El revés de Elon Musk a las marcas azules muestra su desesperación por atraer de nuevo a X a usuarios de alto perfil (Análisis)

36

Nueva York (CNN) — Elon Musk se dio por vencido, restaurando el sistema de marcas de verificación azules de “señores y campesinos” que una vez reprendió y atacó como elitismo.


Después de insistir en que periodistas, celebridades y otros usuarios notables le pagaran US$ 8 al mes por la otrora codiciada marca azul de Twitter, el errático multimillonario ha tirado la toalla, restaurando ampliamente las insignias azules a las cuentas prominentes en la plataforma de redes sociales en peligro.

Varias personas, incluido un servidor, se despertaron el jueves para enterarse de que X los había declarado “miembro influyente de la comunidad” y, por tanto, les regalaría “una suscripción gratuita a X Premium”. El mensaje que la compañía envió a esos usuarios señalaba que X “se reserva el derecho de cancelar la suscripción de cortesía a su entera discreción”. (Traducción: si eres malo con Musk, es probable que te pongas en peligro de perderla).

La medida supone un importante cambio de rumbo por parte de Musk, que hizo del pago de los usuarios por la marca azul un principio central de su plan para crear un negocio de suscripciones en X y reducir la fuerte dependencia de la plataforma del dinero de los anunciantes. “Hablen mal de mí todo el día, pero les costará US$ 8”, insistía Musk, que repetía sin cesar una versión de ese mensaje ante las quejas vocales y constantes de los usuarios.
“A todos los que se quejan, por favor, sigan quejándose, pero les costará US$ 8”, declaró Musk.

Brooklyn Tech Support

Musk, que a menudo utiliza su posición de usuario más seguido en X para compartir absurdas y peligrosas teorías conspirativas de derechas, también se regocijaba despojando a los periodistas de su estatus. Musk ha difamado en repetidas ocasiones a la prensa y, cuando se hizo cargo de la plataforma, se empeñó en despojar a los periodistas de cualquier caché especial que tuvieran, enmarcándolo como una medida destinada a empoderar a las masas.

“El actual sistema de señores y campesinos de Twitter para determinar quién tiene o no una marca de verificación azul es una mierda”, escribió Musk en noviembre de 2022. “¡Poder para el pueblo!”.

publicidad

Naturalmente, los usuarios se opusieron a sus planes, señalando que la verificación de periodistas ofrecía al público una forma útil de identificar rápidamente fuentes creíbles de noticias. En realidad, el sistema de verificación heredado beneficiaba mucho más al usuario medio que a quienes recibían las insignias. Pero Musk, ciego o desinteresado ante esa realidad, se opuso enérgicamente.

“Tú representas el problema: los periodistas que creen que son la única fuente de información legítima”, escribió Musk a un usuario que protestaba. “Esa es la gran mentira”.

“Dar poder al público en relación con los periodistas seguro que es una gran manera de ganar prensa negativa 🤣🤣”, dijo Musk en otra publicación.

Pero la mayoría de los periodistas y otros usuarios destacados que en su día lucieron la marca de verificación se negaron a desembolsar el dinero. En su lugar, los que estaban dispuestos a desembolsar dinero por el símbolo de estatus eran un cóctel de superfans de Musk, trolls de derechas y otros que no habrían podido conseguir una marca de verificación con el sistema anterior, que les exigía ser una figura pública destacada. (Irónicamente, un buen continente de este grupo pasó años burlándose de los periodistas por estar supuestamente obsesionados con la marca de verificación, solo para pagar US$ 8 por ella mientras los periodistas la rechazaban).

Peor aún, a los trolls que suplantaron la identidad de otros se les concedieron marcas de verificación azules, despojando al símbolo de su valor fundamental: la verificación de la identidad.

Como resultado directo, el otrora codiciado símbolo de estatus perdió todo su valor, convirtiéndose en un signo tóxico de obediencia y lealtad a Musk, que muchos usuarios rechazaron. Esta semana, cuando Musk añadió de repente marcas de verificación a las cuentas de “miembros influyentes de la comunidad”, muchos usuarios señalaron en voz alta que no habían pagado por ello.

“¿Qué pasó? Yo no pagué por esto. NUNCA pagaría por esto”, publicó en X la actriz Yvette Nicole Brown.
“Que conste que NO pagué para que me devolvieran la marca”, añadió la comentarista conservadora Amanda Carpenter.

Un representante de X no respondió a una solicitud de comentarios sobre el movimiento de Musk para restaurar las marcas azules. Pero es evidente.

Desde la desastrosa adquisición de la empresa de redes sociales por parte de Musk, la plataforma ha entrado en una espiral descendente. En particular, el uso diario de X se ha desplomado en el último año, con una asombrosa caída del 23% en la base de usuarios, según los datos que Sensor Tower proporcionó a David Ingram de NBC News. Los usuarios activos diarios han descendido otro 18%, añade la empresa de análisis.

Se trata de una tendencia alarmante para la plataforma, a la que le gusta promocionarse como el lugar donde se produce la conversación en directo. Mientras tanto, Threads, el competidor X de Meta, sigue creciendo, y Mark Zuckerberg dijo a los inversores en febrero que la plataforma había superado los 130 millones de usuarios activos mensuales. Zuckerberg ha dicho que su objetivo es conseguir que Threads alcance los 1.000 millones de usuarios. Y otras plataformas como Mastodon y BlueSky también se han convertido en refugios para los exiliados de Twitter.

Todo esto augura problemas para Musk, cuya plataforma sigue descendiendo hacia un pantano de fiebre derechista inhabitable (francamente, ya puede definirse bastante como tal). No se fíen solo de mi palabra. La prueba está más clara que el agua en las propias acciones públicas de Musk. El multimillonario está tan desesperado por volver a atraer a los antiguos usuarios del poder que está dando marcha atrás en lo que era su grito de guerra contra las élites.

Atrás quedaron los días en los que Musk molestaba a los periodistas y a la clase célebre para que le pagaran US$ 8 al mes. Ahora, Musk está tan desesperado por ver su regreso, que está dispuesto a coronarles con la insignia azul y restaurar sus cuentas al estatus de “señor”. Eso lo dice todo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.