Caspar David Friedrich: Reverenciado por Hitler, este pintor cayó en desgracia. Ahora el mundo del arte vuelve a poner los ojos en él

15

Nota del editor: este artículo fue publicado originalmente por The Art Newspaper, socio editorial de CNN Style.

(CNN) — Cuando Caspar David Friedrich murió en la pobreza en 1840, el mundo del arte contemporáneo casi lo olvidó. A medida que se acerca su cumpleaños número 250, su reputación está alcanzando nuevas alturas, y es probable que el año del aniversario la impulse a la estratosfera.

Este año están previstas tres grandes exposiciones en Alemania. La Kunsthalle de Hamburgo llegó pronto; en diciembre se inauguró su exposición dedicada al artista romántico alemán, centrándose en su nueva visión de la relación del hombre con la naturaleza y presentando su obra más conocida: “El caminante sobre el mar de niebla” (de alrededor de 1817). La Alte Nationalgalerie de Berlín inaugura su exposición el 19 de abril, y en agosto lo seguirán el Albertinum y el Kupferstich-Kabinett de Dresde. También están previstas exposiciones en ciudades más pequeñas como Weimar y Greifswald, la ciudad natal de Friedrich en el extremo noreste del país.

Caspar David Friedrich

Obra de Caspar David Friedrich “Hombre y mujer contemplando la luna”. (Crédito: Staatliche Museen zu Berlin)

La exposición de Berlín, “Caspar David Friedrich: Paisajes infinitos”, examinará el papel de la Nationalgalerie en el redescubrimiento del artista a principios del siglo XX. Durante su vida, Berlín fue fundamental para el éxito de Friedrich, más que Dresde, donde vivió durante 40 años, según Birgit Verwiebe, estudiosa de Friedrich y curadora de la exposición de Berlín.

El romántico en el trono

Los paisajes de Friedrich se exhibieron muchas veces en la Academia de Berlín entre 1810 y 1834 y fueron admirados por el poeta romántico Clemens Brentano, el dramaturgo Heinrich von Kleist y, lo más importante, por el príncipe heredero, que más tarde se convirtió en Federico Guillermo IV y era conocido como el “romanticista en el trono”. Convenció a su padre, Federico Guillermo III, para que comprara varias obras importantes de Friedrich a principios del siglo XIX, entre ellas “El monje junto al mar”, una panorámica de la playa y el océano con una diminuta figura oscura en el centro frente al olas blancas inclinadas, y “La abadía en Oakwood”, que representa una ruina gótica rodeada de lápidas y árboles desnudos retorcidos.

publicidad

Gracias a las compras reales, Berlín tiene una de las colecciones de obras de Friedrich más importantes del mundo. Desde Berlín conquistó Rusia; Carlota, la hermana del príncipe heredero, que también era una ferviente admiradora, se convirtió más tarde en emperatriz consorte de Rusia cuando su marido fue coronado zar Nicolás I en 1825. Convenció al zar para que comprara las obras de Federico, y nueve pinturas permanecen en el Hermitage de San Petersburgo.

Friedrich

Quizás la obra más conocida de Friedrich, el óleo “El caminante sobre el mar de niebla”, se exhibe actualmente en la Kunsthalle de Hamburgo. (Crédito: SHK/Hamburger Kunsthalle/bpk)

Los museos alemanes ya estaban discutiendo sobre préstamos de Rusia antes de febrero de 2020, dice Verwiebe. Pero desde la invasión de Ucrania, tras la cual los museos internacionales rompieron sus vínculos con Rusia, esto quedó fuera de discusión.

A principios del siglo XX, Friedrich había caído en el olvido. Pero la exposición de 1906 de arte alemán de 1775 a 1875 en la Nationalgalerie mostró 93 de sus obras: la exposición más completa del arte de Friedrich que jamás haya existido. Eso marcó el comienzo de una lenta reactivación del interés que aún está ganando ritmo.

“Durante mucho tiempo, Friedrich fue un privilegiado”, dice Verwiebe. Después de la Segunda Guerra Mundial, su reputación se vio empañada por la asociación con los nazis: a Hitler le encantaba la pintura romántica alemana y Friedrich era uno de sus artistas favoritos. Los estudiosos y los museos se mantuvieron alejados de Friedrich en los años de la posguerra.

Friedrich

“El monje junto al mar” de Friedrich, que fue pintada entre 1808 y 1810 en Dresde, Alemania. (Crédito: Staatliche Museen zu Berlin)

Fue necesario un par de décadas para que el tabú desapareciera. En 1972, la Tate de Londres organizó una gran exposición que contribuyó en gran medida al renombre internacional de Friedrich. En 1974, se formaron largas colas para asistir a una exposición de Friedrich en la Hamburger Kunsthalle que conmemoraba su 200 cumpleaños.

Influencias contemporáneas

Friedrich continúa fascinando a los artistas contemporáneos, quizás más notablemente Gerhard Richter, quien se inspiró en la pintura de Friedrich de 1823-24 “El mar de hielo” para visitar Groenlandia en 1972. La exposición de Hamburgo explorará la influencia moderna de Friedrich a través de obras de artistas vivos como Julian Charrière, Olafur Eliasson, Ulrike Rosenbach y Kehinde Wiley.

A nivel internacional, la reputación del artista sigue creciendo, según Verwiebe. “Hubo un desarrollo gradual en el siglo XXI que todavía está ganando fuerza”, afirmó. El año pasado una exposición en el Kunstmuseum de Winterthur fue tan popular que el museo tuvo que advertir a los visitantes en su página web sobre los tiempos de espera para entrar.

“El mar de hielo” de Friedrich representa un naufragio en el Ártico. (Crédito: Hamburger Kunsthalle/bpk)

“Los suizos recién ahora lo conocen”, dice Grummt. “La gente vino una y otra vez (al desfile de Winterthur) y quedó fascinada. Todo el mundo ve algo en su trabajo y siente que le habla personalmente”.

Después de las exposiciones alemanas de este año, en 2025 el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York presentará la primera gran exposición individual de Friedrich en Estados Unidos. “Caspar David Friedrich: El alma de la naturaleza” seguramente le conquistará nuevas audiencias. Pero también puede hacer que las futuras exposiciones sean más escasas si los museos con fondos de Friedrich se vuelven cada vez más reacios a desprenderse de sus atracciones y los costos de seguro para pinturas tan valiosas se vuelven prohibitivos para los museos más pequeños.

Lee más historias de The Art Newspaper aquí.

Leave A Reply

Your email address will not be published.