Caso jurídico O.J. Simpson

36

imagen

EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Orenthal James Simpson, mejor conocido en el mundillo del fútbol USA como O.J. Simpson, falleció a los 76 años, este abril tres, vencido por cáncer de próstata, una de las pertinaces e indeclinables pandemias de hogaño.

En 1994, O.J. Simpson originó un tsunami de escándalo jurídico y deportivo cuando en juicio penal, fue descaradamente absuelto, conociendo el tribunal antecedentes y pruebas de que el astro del fútbol estuvo involucrado en los asesinatos de su ex esposa Nicole Brown y su compañero Ronald Goldman, socorrida percepción de sus conciudadanos.

O.J. Simpson

Ambos occisos fueron encontrados por la Policía muertos acuchillados varias veces frente al jardín de su residencia en Los Angeles, California, donde residían con dos vástagos de la informal pareja.

La primera sentencia absolutoria de O.J.Simpson fue desvirtuada por otro juicio civil, que encontró indicios y pruebas suficientes para inculpar al ex astro de fútbol, el llamado rugby norteamericano, dictando una complaciente y benévola sentencia de siete años de prisión, e indemnización de US$33.5 mm en favor familiares de la pareja ultimada.

El horrendo doble crimen protagonizado por O. J. Simpson, en mi percepción, contiene dos lecturas.

PRIMERA.

Los motivos de O. J. Simpson decidir asesinar a su ex esposa y su pareja, se inscriben en los clásicos y recurrentes crímenes pasionales que tienen como ariete cognitivo el machismo, la machacante recurrencia de los celos, que catapultan la distorsionada concepción de que la mujer no es una compañera, sino una cosa, un objeto, como un vehículo o un televisor, con derecho de posesión indefinido, que nadie nunca puede osar disputar o sustituir.

En el específico caso, incidió de manera contundente, el complejo racista de o. J. Simpson desposarse con una dama blanca, sabiéndose que la carne blanca es la perdición de la negritud, añadido que la pareja de su ex consorte era blanca.

SEGUNDA.

El jurado del juicio penal resultó innegablemente impactado en favorecer una sentencia absolutoria a O.J. Simpson, impactado por el aura del juzgado, un super star de los San Francisco 49ers, y anterior líder draff 1969 de Buffalo Bills, donde escaló la cima de la euforia entre millones de fanáticos del rudo rugby USA.

Recordando que un juez actuando en rol de impartir justicia, por sobre todas las apelaciones motivacionales, es un ser humano, que en innumerables ocasiones le inducen a borrar la línea conceptual entre impartir recta justicia, o decantarse por la deriva emocional por una super nova, como era O.J. Simpson.

Algo parecido aconteció en el juicio del magnicidio al presidente John Fitzgerald Kennedy, que el tribunal presidido por Earl Warren, dictaminó identificar una sola persona involucrada, cuando las evidencias abrumadoras identificaron tres.

jpm-am

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.