Una colección de Zara desata la ira en el mundo árabe porque la acusan de inspirarse en Gaza

23

Zara, la más conocida de las marcas de Inditex, se ha sumado, el pasado fin de semana, a la lista de empresas que decenas de miles de usuarios de las redes sociales en el mundo islámico instan a boicotear desde que empezó la invasión israelí de Gaza.

En esa lista abundan las compañías estadounidenses (McDonald’s, KFC, Starbucks), aunque también hay alguna que otra británica, francesa y sueca. A todas las acusan de apoyar a Israel en su “agresión” contra los palestinos. El boicot funciona, a juzgar por lo vacíos que están sus establecimientos, por ejemplo, en Marruecos. Algunos de ellos han cerrado por falta de clientes.

A la cadena de moda española con sede en Arteixo (A Coruña) no se le reprocha en las redes sociales respaldar a Israel, sino mofarse del sufrimiento del pueblo palestino. Lo hacen particulares, pero también artistas y algunos de los numerosos medios de comunicación que el domingo recogieron en sus portadas la campaña instigando al boicot.

La cadena lanzó el viernes en redes sociales, sobre todo en Instagram, y en los escaparates de algunas de sus tiendas, Zara Atelier Colección 04_The Jacket, cuya protagonista es la supermodelo estadounidense Kristen McMenamy, de 58 años. Algunas revistas de moda amplificaron el lanzamiento. Se trata de “una colección de edición limitada de la casa que celebra nuestro compromiso con la artesanía y la pasión por la expresión artística”, reza el texto de presentación.

En las fotos puestas en circulación se ve a McMenamy en un decorado de ruinas con personajes inmóviles cubiertos de polvo o estatuas envueltas en plásticos o telas blancas. En la más controvertida de todas, la modelo carga sobre su hombro una estatua cubierta de blanco que, según los internautas musulmanes, daría la impresión de estar envuelta en un sudario.

A ojos de numerosos internautas, estas instantáneas parecían “ser cadáveres envueltos en bolsas blancas, que recuerdan el atuendo funerario tradicional musulmán”, en el que los muertos son envueltos en sábanas blancas, el color del luto en el islam. A eso se añaden el polvo y los escombros del decorado, que recuerdan a Gaza. “El premio a la marca más insensible del año es para Zara”, escribió otro usuario de la red X.

Una de las imágenes compartidas por un tuitero.

Junto a esos comentarios relativamente benévolos, hay una avalancha de improperios dedicados a Zara. “Utilizar la muerte y la destrucción como telón de fondo de la moda es más que siniestro, es complicidad”, se puede leer en un mensaje. “Nuestro sufrimiento no es vuestra estética; nuestros niños moribundos no son vuestra fuente de inspiración. ¡Tened un poco de vergüenza!”, recalca otro internauta. En Gaza, los muertos superan los 17.000, según Hamás, una cifra a la que EEUU otorga credibilidad.

A la campaña se han sumado un puñado, por ahora pequeño, de artistas árabes, empezando por el palestino Hazem Harb, residente en Italia. “Hay una depravación real siniestra en la mente del comercial que produjo esos anuncios”, escribió en Instagram. “¡Es imposible que no sea intencionado!”.

A esa tesis se apuntó el diario The Express Tribune, de Karachi, que tituló: “No es un descuido”. “¿Se burló Zara de las víctimas de Gaza?”, se preguntaba en un titular de su web la cadena de televisión emiratí Al Arabiya, que emite desde Dubái. “Zara reproduce la destrucción de Gaza para vender moda“, denunció, por su parte, Ali Bawaba desde Ammán. Hasta publicaciones económicas, como la tunecina Business News, se hacen eco de la “ola de ira, asco e indignación” que recorre el mundo árabe.

Inditex lo niega

Dos días después de que se desatara esta campaña, que arrancó con fuerza el sábado, Inditex ha manifestado que las fotos se tomaron en septiembre en casa de un escultor, por lo que es imposible que tengan nada que ver con la crisis de Gaza, que comenzó a principios de octubre con los atentados perpetrados por Hamás. Las estatuas son moldes utilizados por el escultor y por eso se transportan envueltos en telas blancas. La empresa ha hecho llegar el mensaje a través de sus franquiciados en los países árabes donde opera, insistiendo en que no hay ninguna intencionalidad en la campaña.

El domingo se suprimió la foto de la modelo cargando con la estatua envuelta en una tela blanca, pero circulan muchas capturas y se mantiene en las webs de las revistas de moda. Este tipo de campañas publicitarias se planean con meses de antelación. “Inditex podía reconocer que la puso en marcha en un momento inoportuno, que comprende que hiera la sensibilidad de muchas personas y pedir disculpas”, opina un diplomático español destinado en una capital de Oriente Próximo.

Algunos medios de comunicación recuerdan que, ya en octubre de 2022, algunos palestinos lanzaron en las redes consignas de boicot contra Zara porque Joey Schwebel, el empresario que lleva sus franquicias en Israel, se declaró dispuesto a apoyar en las elecciones a Fuerzas Judías, el partido ultranacionalista encabezado por Itamar Ben Gvir.

En el Gobierno de Benjamín Netanyahu, es ministro de Seguridad Nacional y ha tachado de “error histórico” el intercambio de rehenes en manos de Hamás en Gaza por presos palestinos. Esa campaña del año pasado apenas tuvo entonces eco.

Zara, la más conocida de las marcas de Inditex, se ha sumado, el pasado fin de semana, a la lista de empresas que decenas de miles de usuarios de las redes sociales en el mundo islámico instan a boicotear desde que empezó la invasión israelí de Gaza.

Leave A Reply

Your email address will not be published.