casos, el efecto sorpresa fue determinante. Luego de abrir una ventana, se introdujeron en la morada y la recorrieron con total libertad aprovechando que el dueño de casa y su esposa estaban entregados a un profundo sueño.

El hombre recién tomó conciencia de la presencia de desconocidos en su hogar cuando sintió un brutal golpe en el rostro. Producto del culatazo, comenzó a sangrar de forma inmediata.

De pronto, se encontraban inmersos en una confusa escena de tres extraños rodeando su cama y dispuestos a todo.

Sin mediar palabra, uno de los integrantes del clan le advirtió a los propietarios, con un arma de fuego en la mano, que guardaran silencio mientras registraban la casa.

Finalmente, tras 20 minutos de terror e intrusión en los ámbitos más íntimos de la familia, los sujetos lograron armar un botín cuya composición no había podido ser precisada ayer, debido a que los damnificados se encontraban “superados por el momento vivido”.

Sin que nadie se percatara de la situación, ambos sujetos abandonaron el lugar por el mismo sitio por el que ingresaron.

Allí, los peritos se encontraron con restos de alambre y con una escalera metálica, que dejaron abandonada.

Para los investigadores, esta acción deja al descubierto que quienes actuaron contaban con información previa del lugar.

Además, el despliegue denota que hubo un alto grado de planificación, ya que en la diagramación del golpe se debieron combinar distintas variables como el horario, el traslado de la banda y las herramientas hasta el sector del perímetro que, posiblemente, de antemano sabían que estaba menos custodiado.

Leave A Reply

Your email address will not be published.