Solo una minoría: buscan derogar la suba salarial de los senadores

22
Solo una minoría: buscan derogar la suba salarial de los senadores

La vicepresidenta Victoria Villarruel presidió la sesión del Senado / NA

A pocas horas de transcurrido el “dietazo” del 165% que el Senado se auto otorgó en una votación sin debate, a mano alzada, el jefe del bloque de La Libertad Avanza, Ezequiel Atauche, anunció que presentará un proyecto de ley para dar marcha atrás con el aumento que llevará a los legisladores a cobrar más de 4 millones de pesos de bolsillo.

“Nosotros presentamos un proyecto de resolución para retrotraer el aumento”, ratificó el titular de la bancada libertaria en el Senado luego del cimbronazo que generó una votación que intentó pasar inadvertida en medio de una sesión de la Cámara alta.

También el PRO presentará un proyecto de resolución para dejar sin efecto el incremento de las dietas.

“Desde nuestro bloque presentamos un proyecto de resolución para dejar sin efecto el aumento de la dieta de los senadores votada en el día de ayer”, indicó el bloque amarillo en un comunicado.

Solamente los senadores de La Libertad Avanza, del PRO y un puñado de la UCR no levantaron la mano, pero fueron mayoría quiénes sí lo hicieron para recomponer los salarios atrasados.

La magnitud del aumento, sin embargo, fue lo que llamó la atención, por lo que la decisión fue duramente cuestionada.

La Libertad Avanza y el PRO no tendrán el camino fácil para lograr desandar el aumento, ya que sumando ambas bancadas solamente juntan 13 votos sobre un total de 72. Podrían juntar algunos votos más de radicales que se expresaron en sintonía como Mariana Juri, Rodolfo Suárez y Carolina Losada, pero seguirían estando muy lejos de una mayoría.

“Los libertarios no queríamos formalmente el aumento. Fue una expresión clara mía en la reunión de labor parlamentaria previa.

No queríamos el aumento y de que esto se trate, porque va en contra de todo lo que decimos nosotros”, explicó Atauche.

Pese a que los senadores oficialistas no levantaron la mano en la votación a mano alzada, no formalizaron su voto de rechazo, que es lo que exige el reglamento parlamentario. Por lo tanto, no hubo votos por la negativa en el acta oficial de la votación.

“Como bloque, teníamos dos opciones: irnos o quedarnos.

Consideramos que irnos era una expresión de una suerte de abstención de decir ‘no participo’. Lo que dicen las reglas de buena fe del Senado es que, si no levantás la mano, el voto es negativo, y si levantas la mano, es positivo”, justificó Atauche en declaraciones radiales.

“(Levantar) las manos son formalidades que no hacen al hecho de que nosotros estamos en la lucha en contra de este aumento, no porque no sea algo justo, sino porque no es el momento. Estamos muy tranquilos de nuestra expresión”, siguió el jujeño.

El jefe del bloque libertario aclaró que la postura del bloque libertario y de aliados como el PRO “no es algo para la tribuna”, ya que “estamos presentado un proyecto de ley”.

Por si fuera poco con el aumento del 165% que los senadores nacionales se auto otorgaron en una sesión de la Cámara alta, que llevará su salario de bolsillo de 1.7 a 4.3 millones de pesos, en la resolución aprobada se incluyó también un aguinaldo que hasta ahora no percibían.

En el texto se plantea que los senadores pasarán a percibir 13 dietas anuales, cuando hasta el momento cobraban 12.

“Establécese que a partir del mes de mayo del presente año los senadores nacionales percibirán un total de 13 dietas anuales.

Cada una de las mismas serán equivalente a 2.500 módulos más un adicional de 1.000 módulos por gastos de representación y 500 módulos por desarraigo”, consigna el proyecto votado a mano alzada en medio de una sesión en la cual se habían votado los pliegos de seis embajadores.

Si bien la foto final de la votación dejó una mayoría de manos levantadas y una minoría que no lo hizo, no quedaron registros oficiales de votos negativos.

Por eso la sobreactuación de indignación final de los senadores oficialistas y del PRO fue más para dejar testimonio ético que una impugnación legal sobre que había ocurrido.

De hecho, la propia vicepresidenta Victoria Villarruel se apuró en aclarar que la votación fue perfectamente “legal” y que ella “no tenía herramientas para frenarlo”.

Si se hubiera llamado a una votación nominal en lugar de a mano alzada, habría quedado absolutamente claro quiénes votaron a favor y quiénes en contra, pero esto podría haber atentando contra la mayoría de dos tercios necesaria para aprobar el proyecto de resolución. Y los senadores optaron por hacerlo a mano alzada.

Los senadores se votaron un aumento en sus dietas de 165% y se otorgaron un aguinaldo

Leave A Reply

Your email address will not be published.