Atacaron a “La Gioconda” y deberán pagar una multa

12

Las dos activistas francesas pertenecientes al colectivo Riposte Alimentaire que arrojaron ayer sopa sobre “La Gioconda”, la obra maestra de Leonardo da Vinci expuesta en el Museo del Louvre, deberán concretar una “contribución ciudadana”, según dictaminó la Justicia francesa, que en su fallo tuvo en cuenta que el lienzo no sufrió daños por estar revestido de un cristal.

Las dos integrantes del colectivo Riposte Alimentaire (Respuesta alimentaria), que permanecieron en custodia policial desde el domingo, se apersonaron hoy ante un delegado del fiscal “con vistas a una contribución ciudadanía”, como una alternativa al procesamiento, según indicó la fiscalía de París.

Según el sistema francés, hacer una donación de este tipo es una alternativa al procesamiento. El monto lo determinan los fiscales hasta un máximo de 3.000 euros.

El domingo, las mujeres rociaron con sopa de calabaza a “La Gioconda”, considerado el lienzo más famoso del mundo. La obra no se vio perjudicada gracias al cristal que la recubre. El líquido habría sido escondido previamente en un termo de café, que pasó desapercibido frente a las autoridades.

Esta intervención se realizó en el marco de una campaña del colectivo que apunta a “provocar un cambio radical de la sociedad en materia climática y social”. La finalidad de su acción fue defender “el derecho a una alimentación sana y sostenible” y denunciar un “sistema agrícola enfermo”.

Brooklyn Tech Support

Tras el hecho, las dos ecologistas fueron detenidas por violar las normas de entrada y permanencia como el hecho de cruzar la zona de seguridad delante del cuadro, según explicó la fiscalía parisina. Este delito está penado con 1.500 euros (1.620 dólares) de multa.

Desde el 2005, la “Mona Lisa” se exhibe detrás de un cristal protector que la salvó de varios actos de vandalismo. En 2009, una mujer rusa, enfurecida por la denegación de su solicitud de ciudadanía francesa, le arrojó una taza de cerámica comprada en la tienda del Louvre. Otro caso fue en mayo de 2022 cuando la obra fue blanco de una torta de crema.

Previo a este recubrimiento, el cuadro sufrió numerosos ataques. Entre ellos, en 1956, un hombre lanzó ácido al cuadro dañando la parte inferior del mismo y a finales de ese mismo año, un pintor procedente de Bolivia, llamado Ugo Ungaza Villegas, tiró una piedra contra el óleo, lo que también provocó un ligero daño.

En los últimos meses, diversos activistas realizaron acciones contra obras de varios museos de todo el mundo. En octubre de 2022, dos jóvenes con camisetas de “Just Stop Oil” rociaron sopa de tomate sobre los “Girasoles” de Van Gogh, también protegido por un cristal, la National Gallery de Londres.

Leave A Reply

Your email address will not be published.