Dentro del mundo de Wordle: lo que hay detrás del popular juego

21

(CNN) — Una palabra. Cinco letras. Seis intentos. Incontables momentos de triunfo y consternación.

Wordle —el juego diario de palabras que se convirtió en un fenómeno cultural durante la pandemia— lanzará su acertijo número 1.000 este viernes 15 de marzo.

Para algunos, Wordle es una forma divertida de pasar el rato. Para otros, requiere reflexión y estrategia rigurosas. La premisa es sencilla (adivinar la palabra) y, sin embargo, puede ser muy competitiva. ¿Cuántos intentos has hecho? ¿Has optimizado tu palabra inicial para obtener el máximo impacto? ¿Juegas en el modo difícil, en el que tienes que utilizar las letras que ya has encontrado en cada intento?

El balance de Wordle entre una competición sencilla y divertida resonó rápidamente entre los jugadores. A los dos meses de su lanzamiento público en octubre de 2021, el número de usuarios diarios se disparó de 90 a unos 300.000. Después de que The New York Times adquiriera Wordle a su creador, el ingeniero de software Josh Wardle, en enero de 2022, su base de jugadores creció hasta decenas de millones.

Brooklyn Tech Support

También hay mucha estrategia detrás del rompecabezas. Desde las palabras que elige el New York Times hasta el lugar que ocupa Wordle en el modelo de negocio de la publicación, todo tiene su propósito.

publicidad

Qué ocurre entre bastidores en el equipo Wordle

Para los jugadores, la experiencia Wordle es bastante sencilla. Vas a la página web o abres la aplicación NYT Games e introduces tu palabra inicial. En el back end, es mucho más complicado.

Inicialmente, el creador del juego, Josh Wardle, confeccionó una lista de palabras que se ejecutarían en orden. Aunque el New York Times sigue utilizando esa lista en su mayor parte, desde entonces se ha ajustado para garantizar que cada palabra cumpla las normas del periódico y esté en ortografía estadounidense, algo que no cambiará pronto, según Everdeen Mason, directora editorial de NYT Games.

“Sé que parte de nuestro público internacional lo odia”, admitió a CNN.

Ni siquiera tener una lista fija de palabras es suficiente. En noviembre de 2022, The New York Times asignó a Tracy Bennett un editor especializado en Wordle.

“La lista original de palabras de Wardle constituye la mayor parte de la base de datos a la que accedemos, aunque no las utilizamos en el orden en el que él las dispuso originalmente”, explicó Bennett a CNN. “Eliminé un puñado de palabras que me parecían demasiado oscuras o vulgares, o que tenían significados secundarios despectivos, pero fueron pocas y distantes entre sí”.

Entonces, entra en juego la estrategia.

Bennett trabaja en tandas de una semana, con un mes de antelación. Dedica unas dos horas a la semana a preparar las siete palabras que se van a publicar.

Para empezar, Bennett selecciona palabras al azar de la base de datos utilizando “diversos métodos”. A continuación, investiga los significados actuales e históricos de cada palabra antes de repasar mentalmente las combinaciones de letras de cada palabra “para identificar las palabras ‘golpe de suerte’ que desafían la estrategia”.

Estas palabras de golpe de suerte incluyen cosas como _OUND, en la que hay más de seis letras que podrían ocupar el primer lugar, dijo Bennett.

Una vez que tiene las palabras para esa semana, Bennett las comprueba de nuevo para asegurarse de que el orden de los puzzles tiene sentido. Esto incluye asegurarse de que no hay demasiadas palabras difíciles o similares seguidas.

“Así es como lo pensamos”, dice Mason. “Como persona que resuelve y juega todos los días durante un periodo de una semana, ¿qué se siente? ¿Es divertido? ¿Es un reto suficiente?”.

Sí, la retroalimentación de los jugadores marca la diferencia

El viernes 15 de marzo de 2024 se celebra el puzzle número 1.000 de Wordle. (Ilustración de CNN)

El puzzle número 1.000 de Wordle fue una de las palabras cambiadas de la alineación original de Wardle, pero más porque el original era “un poco aburrido”, dijo Mason.

El New York Times tampoco tematizó la nueva palabra, después de que Bennett experimentara con un Wordle temático relacionado con Acción de Gracias —FEAST— en su primer mes de trabajo.

