Exclusiva | Las fuerzas israelíes dispararon contra un convoy de alimentos en Gaza, revelan documentos de la ONU y análisis satelitales

35

(CNN) — Fuerzas israelíes dispararon el 5 de febrero contra un convoy de las Naciones Unidas que transportaba suministros vitales de alimentos en el centro de Gaza, antes de bloquear finalmente el avance de los camiones hacia el norte del territorio, donde los palestinos están al borde de la hambruna, según documentos compartidos en exclusiva por la ONU y análisis de la propia CNN.

CNN ha visto correspondencia entre la ONU y el Ejército de Israel que muestra que la ruta del convoy fue acordada por ambas partes antes del ataque. Según un informe interno de incidentes elaborado por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), la principal agencia de ayuda de la ONU en Gaza, que también vio CNN, el camión era uno de los 10 que formaban parte de un convoy estacionado en un punto de retención de las Fuerzas de Defensa de Israel cuando recibió los disparos.

Nadie del convoy resultó herido, pero gran parte de su contenido —principalmente harina de trigo, que se necesita desesperadamente para hacer pan— quedó destruido. El rastreo del ataque ofrece una ventana a los grandes retos a los que se enfrentan los esfuerzos humanitarios para hacer llegar la ayuda a los más de 2 millones de personas de Gaza —casi el 85% de los cuales son desplazados internos— en medio de los casi cinco meses de bombardeos israelíes sobre Gaza.

“Un convoy con alimentos se dirigía al norte de Gaza. Ese convoy, que se dirigía a lo que llamamos zonas intermedias, fue alcanzado. Uno de los camiones que transportaba suministros fue alcanzado por fuego naval israelí”, declaró a CNN Juliette Touma, portavoz de UNRWA.

Brooklyn Tech Support

Las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) no han respondido a las repetidas peticiones de CNN para comentar el ataque. Las IDF dijeron el 5 de febrero que estaban investigando el incidente.

publicidad

Se trata de uno de los múltiples incidentes en los que convoyes de ayuda, así como almacenes de asistencia, han sido atacados desde que comenzó la guerra de Israel contra Hamas.

Israel lanzó su bombardeo e invasión terrestre en Gaza tras el ataque terrorista de Hamas del 7 de octubre, en el que murieron al menos 1.200 personas y más de 250 fueron tomadas como rehenes. Más de 29.000 personas han muerto en los ataques israelíes contra la franja, según el Ministerio de Sanidad de Gaza.

Tras el ataque del 5 de febrero, la UNRWA decidió dejar de enviar convoyes al norte de Gaza. La última vez que la agencia pudo entregar alimentos al norte de Wadi Gaza —una franja de humedales que divide el enclave— fue el 23 de enero. La ONU calcula que 300.000 personas siguen viviendo en el norte de Gaza, con muy poca asistencia. Ya se ha detectado desnutrición aguda en el 16,2% de los niños de la zona, por encima del umbral considerado crítico, según la ONU.

El convoy, formado por 10 camiones de ayuda y dos vehículos blindados marcados con la insignia de la ONU, comenzó su viaje en las primeras horas del 5 de febrero. UNRWA dijo que los viajes se realizan a primera hora del día para evitar que el contenido de los camiones sea asaltado en ruta por aquellos desesperados por conseguir alimentos.

Partiendo desde el sur de Gaza, el convoy viajó por la carretera de Al Rashid, que sigue el borde costero de la franja. Desde enero, esta carretera es la principal ruta autorizada por el Ejército israelí para los convoyes humanitarios y las evacuaciones.

A las 4:15 a.m., el convoy llegó a un punto de retención designado por las IDF en Al Rashid Road, según el informe interno de incidentes de UNRWA, donde los camiones permanecieron parados durante más de una hora. A las 5:35 a.m. se escucharon disparos navales y el camión fue alcanzado, según el informe.

La agencia dijo que antes de salir a entregar la ayuda, se había coordinado de antemano con el Ejército israelí, acordando la ruta que tomaría como siempre lo hace.

La correspondencia por correo electrónico entre UNRWA y COGAT, la agencia militar israelí que supervisa las actividades en los territorios palestinos, que fiscaliza la ayuda humanitaria, también muestra un acuerdo para que el convoy tomara la carretera de Al Rashid.

“Compartimos con el Ejército israelí las coordenadas de los convoyes, y la ruta de ese convoy”, dijo Touma. “Sólo cuando el Ejército israelí nos da el visto bueno, la luz verde, UNRWA se mueve. No nos movemos sin esa coordinación”.

