Se enamoraron en lados opuestos del mundo y ahora planean su boda

26

(CNN) — Cuando Denise Sung crecía en Taiwán, soñaba con conocer a un hombre llamado Sebastian.

Todo empezó cuando leyó la obra de William Shakespeare “Twelfth Night” (Noche de reyes), una comedia romántica en la que uno de los protagonistas se llama Sebastián. La joven Denise se dejó llevar por la historia de Shakespeare sobre naufragios, identidades equivocadas y romance, y la obra se quedó con ella, pero sobre todo fue por el nombre de Sebastian.

“Pensé: ‘Sebastian es un nombre tan hermoso'”, cuenta Denise a CNN Travel. “Me enamoré de ese nombre”.

En ese momento, Denise nunca había conocido a nadie llamado Sebastian. Y luego pasó toda su adolescencia y la mitad de sus 20 sin encontrar el nombre en la vida real.

Brooklyn Tech Support

Hasta que, a los 26 años, Denise Sung conoció a Sebastian Fuchs.

publicidad

Denise había pasado su vida adulta viviendo en todo el mundo, saltando de Taiwán a Estados Unidos, de Australia a China. El resultado fueron amigos cercanos repartidos en todo el mundo, y en el verano de 2015, uno de ellos (un buen amigo de la época universitaria de Denise en Sydney) se iba a casar en Hong Kong y le pidió que fuera una de sus damas de honor.

“Siempre les decía a mis amigos: ‘Estamos a solo un vuelo de distancia. Si realmente quieres ponerte al día, si hay algún evento importante en tu vida, estoy literalmente a un boleto de avión de distancia. Siempre puedo estar ahí para ti’”, dice Denise.

Entonces, fiel a su palabra, Denise reservó un vuelo a Hong Kong para la boda de su amiga. Cuando llegó, se sumió en las festividades y luego, en el último minuto, decidió extender su viaje hasta el siguiente fin de semana para poder pasar más tiempo con sus amigos.

Una noche, después de la boda, Denise y dos de sus amigas fueron al distrito Lan Kwai Fong de Hong Kong.

“LKF es un barrio de fiesta”, explica Denise. “Vas allí cualquier día de la semana y siempre pasa algo: hay bares, restaurantes, está justo en el centro de Hong Kong, para que no te lo pierdas. Sobre todo cuando eres joven, ahí es donde vas”.

Denise y sus amigas pasaron la noche entrando y saliendo de bares antes de terminar en uno llamado shisha.

“Si me preguntas cómo se llamaba el bar, realmente no lo recuerdo”, dice Denise, riendo. “Había mucho alcohol”.

En el bar de shisha, Denise y sus amigas estaban sentadas en un rincón, metidas en una conversación. El bar era bastante pequeño y los distintos grupos estaban amontonados, así que cuando dos chicos en una mesa cercana se dieron vuelta y comenzaron a hablar con Denise y su grupo, no fue una sorpresa.

Ellos explicaron que eran de Alemania y estaban de vacaciones en Hong Kong. Luego se presentaron y ese fue el momento en que Denise conoció a Sebastian.

“Ese es mi nombre favorito”, exclamó Denise, sin pensar.

Denise y Sebastian se llevaron bien de inmediato cuando se encontraron por casualidad una noche. (Foto: Denise Sung)

Denise y Sebastian se llevaron bien de inmediato cuando se encontraron por casualidad una noche. (Foto: Denise Sung)

En 2015, Sebastian realizaba un posdoctorado en Suiza. Estaba de vacaciones en Hong Kong con un amigo de su época de doctorado en Frankfurt, Alemania. El día que conoció a Denise resultó ser su cumpleaños número 31.

“Celebramos mi cumpleaños en un bar y luego nos encontramos con Denise y dos de sus amigas”, relata Sebastian a CNN Travel.

Sebastian y su amigo se llevaron bien de inmediato con Denise y sus amigas. Hablaron de sus experiencias en Hong Kong y de cómo habían llegado allí. El amigo de Sebastian lideró la conversación – “es una persona muy tranquila y extrovertida – pero mientras Sebastian estaba más tranquilo, para Denise era magnético.

