Acuerdo sobre inmigración del Senado está “totalmente muerto”, advirtió el presidente de la Cámara a congresistas republicanos

28

(CNN) —  El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, dijo en privado a los republicanos de la Cámara de Representantes que el acuerdo bipartidista de inmigración del Senado “no puede continuar”, según los legisladores que asistieron a una reunión a puerta cerrada el martes, el último golpe a un importante paquete de seguridad nacional destinado a desbloquear la ayuda crítica a Ucrania, mientras el expresidente Donald Trump insta a los republicanos a ponerle fin.

Al salir de la reunión de su conferencia, los republicanos de la Cámara dijeron que Johnson dejó claro que el acuerdo de inmigración está “totalmente muerto”.

“Acabo de escuchar al presidente Johnson diciendo que está totalmente muerto, que es lo que quería escuchar”, dijo a CNN la representante Marjorie Taylor Greene, de Georgia. “De hecho, lo dijo así de claro: ‘No sé por qué la gente sigue preguntándome por ello’, porque tal y como está ahora mismo, no hay manera de avanzar”.

El representante Roger Williams, de Texas, añadió que Johnson “dijo que no va a ninguna parte”.

Brooklyn Tech Support

La advertencia del Partido Republicano de la Cámara al Senado se produce cuando Trump ha pedido al Congreso que bloquee el acuerdo fronterizo mientras despotrica contra el caos en la frontera en su lucha por la Casa Blanca.

Los demócratas e incluso algunos republicanos creen que Trump simplemente intenta preservar un potente tema de campaña y negar al presidente Joe Biden un logro legislativo haciendo descarrilar un acuerdo alcanzado por uno de los senadores más conservadores, James Lankford, de Oklahoma.

publicidad

En una conferencia de prensa más tarde el martes, Johnson negó haber presionado para matar el acuerdo fronterizo del Senado con el fin de ayudar a Trump en la campaña electoral, pero el presidente de la Cámara dijo que había hablado con Trump “largo y tendido”.

“No, Manu, eso es absurdo”, dijo Johnson a CNN. “He hablado con el expresidente Trump sobre este tema largo y tendido y él entiende que tenemos una responsabilidad que hacer aquí”.

Johnson añadió: “El presidente, por supuesto, el presidente Trump, quiere asegurar el país. El presidente Trump es el que habló de seguridad fronteriza antes que nadie. Se postuló, como recuerdan, para construir el muro. ¿Por qué? Porque vio venir esta catástrofe. Sabía que si no conseguíamos controlarlo, estaríamos en esta situación”.

Los ataques al acuerdo del Senado se han intensificado por parte de los republicanos de la Cámara de Representantes y de Trump ahora que los negociadores tienen un acuerdo entre manos, aunque el texto final de un acuerdo aún no se ha hecho público. La presión del Partido Republicano de la Cámara de Representantes para acabar con el acuerdo pone en peligro la ayuda a Ucrania en un momento clave de su lucha contra Rusia y subraya el fuerte control de Trump sobre la conferencia, así como la marcada división entre los republicanos de la Cámara de Representantes y del Senado.

Los negociadores del Senado han acordado facultar a Estados Unidos para restringir significativamente los cruces ilegales de migrantes en la frontera sur, según fuentes familiarizadas con el asunto, una medida destinada a poner fin a la oleada de migrantes que ha desbordado a las autoridades federales en los últimos meses.

Biden dijo en un comunicado el viernes que el acuerdo en el que han trabajado los negociadores del Senado es a la vez duro y justo.

“Lo que se ha negociado sería, si se aprueba como ley, el conjunto de reformas más duras y justas para asegurar la frontera que jamás hayamos tenido en nuestro país”, dijo. “Me daría, como presidente, una nueva autoridad de emergencia para cerrar la frontera cuando se vea desbordada. Y si se me da esa autoridad, la usaría el día que firme el proyecto de ley”.

Pero los republicanos de la Cámara de Representantes han descartado el acuerdo, insistiendo en que cualquier legislación de seguridad fronteriza debe reflejar fielmente la HR 2, un proyecto de ley de inmigración conservador de línea dura que está muerto a su llegada al Senado, controlado por los demócratas. Trump, por su parte, ha argumentado que los republicanos no deben aceptar ningún tipo de compromiso y dijo el lunes que un proyecto de ley no es necesario.

Los ataques de los republicanos de la Cámara de Representantes y de Trump han establecido un gran contraste con el Senado, donde Lankford ha sido uno de los negociadores clave que han trabajado para conseguir un acuerdo y el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, ha subrayado repetidamente la importancia de seguir ayudando a Ucrania en su guerra contra Rusia.

Altos cargos republicanos de la Cámara de Representantes atacaron el martes el compromiso migratorio del Senado, a pesar de no contar con el texto definitivo, y prometieron que no será aprobado por la Cámara.

El presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, Jim Jordan, dijo a CNN: “No lo he visto, pero basándome en lo que he oído, creo que es un fracaso”.

Y añadió: “Todo el mundo sabe que la frontera no es segura e incluso los alcaldes demócratas lo saben. Así que ¿por qué no decimos simplemente ‘alto, tiempo fuera, no más, no entran más migrantes’? Se puede hacer alguna excepción si alguien necesita una operación especial o algo así. Aparte de eso, basta ya”.

El acuerdo del Senado aceleraría el proceso de asilo para estudiar los casos en un plazo de seis meses, en comparación con el sistema actual, según el cual los solicitantes de asilo pueden tardar hasta 10 años.

También se concedería al Departamento de Seguridad Nacional una nueva autoridad de emergencia para cerrar la frontera si la media diaria de cruces de inmigrantes alcanza los 4.000 en una semana. Si la media diaria de cruces de migrantes supera los 5.000 en una semana determinada, el Departamento de Seguridad Nacional estaría obligado a cerrar la frontera a los migrantes que crucen ilegalmente y no entren por los puertos de entrada. A algunos migrantes se les permitiría quedarse si demuestran que huyen de la tortura o la persecución en sus países.

El representante republicano Byron Donalds, de Florida, calificó el acuerdo de “basura” y atacó a los senadores por considerarlo.

“Es un acuerdo torpe que no tiene sentido en el mundo real. Esa es mi postura”, dijo. “Si el mayor compromiso que se puede conseguir en el Senado de Estados Unidos es el de 5.000 entradas diarias, entonces necesitamos nuevos senadores de Estados Unidos en todos los ámbitos. Lo que están planteando allí es una locura”.

Otros miembros más moderados de la Cámara también echaron agua fría al asunto.

El representante republicano Dusty Johnson, de Dakota del Sur, añadió que “la frontera es un desastre absoluto y no deberíamos buscar medidas a medias”.

— Kristin Wilson y Haley Talbot de CNN contribuyeron con este reportaje.

Leave A Reply

Your email address will not be published.