El muro no sólo dividió a Berlín, sino simbólicamente separó al mundo político

34

2 de 10

Berlín,     Alemania.   El muro de Berlín, que por más de 28 años dividió la ciudad en Este y Oeste, no solo separó a esta metrópoli, sino que simbólicamente fraccionó al mundo político.

Los restos de la hoy principal atracción turística alemana evoca el episodio de lo que fue la Guerra Fría.

Este período, que inició al término de la Segunda Guerra Mundial (1945), fue un espacio de lucha política e ideológica entre los países capitalistas y socialistas que, respectivamente, encabezaban los Estados Unidos y la Unión Soviética.

La controversial estructura de hormigón comenzó a ser levantada por los soviéticos en la madrugada del 13 de agosto de 1961, con el propósito de evitar que continuara la huida hacia occidente de los residentes en la Alemania socialista prosoviética. Tenía una longitud de 43,1 kilómetros.

Policías de la antigua RDA en Bernauer Strasse, en Berlín, levantando el muro

Brooklyn Tech Support

En tanto que las instalaciones fronterizas que separaban a la República Democrática Alemana (RDA) y   el resto de Berlín Occidental, tenían 111,9 kilómetros de longitud.

El muro en cuestión desapareció 9 de noviembre de 1989 como estructura, pero parte del terreno baldío creado por la frontera y parte del muro todavía existe hoy.

El lugar donde estaba el muro se convirtió en un espacio abierto a berlineses y turistas visitantes.

Constuir la valla de hormigón fue una decisión de la dirección  del Estado de la RDA para impedir que sus propios ciudadanos abandonaran su país. También se reforzaron las fortificaciones fronterizas a lo largo de la frontera con Alemania Occidental.

La RDA también construyó torres de vigilancia a lo largo de su frontera para controlar  la gente que quería abandonar el país. Y para reforzar el control se colocaron minas que mataban a las personas si las tocaban. Esta era la llamada franja de la muerte, iluminada por la noche por potentes reflectores.

Con la construcción del muro, el este de Berlín quedó completamente aislado del oeste. Muchas familias quedaron separadas y no pudieron reunirse durante décadas.

La huía de la gente del este de Berlín hacia la parte occidental de la ciudad era constante.

Te puede interesar leer: Berlín es la única capital europea que ha cambiado en su geografía

Aunque el muro se consideraba insuperable, muchas personas intentaron huir de la RDA y arriesgaron sus vidas en el proceso. Al menos 160 personas murieron entre 1961 y 1989. Casi mil personas murieron a lo largo de toda la frontera entre la República Federal y la RDA.

Caída del muro

En 1989, las protestas de la población contra el régimen de la RDA se hicieron cada vez más fuertes. La Unión Soviética también había cambiado su política y exigió reformas .

 El 9 de noviembre, la gente irrumpió en el muro después de que los dirigentes de la RDA anunciaran nuevas normas de viaje. La pared fue abierta. Sólo fue demolida después del colapso de la RDA.

A lo largo del río Spree, se encuentra el tramo más largo de la muralla que se conserva, con 1,3 kilómetros de largo. Se llama East Side Gallery porque el lado este del muro fue pintado aquí por 118 artistas de 21 países. De febrero a septiembre de 1990 se les permitió dejar volar su imaginación.

Los motivos reflejan la euforia y el optimismo de la época en que cayó el muro y terminó la Guerra Fría; una imagen muestra un alambre de púas sobre el que sale el sol, otra muestra una paloma de la paz sosteniendo una cadena de prisionero.

 Algunas imágenes se han hecho mundialmente famosas, como el  mural del beso entre el líder de la antigua URSS, Leonid Brézhnev y el jefe del estado de la RDA, Erich Honecker. Esta escena sí se produjo en 1979, durante un viaje de Leonid Brézhnev a Berlín Oriental para celebrar 30 años de la creación de la RDA.

Este grafitte  es del artista ruso, ya fallecido, Dmitri Vrúbel. Los visitantes se toman fotos delante de este mural.

La emblemática puerta de Brandergurgo con la división de Alemania y Berlín, quedó en el Berlín Oriental (bajo dominio soviético). Sufrió severos daños durante la Segunda Guerra Mundial, pero fue restaurada en conjunto por los dos Berlín en 1956. Luego, con la construcción del muro en 1961, quedó atrapada el este, en un lugar prácticamente inaccesible.

El Checkpoint Charlie, otro lugar emblemático del muro, fue el punto de paso más conocido de los utilizados durante la Guerra Fría.

 Después de la construcción del muro quedaron pocas fronteras a través de las cuáles los ciudadanos pudieran moverse entre las dos Alemanias.

Aunque ni el muro, las torres de vigilancia y el puesto de control original fueron derribados tras la caída del régimen socialista hoy existen réplicas de estas instalaciones, que se ha convertido en una atracción turística con gran atractivo y que es un lugar muy popular para hacer fotos.

 Las réplicas consisten en una caseta de vigilancia, una barrera, una barricada de sacos de arena, una bandera estadounidense y un cartel en los idiomas de las potencias ocupantes y en alemán que indica que los visitantes abandonan el sector estadounidense de Berlín occidental.

Gracias a los restos del muro y a  las fieles réplicas de este punto de pases, se puede tener una impresión auténtica de cómo era en tiempos de la RDA.

Leave A Reply

Your email address will not be published.