“Ciertamente hubo atracción a primera vista”, cuenta.

“Puedo decir sin lugar a dudas que Denise también me causó una muy buena primera impresión”, coincide Sebastian.

Pero en aquel entonces, Sebastian buscaba, ante todo, “estabilidad” en una relación.

Y si bien Denise le gustó de inmediato, no se le ocurrió que ella podría ser la persona que se lo ofrecería, simplemente “por el hecho de que nos conocimos tan lejos de casa”, dice.

En cuanto a Denise, era una romántica que creía firmemente “que hay un próximo gran amor a la vuelta de la esquina”.

“Cuando tenía 20 años era bastante extrovertida, siempre salía y me encantaba conocer gente nueva”, añade Denise.

Pero antes de conocer a Sebastian, Denise sentía que realmente nunca había tenido una relación romántica “significativa”. Y de inmediato, algo en él pareció diferente.

Incluso esa primera noche, para Denise, conocer a Sebastian se sintió un poco como el destino: ella no tenía intención de estar en Hong Kong ese fin de semana y resultó que él tampoco. Sebastian y su amigo habían planeado originalmente ir a Bangkok, Tailandia, pero cambiaron de planes en el último momento. Denise también pensó que el hecho de que se conocieran en el cumpleaños de Sebastian fue “realmente genial”. Por supuesto, estaba todo el asunto del nombre.

Y eso no fue todo, Sebastian y su amigo se alojaban en el mismo hotel que Denise.

“De todos los hoteles de Hong Kong, Sebastian y yo reservamos en el mismo hotel”, dice Denise.

No pudo evitar sentir que los habían “puesto en el mismo lugar al mismo tiempo”, contra todo pronóstico.

Sebastian es un pensador más lógico que Denise. Pero aún así se dejó llevar por la emoción de la noche y se encontró actuando fuera de lugar. Cuando Denise le preguntó si quería fumar un cigarrillo, dijo que sí.

“Hasta ese momento, nunca había fumado en mi vida”, revela. “Después de ese momento, tampoco volví a fumar un cigarrillo. Pero en ese momento, por alguna razón, no me atrevía a decir que no”.

Mantenerse en contacto

Sebastian y Denise siguieron en contacto después de ese primer encuentro. (Foto: Denise Sung)

Sebastian y Denise siguieron en contacto después de ese primer encuentro. (Foto: Denise Sung)

Sebastian y Denise abandonaron Hong Kong con los datos de contacto de cada uno guardados, pero sin planes de volver a verse.

Sin pensar realmente en ello, ni hacer ningún esfuerzo consciente, se mantuvieron en contacto: “simplemente enviando mensajes de texto y hablando constantemente”, describe Denise.

Pasó un año entero antes de que Denise y Sebastian se volvieran a encontrar. En el verano de 2016, Denise y una amiga reservaron un viaje a Europa y planeaban viajar a varios destinos. De pasada, Sebastian mencionó que estaría en Alemania durante ese período, por lo que Denise decidió incluir a Frankfurt en su itinerario.

Si bien Denise era extrovertida por naturaleza, esta decisión estaba fuera de lugar, al menos en lo que respecta a su vida romántica.

“Cuando tenía poco más de 20 años, siempre tuve mucho miedo de exponerme y pensaba demasiado. Se podría decir que no me sentía muy cómoda conmigo misma, siempre preocupándome por lo que la gente pensara de mí”, dice.

“Cuando tenía veintitantos años, mi mentalidad realmente cambió. Pensé: ‘¿Qué puedo perder? Tengo muchas ganas de conocer a este chico’. Así que me fui a Frankfurt”.

Denise y Sebastian se reunieron en Frankfurt y luego viajaron a Munich. También visitaron la ciudad natal de Sebastian, donde Denise conoció a su hermana.

Pasar tiempo juntos en Alemania fue fácil y divertido.

Para Denise, fue el hecho de que Sebastian era “honesto y muy sincero”.

En cuanto a Sebastian, disfrutó mostrarle a Denise su país de origen y verla en Alemania hizo que su conexión pareciera más real.