Dijo que el propósito de esta coordinación, llamada proceso de desescalada, es garantizar que los convoyes de ayuda no sean alcanzados.

“Gaza se ha convertido rápidamente en uno de los lugares más peligrosos para los trabajadores humanitarios”, afirmó Touma. “Es un entorno extremadamente complejo para operar. Muy a menudo nuestros equipos se ven obligados a entregar ayuda humanitaria bajo el fuego”.

Convoy Israel Gaza

Un camión de plataforma que transportaba alimentos, parte de un convoy de ayuda de la UNRWA que fue alcanzado por fuego israelí en ruta hacia el norte de Gaza el 5 de febrero de 2024. (Crédito: Thomas White/UNRWA vía X)

El director de UNRWA, Tom White, dijo que el convoy había sido alcanzado por disparos navales israelíes y compartió dos fotografías en X, antes Twitter, mostrando un camión de plataforma con un agujero donde había estado su carga, y cajas de suministros esparcidas por la carretera. El agujero estaba en el lado del camión que daba al mar, según la geolocalización de las imágenes realizada por CNN, lo que indicaba que había sido alcanzado por una munición disparada desde esa dirección.

CNN revisó imágenes de satélite tomadas dos horas después del incidente que muestran tres lanchas misileras israelíes a pocos kilómetros de la costa. Estos barcos han formado parte de un despliegue regular desde el comienzo de la guerra, que según las FDI tiene por objeto realizar labores de vigilancia y atacar Gaza desde el oeste. En diciembre, las FDI afirmaron que su armada había “atacado cientos de objetivos y prestado apoyo a los soldados sobre el terreno”.

“Es realmente difícil ver cómo esto podría ser un ataque legal”, dijo a CNN Janina Dill, codirectora del Instituto de Ética, Derecho y Conflictos Armados de la Universidad de Oxford, sobre el incidente del 5 de febrero. “Como mínimo, parecería una violación muy grave del derecho internacional humanitario. Si también es criminal entonces depende de cuestiones de intención, que es algo que necesita ser establecido en un tribunal de justicia”.

La asesora jurídica principal de UNRWA, Philippa Greer, dijo que estaba en el convoy cuando fue alcanzado y publicó en X para decir que el equipo tuvo “mucha suerte” de que nadie resultara herido.

Posteriormente, el convoy solicitó permiso para pasar por un puesto de control israelí que supervisa la entrada en el norte de Gaza, pero se le denegó la entrada.

COGAT, la agencia militar de Israel, afirma que se impide la entrada de artículos considerados “nocivos”.

“Israel facilita la entrada en Gaza de toda la ayuda humanitaria, con especial énfasis en los alimentos, tras un proceso de supervisión y control para garantizar que efectivamente los bienes transportados son ayuda humanitaria y no otros materiales perjudiciales para la seguridad de Israel”, declaró en un boletín el 14 de enero.

En una declaración a CNN, el Departamento de Estado de Estados Unidos calificó de “inaceptable” el ataque del 5 de febrero contra el convoy y afirmó que la ayuda humanitaria debe poder llegar a la población civil. “En todas las conversaciones que mantenemos con el Gobierno de Israel, planteamos la absoluta necesidad de que los trabajadores humanitarios puedan distribuir la ayuda de forma segura y de que los civiles puedan acceder a la ayuda, y de que Israel tome todas las precauciones posibles para proteger a los civiles”, declaró el portavoz.

La mitad de las solicitudes de misiones de ayuda de UNRWA al norte de Gaza han sido rechazadas desde principios de año, según la agencia. Los graves retrasos hacen que otros viajes permitidos ya no sean viables.

“Debido al nivel de desesperación en Gaza, la gente veía un convoy de ayuda, se acercaba al convoy de ayuda, agarraba las cosas del convoy de ayuda”, dijo Touma a CNN. “Para cuando conseguimos la aprobación, el convoy de ayuda está vacío”.

Otras rutas son intransitables debido a los escombros y cráteres, según muestran las imágenes de satélite revisadas por CNN. La carretera de Al Rashid fue alcanzada y quedó con un gran cráter apenas unas semanas antes de que fuera designada la principal ruta humanitaria por las IDF.