“La respuesta del público fue rotunda: no les gustó nada”, afirma Mason. “Creo que lo hacía demasiado fácil”.

Bennett dijo que a algunos participantes les gustó el guiño temático, pero otros consideraron que rompía las reglas de Wordle porque añadía el elemento de adivinar qué podría elegir el editor.

Aunque el New York Times a veces hace un guiño a la actualidad en sus otros juegos, como el crucigrama, en general hay más contexto. “Con Wordle, es sólo una palabra”, dijo Mason. “La verdad es que nos sorprendió que la gente se enfadara tanto”.

Los comentarios de los jugadores es parte integrante del proceso de Wordle. El equipo recoge esta información de los foros de la comunidad, las redes sociales y los correos electrónicos directos. Bennett explica que recibió muchos comentarios sobre las palabras GUANO y SNAFU, por ejemplo.

La primavera pasada, el New York Times también puso en marcha un proceso de pruebas externas para Wordle, de modo que el equipo pueda recibir comentarios de un pequeño grupo de personas antes de que los puzzles se hagan públicos: hay unas 35 personas que prueban para todos los juegos del NYT. Los probadores reciben los puzzles con tres o cuatro semanas de antelación. Esto ayuda en el proceso de calibración, asegurándose de que no haya demasiadas palabras difíciles seguidas.

“Los datos son muy importantes en lo que hacemos”, dice Mason, y explica que, además de los comentarios, analizan los porcentajes de resolución y otros datos analíticos. “Pero realmente quiero que ellos [los editores] tengan mucha libertad creativa y pasión, porque creo que eso hace que los puzzles sean mejores”.

Por su parte, Bennett pretende “ofrecer variedad en la dificultad de resolución, las partes de la oración y las combinaciones de letras, manteniendo las cosas en su mayor parte aleatorias”.

Jonathan Knight, director comercial de NYT Games,  explicó a CNN que los usuarios no quieren que el periódico juegue con el núcleo del juego: seis intentos para adivinar una palabra de cinco letras.

“La función más solicitada para Wordle es no hacer nada”, dijo.

La segunda característica más solicitada es un archivo, para que los jugadores puedan volver atrás y probar los puzzles que se perdieron o no resolvieron la primera vez. Según Knight, ya se trabaja en ello. Aunque el NYTimes no tiene fecha para su lanzamiento, tiene previsto publicar el archivo Wordle este año.

“Incluso se podrá jugar a Wordles anteriores a la adquisición de The New York Times, lo que es muy divertido”, dijo Knight a CNN.

Lo que Wordle ha hecho por The New York Times

Aparte de la estrategia editorial, Wordle encaja perfectamente en los planes de negocio del NYTimes. “Nuestros productos de estilo de vida son realmente una parte clave de esa estrategia”, afirma Knight.

Para los juegos en línea como Wordle, que es gratuito —a propósito—, es una oportunidad de canalizar a los jugadores hacia una suscripción de pago, ya sea para acceder a más juegos del New York Times o para convertirlos en lectores de noticias.

“Los suscriptores que se dedican a las noticias y a los juegos a la vez en una semana determinada tienen el perfil de retención de suscriptores a largo plazo más fuerte de todos los del New York Times”, dijo Knight a CNN. “Estamos realmente entusiasmados con esa combinación de juegos y noticias, y creo que eso es bastante único en lo que estamos haciendo”.

Cada juego de la cartera del NYTimes tiene su papel. Wordle fue un gran acelerador y un punto de inflexión para la estrategia en general, dijo Knight. La semana pasada, en un esfuerzo continuo por “proteger nuestros derechos en torno a Wordle”, el periódico emitió notificaciones de DMCA (Infracción de derechos de autor) a muchas de las variantes que han aparecido a lo largo de los años.

“Siempre supimos que queríamos ser el principal destino de suscripción para puzzles digitales”, dijo Knight a CNN. “Queríamos una colección de rompecabezas hechos por humanos que fueran para todos: Wordle era una especie de juego perfecto”.

Cómo una simple sopa de letras fomentó las conexiones (y la competición)

A veces, una palabra es algo más que una palabra. Puede evocar conexión, vulnerabilidad o desafío.

La gente conecta a través de Wordle, desde compadecerse de lo difícil que era la palabra del día hasta compartir cuántos intentos le llevó resolverla.

