Febrero, con aumentos: en servicios varios y ¿transporte?

43
Febrero, con aumentos: en servicios varios y ¿transporte?

El aumento del boleto de colectivo, por ahora suspendido por la Justicia

Los bolsillos de los argentinos volverán a sufrir en febrero, cuando se concreten nuevos aumentos en las cuotas de la medicina prepaga, alquileres y servicios como gas, telefonía, internet y televisión por cable. En tanto, es una incógnita lo que pasará con la suba en el transporte público, pautada para el mes próximo, pero frenada por un fallo judicial.

La catarata de incrementos, que sin dudas ejercerá mayor presión sobre la inflación, forma parte del plan del Gobierno para desregular la economía y llegar al déficit cero a través de la quita progresiva de los subsidios. Parte fundamental de esa política aparece en el megadecreto de necesidad y urgencia (DNU) que el presidente, Javier Milei, firmó a fines del año pasado y que, entre otras cuestiones, eliminó el congelamiento de precios que regía sobre las cuotas de la medicina prepaga. Apenas conocida esa decisión, las empresas comenzaron a aplicar aumentos e informaron que los mismos continuarán durante febrero. A tal punto que se esperan para el segundo mes del año incrementos de entre 27% y 29% promedio. Y las subas podrían prolongarse durante los próximos meses. Pues, según el DNU vigente, las empresas ya no tienen que esperar la autorización del Gobierno para aplicar nuevos aumentos ni tienen que ajustarse a ningún tope.

Alquileres

Más allá de que el DNU presidencial derogó la Ley de Alquileres, los contratos en curso deben respetarse hasta su fecha de vencimiento. Esto significa que mientras el acuerdo esté vigente, todos los términos y condiciones se aplicarán hasta el momento de su finalización.

En ese sentido, aquellos que alquilaron bajo la ley derogada tendrán que afrontar subas cercanas al 147,1% anual en los valores a pagar. Por lo que febrero podría anotar otro récord para el Índice de Contratos de Locación (ICL) que realiza el Banco Central sobre la base de la inflación y los salarios.

Esta fórmula se aplica únicamente a los alquileres iniciados entre el 1° de julio de 2020 y el 17 de octubre de 2023, previo a la sanción de la nueva Ley de Alquileres con ajustes semestrales a través del índice Casa Propia.

Gas y nafta

Siempre en línea con su política de ajuste fiscal y recorte del gasto público, el Gobierno avanzará con una quita de subsidios que desde el mes que viene también impactará con aumentos en las boletas de gas y que, según especialistas, podría llegar hasta el 700%. Algo similar podría ocurrir con las tarifas de luz.

Por otro lado, el 1° de febrero termina el congelamiento del impuesto a los combustibles decretado por el gobierno de Alberto Fernández. Eso podría implicar una suba extra en los surtidores de al menos $70 por litro o 25% directo al público.

Telefonía, internet y cable

Los usuarios de telefonía, internet y cable también deben prepararse para nuevas subas que, según el servicio y la operadora, podrían superar el 25%.

Impuesto inmobiliario

Por su parte, los contribuyentes de la Provincia empezarán a recibir el mes que viene las boletas con los nuevos valores para los bienes inmobiliarios, urbano edificado y tierra rural. En este caso, los aumentos oscilarán entre el 140% y el 200%, dependiendo de la tasación patrimonial. También vence a mediados del mes, con subas promedios del 150%, la tasa muncipal local.

Trenes, colectivos y una duda

Otro de los objetivos del Gobierno nacional pasa por aplicar un fuerte ajuste en los boletos de trenes y colectivos. Si bien esa decisión por ahora está frenada por un fallo de la Justicia, la intención es que a partir del 1º de febrero el mínimo del colectivo pase de los actuales $76,92 a $270. La tarifa que le sigue (de 3 a 6 kilómetros) se incrementará de $85,96 a $300,78, y la siguiente, de seis a doce kilómetros, llegará a $323,95, frente a los $92,29 actuales. Las dos más caras (de 12 a 27 kilómetros y de más de 27km) costarán entre 347 y 370 pesos, respectivamente. La novedad, además, es que será más caro viajar para quienes paguen con la tarjeta SUBE sin nominalizar, es decir, que usen la de un tercero o que no hayan registrado la suya a su nombre. Para estos casos, la tarifa propuesta parte de los $430 para el tramo más corto y llega a los $589,54 para el más largo.

De avanzar este incremento, el pasaje mínimo de tren (en todas las líneas) pasaría a costar $130, mientras que la sección dos saltaría a $169 y el boleto más caro llegaría a $208.

En este caso, el uso de tarjetas SUBE sin registrar implicará pagar el doble de la tarifa.

Leave A Reply

Your email address will not be published.