Trump ataca a Haley por ausencia de su marido, un militar en servicio en África

166

(CNN) — El expresidente Donald Trump aprovechó un mitin en Carolina del Sur el sábado para atacar a su rival Nikki Haley en su estado natal y para burlarse de la ausencia de su esposo, quien está desplegado en servicio militar en el extranjero.

“¿Dónde está su marido? Oh, él está lejos. … ¿Qué pasó con su marido? ¿Dónde está? Se ha ido”, dijo Trump en su mitin en Conway, su primera visita al estado este año.

Michael Haley está desplegado en África con la Guardia Nacional del Ejército de Carolina del Sur en apoyo del Comando de África de Estados Unidos, su segundo despliegue en servicio activo en el extranjero.

Nikki Haley respondió a los comentarios de Trump más tarde el sábado, diciendo: “Si te burlas del servicio de un veterano de combate, no mereces una licencia de conducir, y mucho menos ser presidente de Estados Unidos”.

Brooklyn Tech Support

“Donald, si tienes algo que decir, no lo digas a mis espaldas; súbete al escenario de un debate y dímelo en la cara”, le dijo a una multitud en Gilbert, Carolina del Sur.

En una acción poco común, Michael Haley respondió al expresidente y publicó un meme en Twitter que decía: “¿La diferencia entre humanos y animales? Los animales nunca permitirían que los más tontos lideraran la manada”, mientras menciona el relato de Trump en el pie de foto.

publicidad

En particular, la ex primera dama Melania Trump no ha acompañado a su marido en ningún evento público de campaña desde su anuncio presidencial en noviembre de 2022 y no ha aparecido junto a él en ninguna de sus comparecencias ante el tribunal.

Trump, tranquilo en la contienda republicana

Tras victorias abrumadoras en cuatro primeras contiendas por la nominación presidencial, Donald Trump se ha envalentonado más por su poder de permanencia como favorito del Partido Republicano. El expresidente y su campaña tienen más confianza que nunca en que conseguirá suficientes delegados a mediados de marzo para declararlo virtual candidato republicano frente a la exgobernadora de Carolina del Sur, Haley, meses antes de la convención nacional del Partido Republicano en julio, dijeron varios asesores de la campaña de Trump. CNN.

La escala de Trump en Carolina del Sur se produjo inmediatamente después de unos días de viaje muy ocupados. Apareció en Nevada el jueves para declarar la victoria en los caucus republicanos del estado antes de viajar a Pensilvania, donde se dirigió a una multitud amistosa en un foro de la Asociación Nacional del Rifle el viernes.

El jueves se produjeron varios acontecimientos positivos para Trump, incluido el regalo de nuevo material de campaña contra el presidente Joe Biden tras la publicación de un mordaz informe del fiscal especial. Si bien el informe no recomendó cargos contra Biden, incluyó lenguaje condenatorio sobre su mal manejo de documentos clasificados y planteó preocupaciones sobre su memoria y edad.

También el jueves, la Corte Suprema parecía dispuesta a ponerse del lado de Trump y desestimar un intento en Colorado de declararlo insurreccional y destituirlo de la boleta presidencial del estado.

Haley ha insistido en que planea permanecer en la contienda electoral hasta las primarias de su estado natal del 24 de febrero y más allá, animada por su perdurable destreza en la recaudación de fondos. Pero Trump y su equipo ven las primarias de Carolina del Sur como el lugar donde darán el golpe final a su última gran rival.

Esa confianza se debe en parte al éxito continuo de Trump en las encuestas internas y públicas, que consistentemente lo han mostrado con una ventaja asombrosa sobre Haley a nivel nacional y estatal.

Esa visión optimista de las elecciones primarias restantes de 2024 ha llevado a la campaña de Trump a adoptar un enfoque menos agresivo en las primarias de Carolina del Sur, especialmente en comparación con la intensidad de su juego terrestre y sus estrategias para conseguir el voto en los estados que nominaron anteriormente.

Y a diferencia de las semanas previas a las asambleas electorales de Iowa y las primarias de New Hampshire, cuando Trump y su campaña recorrieron implacablemente los estados e invirtieron millones en publicidad contra sus rivales, Trump ha tenido una agenda comparativamente más liviana en Carolina del Sur.

