Bruselas descongela 10.200M a Hungría justo antes de la cumbre que Orbán amenaza bloquear

27

La Unión Europea se enfrenta este jueves y viernes a una de esa cumbre que ya se sabe que serán difíciles y largas de antemano. Los Veintisiete tienen que tomar una decisión sobre la revisión del presupuesto europeo que permitiría enviar 50.000 millones de euros a Ucrania, y también dar luz verde a la apertura de negociaciones de adhesión con Kiev. Pero esas dos decisiones se encuentran bloqueadas por Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, un país a la Comisión Europea mantiene por el momento congelados fondos europeos debido a la situación del estado de derecho.

Pero el Ejecutivo comunitario ha dado este jueves un primer paso para cambiar esa situación. Tras confirmar la aprobación en el parlamento húngaro de una reforma judicial esperada por Bruselas, la Comisión Europea ha procedido a descongelar 10.200 millones de euros que mantenía bloqueados porque Budapest todavía no había cumplido con los llamados horizontal enabling conditions (o condiciones horizontales habilitantes) necesarios para recibir los fondos de cohesión, de los cuales Budapest estaría recibiendo menos de la mitad de los que siguen bloqueados.

Fuentes comunitarias aseguran que estos fondos nada tienen que ver con el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), el conocido como Fondo de Recuperación, del que Hungría todavía no ha obtenido fondos y para lo que tendrá que completar primero una serie de “superhitos” que reviertan el deterioro del Estado de derecho en el país. Tras este desbloqueo quedan todavía miles de millones de euros congelados en distintas partidas, quedando así bloqueados por el momento unos 10.000 millones de euros del MRR y casi 12.000 millones de los fondos de cohesión, con una parte de ellos inmovilizados utilizando el mecanismo de condicionalidad y que se mantendrán congelados.

“Tras una evaluación exhaustiva y varios intercambios con el Gobierno húngaro, la Comisión considera que Hungría ha adoptado las medidas que se comprometió a adoptar para que la Comisión considere que se cumplen las condiciones horizontales habilitantes de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE en lo que respecta a independencia judicial. Esto significa que parte de la financiación de la política de cohesión ya no estaría bloqueada y, por tanto, Hungría podría empezar a reclamar reembolsos de hasta unos 10.200 millones de euros”, ha señalado la Comisión Europea en un comunicado.

Balasz Orbán, un asesor del primer ministro con el que no tiene relación familiar, señaló en una entrevista este martes con la agencia Bloomberg que Budapest estaría dispuesta a desbloquear la financiación a Ucrania con la revisión del Marco Financiero Plurianual (MFP) durante la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de este jueves y viernes en Bruselas si la Comisión Europea permitía al Gobierno húngaro acceder a los cerca de 32.000 millones de euros que el Ejecutivo comunitario mantenía congelados, a los que hay que restar ahora un tercio de ellos a los que Budapest podrá empezar a acceder.

Aunque la Comisión Europea asegura que estos 10.000 millones de euros a Hungría no son una cesión al chantaje planteado por Orbán, en el Parlamento Europeo, donde siempre piden a Bruselas que mantenga la mano dura en materia de estado de derecho, consideran que es eso precisamente lo que está ocurriendo y de hecho todos los grandes partidos políticos de la Eurocámara han enviado una carta a Ursula von der Leyen, presidenta del Ejecutivo comunitario. Fuentes diplomáticas explican que “aparentemente los húngaros han cumplido con lo que debían, y así funciona: cumples y entonces se levantan las barreras y se puede entregar el dinero”. “Si hay alguien controlando los tiempos es Hungría”, añaden las fuentes, que aseguran que en el momento en el que el Gobierno húngaro cumpla con todo los requisitos podrá empezar a acceder a esos fondos y a todos los demás. La misma fuente señala que si Budapest mantiene el bloqueo a los 50.000 millones de euros para Ucrania, existen “planes B” para hacer que ese dinero llegue a Kiev por otras vías.

“Es pura coincidencia que coincidan exactamente en el mismo momento”, defendió este martes Vera Jourová, vicepresidenta de la Comisión Europea, al ser preguntada por el momento en el que la Comisión ha decidido desbloquear estos fondos. “Hemos recibido garantías suficientes para decir que en Hungría se reforzará la independencia del poder judicial. Sin embargo, la decisión de hoy no es el final del proceso. Continuaremos monitoreando atentamente la situación y reaccionaremos lo antes posible en caso de que se produzca algún retroceso”, ha señalado por su parte este miércoles Didier Reynders, comisario de Justicia.

Lo que no libera

La Comisión Europea explica que, sin embargo, Hungría no ha hecho los cambios necesarios para que se puedan desbloquear los fondos que se mantienen congelados por el mecanismo de condicionalidad acordado por los líderes europeos en 2020 y que permite inmovilizar fondos a países en los que exista un riesgo para los intereses financieros de la Unión. En otras palabras, Estados miembros cuyos sistemas judiciales no puedan garantizar que un posible uso fraudulento de los fondos europeos, que están financiados por todos los países, sea juzgado y el dinero recuperado.

En concreto, en diciembre de 2022 la Comisión Europea propuso congelar algo menos de 6.300 millones de euros por dudas en áreas como “contratación pública, acciones judiciales, conflictos de intereses, lucha contra la corrupción y fideicomisos de interés público”. Este dinero se mantendrá por el momento congelado, según ha explicado el Ejecutivo comunitario. Por último están los fondos del MRR. Hungría y Bruselas acordaron los 27 “superhitos” que deben cumplirse, cuatro de ellos vinculados con la independencia judicial y que se han visto resueltos al cumplir Budapest con las condiciones horizontales habilitantes que ahora le darán acceso a los fondos de cohesión. Sin embargo, explica la Comisión Europea, el Gobierno húngaro no ha hecho avances en los otros 21 “superhitos” pendientes.

La Unión Europea se enfrenta este jueves y viernes a una de esa cumbre que ya se sabe que serán difíciles y largas de antemano. Los Veintisiete tienen que tomar una decisión sobre la revisión del presupuesto europeo que permitiría enviar 50.000 millones de euros a Ucrania, y también dar luz verde a la apertura de negociaciones de adhesión con Kiev. Pero esas dos decisiones se encuentran bloqueadas por Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, un país a la Comisión Europea mantiene por el momento congelados fondos europeos debido a la situación del estado de derecho.

Leave A Reply

Your email address will not be published.