“Definitivamente fue muy emocionante reencontrarme con ella, después de aquellas vacaciones, ahora en mi día a día real”, detalla.

Comprometiéndose el uno con el otro

Denise y Sebastian estaban seguros de que querían estar juntos, pero al principio a Sebastian le preocupaba la larga distancia. (Foto: Denise Sung)

Denise y Sebastian estaban seguros de que querían estar juntos, pero al principio a Sebastian le preocupaba la larga distancia. (Foto: Denise Sung)

Un año después, en el verano de 2017, Sebastian visitó a Denise en California, Estados Unidos, donde ella vivía y trabajaba.

Fue entonces cuando Denise le dijo a Sebastian que estaba comprometida con él y con hacer que la larga distancia funcionara, a largo plazo.

Denise se esforzaba por comprender esta mentalidad.

“Le conté a mi abuela sobre ti”, dijo. “¿Y ahora estás diciendo que esto no va a ninguna parte? Necesitas tomar una decisión”.

Sebastian no quería estar con nadie más. Simplemente le preocupaba la realidad de las citas entre continentes sin un final a la vista. Pero Denise le aseguró que lo harían funcionar.

“Simplemente siento que, tal vez debido a mi educación, siempre estoy en un país diferente lejos de alguien”, relata Denise. “Y yo sí lo creo. Si conoces a alguien que es adecuado y significativo para ti, todo lo demás eventualmente saldrá bien”.

La certeza de Denise ayudó a calmar la incertidumbre de Sebastian. Estuvo de acuerdo en que también quería intentar que su relación funcionara. Mirando hacia atrás, Denise está orgullosa de cómo manejó este momento.

“Como feminista orgullosa, creo que en los tiempos modernos no hay razón para que los hombres sean quienes inicien las cosas”, afirma. “Estaba muy segura de que le gustaba. De lo contrario, estaría saliendo con otra persona, pero sé que no estaba saliendo con nadie más. Así que supe que esto era serio, él lo es, pero simplemente no estaba seguro de cómo iba a funcionar”.

Denise y Sebastian decidieron que en el futuro se asegurarían de tener reuniones programadas periódicamente. Se comprometieron a verse al menos cada dos meses.

A partir de entonces, se encontraron en todo el mundo y cada vez fueron más cercanos.

“A ambos nos encanta viajar”, dice Denise. “Elegiríamos una ciudad y pasaríamos nuestro tiempo allí juntos. Me convertí en un experto en aprender a acumular puntos de aerolíneas”.

La larga distancia se hizo más fácil gracias al trabajo de Sebastian, que le brindó muchos días de vacaciones, así como oportunidades de viajar a Estados Unidos.

“Estas circunstancias nos ayudaron a vernos mucho, algo que quizás algunas personas no puedan hacer”, explica.

Aún así, tanto Sebastian como Denise tenían amigos que se oponían a la situación.

“Escuchaba: ‘¿Cómo puede ser una relación real si no viven juntos?’”, recuerda Denise. “Pero son solo las perspectivas de la gente. Para alguien que nunca ha tenido una relación a larga distancia, es alguien que está acostumbrado a tener otra persona contigo las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Y creen que así debería ser una relación”.

Pero Denise y Sebastian estaban, como dice Denise, “haciendo sus propias reglas”. Ambos tienen una fuerte voluntad y un fuerte sentido de sí mismos que aportaron a su asociación.

“Siempre he pensado: ‘Quiero seguir mi propio camino, tomar mis propias decisiones, lo que es correcto para mí'”, dice Sebastian.

“Me quiero mucho. Así que en cada decisión que tomo siempre me pongo a mí primero, por ejemplo, qué me hace más feliz, cuál es la forma más saludable para mí, personal y mentalmente”, añade Denise.

Durante este período, tanto Sebastián como Denise dieron pasos adelante en sus respectivas carreras y obtuvieron éxitos que atribuyen, en parte, al apoyo del otro.

“Siempre he pensado: ‘Quiero seguir mi propio camino, tomar mis propias decisiones, lo que es bueno para mí'”, dice Sebastian.

“Me quiero mucho a mí misma. Por eso, cada decisión que tomo siempre la antepongo a mí misma: lo que me hace más feliz, lo que es más sano para mí, personal y mentalmente”, añade Denise.