El evento de campaña del sábado en Conway, a unos 24 km de Myrtle Beach, fue la primera visita de Trump al estado en 77 días. Planea organizar varios eventos de campaña más en el estado antes de las primarias del 24 de febrero, pero su equipo ha tenido una actitud más relajada hacia la contienda a medida que centra cada vez más su atención en la inminente revancha de las elecciones generales con Biden.

Los asesores de Trump insisten en que eso no significa que dé por sentado Carolina del Sur.

“A fin de cuentas, no podemos dar por sentado ningún estado. Pero consideramos que esto es un negocio cerrado”, dijo a CNN un alto asesor de Trump, refiriéndose específicamente a Carolina del Sur.

Haley, contra el peso de Trump en su propio estado

Los esfuerzos de la campaña de Trump en Carolina del Sur este año también son sustancialmente más sofisticados que durante su carrera presidencial inicial en 2016, dicen sus asesores, gracias en gran parte al equipo que han construido bajo el liderazgo de la asesora principal Susie Wiles.

La campaña cuenta con personal distribuido en los 46 condados de Carolina del Sur, envió anuncios publicitarios promocionando la candidatura de Trump y desplegó a los principales legisladores estatales y sustitutos —incluido el gobernador Henry McMaster; el senador estadounidense Tim Scott, ex rival en la aspiración presidencial; y varios miembros importantes de la delegación del Congreso del estado— para atacar a Haley en su propio patio trasero.

“Nikki es persona non grata en este momento”, dijo a CNN Justin Evans, director de proyectos especiales de Trump en Carolina del Sur. “Nikki representa el tipo de republicanismo al que se opone Trump; toda el ala George Bush-Karl Rove del partido está encarnada en Nikki Haley y representado por Nikki Haley. Este es su último suspiro, y saben que si lo pierden, tendrán una tarea casi imposible de recuperar algún tipo de punto de apoyo no solo en esta elección, sino en el partido”.

Trump intensificó sus ataques contra Haley durante su discurso del sábado, calificándola de tener “muerte cerebral” y diciendo que pensaba que la exgobernadora de Carolina del Sur no pasaría una prueba cognitiva. Su afirmación se produjo horas después de que la campaña de Haley entregara pruebas de competencia mental durante su parada de campaña en Newberry, Carolina del Sur. Haley, de 52 años, ha cuestionado la aptitud mental de Trump y ha pedido que se realicen pruebas de competencia mental a cualquier político mayor de 75 años. Trump tiene 77 años y Biden 81.

“Los demócratas de izquierda radical quieren a Nikki Haley porque saben que es fácil de vencer”, dijo Trump el sábado mientras mostraba su ventaja en las encuestas.

Esos comentarios reflejan la visión más amplia de la campaña de Trump, que quiere que se convierta en el virtual candidato republicano lo antes posible. Según múltiples conversaciones con los asesores de Trump, están ansiosos por utilizar todo el peso de la infraestructura republicana, incluida la del Comité Nacional Republicano, para comenzar a girar seriamente hacia una lucha electoral general contra Biden.

Haley, por su parte, no parece afectada por la presión. Un día después de perder ante “ninguno de estos candidatos” en las primarias no vinculantes de Nevada el martes, realizó una recaudación de fondos y un mitin en California, uno de varios estados del llamdo supermartes en los que planea competir el próximo mes, instando a los votantes a seguirla.

Tanto en conversaciones públicas como privadas, Haley ha insistido en que no tiene planes de abandonar la carrera en el corto plazo y dice que está comprometida a competir contra Trump hasta el supermartes el 5 de marzo.

La exgobernadora de Carolina del Sur también ha intensificado sus ataques contra Trump en las últimas semanas, atacando su aptitud mental y agrupándolo junto con Biden como uno de los dos “viejos gruñones”.

Biden critica a Trump por burlarse del marido de Haley

El presidente Joe Biden criticó al expresidente Donald Trump por burlarse de la ausencia del esposo de Nikki Haley, quien está desplegado en el extranjero, diciendo que Trump “no sabría servir a su país si lo abofetearan”.

“La respuesta es que el mayor Haley está en el extranjero, sirviendo a su país en este momento”, dijo Biden en X. “Sabemos que piensa que nuestros militares son ‘tontos’, pero este tipo no reconocería el servicio a su país si eso lo abofeteara en la cara.”

Con información de Ebony Davis y Arlette Saenz de CNN

Leave A Reply

Your email address will not be published.