“He aprendido que a mucha gente le ha dado algo que hacer con su familia cada día”, dice Mason. “Me parece realmente conmovedor que la gente sea capaz de utilizar esto como un pistoletazo de salida para sus relaciones y su día a día. Es reconfortante decir ‘lo hicimos juntos'”.

La hora más habitual para jugar Wordle en Estados Unidos son las 9 de la mañana, según el New York Times.

Para Donna Cona, que juega desde antes de la adquisición del New York Times, Wordle se convirtió en su herramienta favorita cada mañana. Aunque admite que “me vuelve loca cuando estoy perpleja… y suele ser porque siempre sospecho que uso la misma letra dos veces en una palabra”.

“Rara vez he fallado un día”, dice Cona, que sigue esperando con ilusión su “ritual Wordle de cada mañana”, y cuyos amigos y familiares comparten fotos de sus Wordles completados como forma de seguir conectados.

Para algunas familias, Wordle es una mezcla de conexión y competición.

En el caso de Malia Griggs, es una forma de mantenerse en contacto con su padre, aunque estén físicamente separados: ella vive en Nueva York y él en Columbia, Carolina del Sur. [Nota del editor: Malia es amiga de la autora de este artículo].

Su padre, Jerrold Griggs —doctor en matemáticas aplicadas—, se toma Wordle muy en serio. Él creó una hoja de cálculo en enero de 2023 para realizar un seguimiento de cada una de sus estadísticas.

“Hace un seguimiento de nuestras puntuaciones (es decir, la cantidad de intentos que nos llevó a cada uno resolver el Wordle)”, dijo Malia a CNN por correo electrónico. La hoja también incluye datos como cuántas vocales tenía la palabra del día. “Y guarda notas, como cuándo terminan nuestras rachas, cuándo resolvemos en dos intentos o cuándo tenemos una racha de resolver en tres intentos o menos”.

Los Griggs empezaron a jugar juntos Wordle alrededor de diciembre de 2022, y para Malia ha sido una buena forma de compartir intereses. “No hablamos todos los días, pero jugando juntos al juego es como demostramos que pensamos el uno en el otro”.

“Me gusta cómo este juego tan sencillo se ha convertido en este ejercicio mental para que la gente no se limite a adivinar la palabra del día, sino que le dé mucho significado”, dice Mason.

Esto demuestra la imaginación, creatividad y colaboración del público de los NYT Games, dijo Mason.

“Hay mucha gente como yo que cambia la palabra inicial todo el tiempo en función de cómo se siente”, explica Mason. “Así es más divertido”.

Otros tienen supersticiones o enfoques basados en estadísticas a los que se atienen, como utilizar la palabra ADIEU como palabra de inicio porque incluye la mayoría de las vocales, aunque el NYTimes dijo en diciembre que ADIEU es la menos eficiente de las 30 palabras de inicio principales. SLATE, CRANE y TRACE son las mejores, según WordleBot, la herramienta del NYTimes que analiza las Wordles completados por los jugadores.

Aunque romper una larga racha puede ser desalentador y frustrante —la racha más larga actual es de 968 días, en manos de varias personas en Hoquiam, Washington y Willowbrook, Illinois—, es algo inevitable.

Esto también forma parte del juego, afirma Mason. “Te despierta”.

Recientemente, Malia Griggs rompió su racha de 283 días porque sus primeras adivinanzas no revelaron ninguna letra, y las restantes tenían múltiples opciones. Aunque, según ella, jugó “antes de estar completamente despierta”, lo que señaló que fue un error de novata.

“Todavía estoy resentida por haber perdido”, dijo Malia. “Es más decepcionante de lo que me gustaría admitir”.

Romper una racha no ha afectado realmente al deseo de la gente de seguir jugando Wordle, según Mason. Por el contrario, les estimula aún más.

Wordle “tiene que ser un poco picante”, dijo Mason a CNN. “Tiene que ser un poco desafiante, porque si no lo fuera, sería menos satisfactorio ganar”.

[NOTA DEL EDITOR: Todos los datos de los jugadores de Wordle fueron proporcionados en exclusiva a CNN por The New York Times y son exactos a fecha de 11 de marzo de 2024].

Leave A Reply

Your email address will not be published.