En este tiempo, tanto Sebastian como Denise avanzaron en sus respectivas carreras y cosecharon éxitos que atribuyen, en parte, al apoyo del otro.

Separación inesperada

Denise y Sebastian adoptaron la costumbre de encontrarse en todo el mundo. (Foto: Denise Sung)

Denise y Sebastian adoptaron la costumbre de encontrarse en todo el mundo. (Foto: Denise Sung)

En 2019, Denise y Sebastian dieron otro paso adelante: Denise presentó a Sebastian a sus padres.

“Vengo de una familia china taiwanesa bastante conservadora y tradicional, así que, culturalmente hablando, mis padres son tradicionales en el sentido de que piensan: ‘No me presentes a ninguno de tus novios, a menos que se trate de alguien con quien estés preparada para casarte'”, cuenta Denise.

Cuando sus padres conocieron a Sebastian, “lo adoraron”, dice Denise. Fue a finales de 2019. La pareja se quedó en Asia hasta 2020 para celebrar el Año Nuevo Lunar a finales de enero.

Fue en ese entonces cuando Denise y Sebastian escucharon por primera vez rumores de la pandemia. Pero cuando se despidieron en enero y volaron de regreso a sus respectivos hogares, supusieron que podrían reunirse en Estados Unidos en marzo, como habían planeado.

Pero justo antes de la fecha de partida de Sebastian, las fronteras estadounidenses se cerraron.

“Tuvo que cancelar sus vuelos. Y fue entonces cuando no supimos cuándo volveríamos a vernos”, cuenta Denise.

De repente, la actitud de “sólo falta un boleto de avión” con la que Denise había crecido se desmoronó a su alrededor.

“Ése fue el mayor reto, porque esto está fuera de tu control”, dice.

Durante los meses de separación que siguieron, Denise pensó en sus abuelos. Abandonaron China durante la guerra civil y se fueron a Taiwán.

“No pudieron volver en 15 años, no podían volver a China a visitar a sus conocidos y familia”, dice Denise. “Recuerdo que de niña había oído hablar de esta historia y le dije a mi madre: ‘¿Cómo es posible?”.

Aunque se trataba de una situación muy diferente, Denise comprendió por primera vez que la posibilidad de viajar por todo el mundo para ver a Sebastian no estaba garantizada.

“Te hace sentir que viajar se convierte en un privilegio; antes no lo tomábamos como un privilegio”, dice.

Mientras la pandemia se extendía por el mundo y las fronteras se cerraban, Denise y Sebastian se mantenían en contacto constantemente, con videollamadas y mensajes. Y, con el tiempo, empezaron a hablar de matrimonio.

Antes de 2020, el matrimonio no había estado en el radar de Denise, pero la combinación de echar de menos a Sebastian y darse cuenta de que si se hubieran casado, habrían podido reunirse más fácilmente, le hizo considerar seriamente la perspectiva por primera vez.

Denise y Sebastian estuvieron separados casi dos años. Durante ese tiempo oscilaron entre la tristeza, la rabia, la frustración y el alivio de que su situación no fuera peor. Estaban agradecidos por estar sanos y tener trabajos estables, y aunque no podían estar juntos, habían oído historias en internet de otras parejas internacionales separadas en situaciones mucho peores: personas que no habían conocido a sus hijos, personas con parejas en otros países que estaban gravemente enfermas.

Pero Denise y Sebastian seguían luchando por estar separados y por no saber qué les depararía el futuro.

Denise se distrajo adoptando un perro de rescate, una decisión que describe como “la mejor que he tomado”. Hizo nuevos amigos en el parque canino, amigos que bromeaban diciendo que podría haberse inventado a Sebastian por completo, ya que nunca lo habían conocido.

Sebastian dedicó gran parte de su energía al trabajo. En sus ratos libres, jugaba al baloncesto con amigos de la zona, que le ayudaban a olvidarse de extrañar a Denise.

“Cosas así me ayudaron mucho a sobrellevarlo, pero sin duda estaba deseando encontrarme con Denise lo antes posible”, dice Sebastian. “Y lo intentamos todo”.