Al Rashid Road Gaza

Un gran cráter en Al Rashid Road, en el centro de Gaza, visible por primera vez en imágenes satelitales de diciembre pasado, se ve en una imagen tomada el 29 de enero de 2024. A pesar de la cráter, el ejército israelí designó la carretera costera como ruta principal para los convoyes humanitarios a partir del 4 de enero de 2024. (Crédito: Planet Labs PBC)

El Programa Mundial de Alimentos anunció en un comunicado este martes que también suspendería las misiones al norte de Gaza “hasta que se den las condiciones que permitan distribuciones seguras”. Esto se produjo después de que, al parecer, otro convoy fuera recibido con disparos en la ciudad de Gaza.

Retos para la distribución de la ayuda para desplazados palestinos

Las misiones de ayuda se complican aún más por otros factores, desde la inminente pérdida de fondos de la UNRWA hasta la inminente ofensiva militar israelí en Rafah y los informes de acoso a los trabajadores humanitarios.

UNRWA, la mayor agencia de ayuda sobre el terreno en Gaza, ha estado facilitando las tan necesarias entregas de ayuda a Gaza desde Israel y Egipto. Sus operaciones se han visto sometidas a presión tras las acusaciones surgidas a finales de enero por parte de los servicios de inteligencia israelíes de que 12 miembros del personal de la UNRWA estaban implicados en los atentados terroristas dirigidos por Hamas contra Israel el 7 de octubre.

La agencia rescindió sus contratos e inició una investigación. Sin embargo, la acusación llevó a varios Estados miembros de la ONU a retirar la financiación y, a 12 de febrero, la UNRWA había perdido el 72% de los US$ 1.200 millones que necesita para cubrir las misiones humanitarias hasta finales de marzo.

Rafah refugiados palestina

Personas con contenedores vacíos esperando que organizaciones benéficas distribuyan alimentos en Rafah el 25 de enero de 2024. (Crédito: Abed Zagout/Anadolu/Getty Images)

En medio de la escasez de fondos, las operaciones de ayuda en el sur se han vuelto cada vez más peligrosas. En las últimas semanas, Israel ha iniciado intensos bombardeos aéreos sobre Rafah, la zona más meridional de la franja a la que ha huido la mayoría de la población de Gaza, y ahora planea intensificar su operación terrestre, una medida que, según la ONG francesa Médicos Sin Fronteras, sería “catastrófica”.

Mientras tanto, ha habido informes de trabajadores humanitarios que han sido detenidos y maltratados por soldados de las IDF al pasar por estos puestos de control. Durante una misión de traslado de pacientes a principios de diciembre, un miembro de la Media Luna Roja Palestina (MLRP) que viajaba en un convoy de la Organización Mundial de la Salud fue detenido, según un informe de la ONU sobre el incidente.

“Dijo que lo acosaron, golpearon, amenazaron, despojaron de su ropa y le vendaron los ojos. Le ataron las manos a la espalda y le trataron de forma degradante y humillante. Una vez liberado, lo dejaron caminar hacia el sur con las manos aún atadas a la espalda y sin ropa ni zapatos”, dice el informe.

El trato dispensado por Israel a los trabajadores humanitarios y sus convoyes será objeto de un nuevo escrutinio cuando la Corte Internacional de Justicia (CIJ) celebre audiencias públicas entre el 19 y el 26 de febrero. El tribunal ordenó a finales de enero que Israel “debe tomar medidas inmediatas y efectivas” para facilitar el acceso de la ayuda humanitaria al territorio.

Craig Jones, profesor de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) que escribió un libro, “The War Lawyers”, en el que examina la legalidad de las anteriores operaciones de las FDI en Gaza, afirma que le parece poco probable que Israel haya cumplido los criterios de la CIJ.

“No creo que haya otra forma de interpretarlo que no sea una estrategia deliberada: para la gestión excesiva o la privación de ayuda en Gaza en primer lugar y luego en las partes específicas de Gaza donde la ayuda es más necesaria”, dijo Jones a CNN.

A medida que la ofensiva militar israelí sigue comprimiendo a la población de Gaza en fracciones cada vez más pequeñas de la franja, la situación humanitaria es cada vez más grave.

“Al igual que todo el mundo dice que no hay un lugar seguro”, explicó Jones. “Tampoco hay una ruta segura hacia Gaza para esta ayuda y para los trabajadores humanitarios que la transportan”.

— Gianluca Mezzofiore y Jennifer Hansler contribuyeron a este reportaje.

Leave A Reply

Your email address will not be published.