El gobernador de Texas predijo que las donaciones financiarían el envío de migrantes en autobús fuera del estado. Ha recaudado menos del 1% del costo

44

(CNN) — El gobernador de Texas, Greg Abbott, se jactó poco después de comenzar a solicitar donaciones privadas para su controvertido programa de transporte de migrantes en autobús de que probablemente “no habría ningún costo para el Estado”, dada la avalancha de apoyo de ciudadanos preocupados en todo el país.


Pero después de casi dos años de recaudación de fondos para compensar los costos del programa, la operación de Abbott ha recaudado menos de la mitad del 1% de los aproximadamente US$ 150 millones gastados en el transporte de migrantes a las ciudades santuario, de acuerdo con una revisión de los registros estatales. Y CNN descubrió que el mayor donativo, de US$ 900.000, nunca llegó a las arcas del Estado, ya fuera porque se trató de un error o de una broma.

Los registros muestran que, como mucho, se han recaudado unos US$ 550.000 hasta la fecha.

Los datos proporcionados por el Estado reflejan las donaciones enviadas por Internet o por correo mediante cheque, tarjeta de crédito o transferencia bancaria, no los fondos realmente recibidos por el Estado, lo que significa que los datos podrían contener donaciones rechazadas por bancos y compañías de crédito durante el proceso. Los periodistas intentaron ponerse en contacto con la mujer que estaba detrás de la supuesta donación de US$ 900.000, pero no pudieron localizar a la persona con el nombre facilitado, y el número de teléfono presentado a los funcionarios estatales estaba fuera de servicio.

Brooklyn Tech Support

Abbott Texas migrantes

Los registros muestran que, como máximo, se han recaudado unos US$ 550.000 en donaciones para el programa de transporte de migrantes del gobernador de Texas, Abbott, hasta la fecha. Crédito: Brandon Bell/Getty Images

La oficina de Abbott publicó un recuento en línea para mostrar qué tan dispuesta estaba la gente a apoyar su programa. Después de que la contribución de US$ 900.000 se presentó en línea en septiembre, el sitio web mostró que las donaciones habían llegado a más de US$ 1,3 millones, pero en diciembre, el recuento se reajustó, cayendo de nuevo a alrededor de US$ 460.000.

CNN también habló con otro donante que figuraba en los datos y que confirmó que no había hecho la donación de US$ 2.000 que aparecía a su nombre. Otro donante mostró a los periodistas una carta que dijo haber recibido del Estado después de quejarse de que su donación de US$ 1.000 para el fondo estatal del muro fronterizo había sido asignada a los esfuerzos de transporte en autobús.

publicidad

La oficina del gobernador no respondió a las preguntas de CNN sobre la misteriosa donación, otras discrepancias y si alguna de las otras donaciones que figuran en los datos del estado no se hicieron efectivas.

Desde que se puso en marcha el programa de transporte en autobús, los contribuyentes de Texas han pagado la mayor parte de la factura. La oficina del gobernador afirma que ha transportado a más de 100.000 inmigrantes desde Texas a ciudades santuario de todo el país, como Nueva York, Chicago, Washington y Denver. Teniendo en cuenta los pagos realizados a contratistas privados hasta la fecha, tal y como se detalla en los registros públicos, esto significa que ha costado alrededor de US$ 1.500 trasladar a cada migrante fuera del estado.

Los defensores de los inmigrantes han tachado esta operación de maniobra publicitaria peligrosa e inhumana, y los alcaldes de las ciudades santuario también han luchado contra el programa de Abbott, estableciendo normativas sobre cuándo y dónde pueden dejar los autobuses a los migrantes, a medida que las ciudades han luchado por satisfacer las necesidades de la repentina afluencia de solicitantes de asilo. El año pasado, una niña migrante de 3 años murió mientras viajaba en un autobús a Chicago como parte del programa de autobuses de Abbott, y una niña de 10 años fue hospitalizada el año anterior debido a deshidratación y fiebre alta mientras viajaba en un autobús a Filadelfia.

La seguridad de la frontera ha sido un tema candente a medida que se acercan las elecciones presidenciales. Aunque muchos republicanos han arremetido contra el presidente Joe Biden por no hacer lo suficiente para impedir que los inmigrantes crucen la frontera, algunos abogados y defensores de los inmigrantes afirman que, en realidad, ha dificultado demasiado el proceso legal para que los inmigrantes soliciten asilo en el país.

Aparte de la contribución incumplida de US$ 900.000, la mayor donación que figura en los registros procedió el mes pasado del megadonante de Wyoming, Timothy Mellon, heredero de la fortuna de la familia Mellon. Mellon donó US$ 50.000 al programa de autobuses, mucho menos que las decenas de millones de dólares que el Texas Tribune informó que aportó al fondo del muro fronterizo del estado. También ha donado millones a Super PACs que apoyan a los candidatos presidenciales Donald Trump y Robert F. Kennedy Jr. solo este año, según los archivos de la Comisión Federal Electoral. No respondió a una solicitud de comentarios.

CNN se puso en contacto con algunos de los donantes de la lista que confirmaron que habían hecho las donaciones y dijeron que creían firmemente en la misión del gobernador.

El ingeniero de Texas Ronald Roche, que donó US$ 500 al fondo, dijo que la iniciativa de autobuses de Abbott se ha hecho necesaria porque el gobierno federal no ha abordado “este problema de los migrantes”. Se enteró de los esfuerzos viendo las noticias y dijo que, aunque se vio obligado a donar, también apoya que se utilicen fondos de los contribuyentes estatales.

“Los Estados tienen derecho a protegerse”, afirmó. “Si el gobierno federal no está a la altura, creo que cualquier estado… debería utilizar su propio dinero. Y es dinero bien gastado”.

Aunque el grueso de las donaciones en las que figuraba un estado procedía de quienes viven en Texas, residentes en otros estados, como Mellon, también ofrecieron su apoyo.

“Esto no es sólo un problema de Texas”, dijo Peter D’Amato, un administrador de fincas de Carolina del Sur, que donó US$ 100. “Texas salió perdiendo al estar en la frontera, pero es un problema nacional y necesitan algo de alivio, y esta gente necesita encontrar refugio en las ciudades santuario que les dan la bienvenida”.

Samay Rajan Verma, un universitario de 19 años que cursa el segundo año en la Universidad de Elmhurst, un colegio cristiano de Illinois, dijo a CNN que apoyaba el programa porque quiere que la gente “vea el valor de la inmigración legal”, afirmando que sus padres punjabíes entraron legalmente en el país y tuvieron que volver a empezar sus estudios. “Hicieron mucho para estar aquí y tener éxito en Estados Unidos. Siento que el pueblo estadounidense no se está dando cuenta de que esto es realmente una bofetada en la cara de todos los inmigrantes legales que vinieron aquí”. Verma donó US$ 25 a los esfuerzos de Abbott.

Por otro lado, una donación de US$ 2.000 figuraba como procedente de un activista climático progresista de Washington llamado Hendrik Voss. Cuando CNN se puso en contacto con él a través del número de teléfono facilitado al Estado, Voss se mostró sorprendido, y luego molesto, al oír que figuraba en los datos de las donaciones.

“Puedo decir con un 1.000% de certeza que nunca he dado un centavo a los trucos publicitarios deshumanizadores y racistas del gobernador Abbott”, declaró en una entrevista. En reacción a la noticia, dijo que había hecho una donación inmediata a una organización sin fines de lucro local para ayudar a los migrantes que están siendo transportados en autobús a Washington.

— Casey Tolan de CNN contribuyó con este reportaje.

Leave A Reply

Your email address will not be published.