Sebastian y Denise finalmente se reunieron a finales de 2021 en México.

“Fue un gran alivio volver a ver a Denise”, dice Sebastian.

Ambos estaban encantados de volver a verse. Pero, según Denise, no fue un reencuentro tan dramático como  podría imaginarse. Al contrario, fue como si no hubiera pasado el tiempo, y volvieron fácilmente a su dinámica.

“Con él, siempre me siento muy contenta. No hay una montaña rusa de emociones”, dice Denise. “Estoy muy contenta con él y me siento como en casa cuando estoy con él. Es muy importante para mí, porque me fui de casa muy joven. Pero con él, siento que éste es mi hogar”.

Sebastian le propuso matrimonio a Denise en México. Estaban sentados en una cabaña junto a la playa cuando se volvió hacia Denise.

“Quiero pasar el resto de mi vida contigo”, le dijo.

Aunque la pareja deseaba casarse lo antes posible, también querían que sus seres queridos estuvieran allí para celebrarlo con ellos, así que se dieron cuenta de que tendrían que esperar: los padres de Denise viven actualmente en China, donde las restricciones de viaje por la pandemia no se levantaron hasta el pasado agosto.

Una vez que se disipó la incertidumbre de covid, Denise y Sebastian pudieron por fin fijar la fecha de su boda: primavera de 2024 en el hotel de lujo Schlosshotel Kronberg, a las afueras de Frankfurt.

Están deseando celebrarlo con familiares y amigos de todo el mundo. A Denise le hace especial ilusión presentar Alemania a sus seres queridos.

“Quería aprovechar esta oportunidad para enseñarles el país que pronto llamaré ‘mi segundo hogar'”, dice.

Mirando al futuro

Denise y Sebastian están planeando su próxima boda.(Foto: Denise Sung)

Denise y Sebastian están planeando su próxima boda.
(Foto: Denise Sung)

Denise y Sebastian no saben exactamente qué les deparará el futuro ni dónde se instalarán, pero les entusiasman las perspectivas.

“Quiero elegir un lugar que sea diverso”, dice Denise. “Si tenemos hijos, quiero que mis hijos entiendan con fluidez todas sus diferentes culturas: americana, alemana y china”.

A Denise y a Sebastian les gusta conocer la cultura del otro. A lo largo de los años, a veces se han encontrado con grandes diferencias de perspectiva, pero afrontan estos momentos con una apertura de mente y una curiosidad compartidas.

“Nuestra forma de enfocar las cosas puede ser muy diferente. Pero creo que eso es algo que siempre podemos aprender el uno del otro y comprender”, dice Denise. “Ambos respetamos por igual la cultura del otro y tenemos la misma curiosidad por aprender sobre la cultura del otro”.

“Eso es algo que realmente nos une y que tenemos en común”, coincide Sebastian. “La diferencia cultural nunca ha sido algo que me disuada, más bien es algo que me atrae”.

Hace ya ocho años que Sebastian y Denise se cruzaron en el bar de Hong Kong. Hoy, Sebastian pasa más tiempo mirando hacia delante que reflexionando sobre tiempos pasados.

“No pienso en lo improbable que fue que nos conociéramos”, dice. “Simplemente me alegro de que sucediera y espero con ilusión el futuro que tenemos juntos”.

Denise también está ilusionada con ese futuro, pero sigue impresionada por lo improbable de su encuentro y cree que estaba destinado a suceder.

“Creo en la energía del universo”, dice Denise. “En chino tenemos una palabra, ‘yuánfèn’, que básicamente significa ‘destino’. A menudo usamos esa palabra cuando ves a gente de lados completamente distintos del mundo acercándose”.

“Él es de Frankfurt. Yo crecí en el campo, en Taiwán. Estábamos en países distintos. Y nos conocimos en un tercer país en el que ambos no esperaríamos estar en ese lugar, en ese momento. Empiezas a preguntarte. Te preguntas, si no es el destino, ¿qué es? Y dio la casualidad de que tenía mi nombre de chico favorito. Quizá siempre supe que me casaría con Sebastian”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.