50 años de prisión a hondureño por abusar de menor en Houston

21

La Oficina del Fiscal del Distrito Sur de Texas sentenció a 50 años de cárcel a Wilmer Rivera Hernández, de 33 años, un migrante hondureño que secuestró y violó a una adolescente de 15 años.

El hondureño se declaró culpable el 24 de agosto. El tribunal escuchó información adicional, incluida una declaración de la víctima en la que describía su transformación de una chica joven e inocente en alguien que siente ira, dolor, culpa, entumecimiento, depresión y humillación, detallaron medios locales.

Al dictar las penas de prisión, el tribunal señaló que no se le podía permitir caminar entre personas civilizadas. También se le ordenó cumplir el resto de su vida en libertad vigilada una vez cumplida su pena de prisión.

Declaran culpable a policía por muerte de universitario en retén en Tocoa

Durante ese tiempo, Rivera Hernández tendrá que cumplir numerosos requisitos destinados a restringir su acceso a los niños y a Internet. También deberá registrarse como delincuente sexual.

“No hay palabras para describir el daño que Rivera-Hernández causó tras secuestrar y violar a una niña de 15 años”, declaró Alamdar S. Hamdani, Fiscal General de Estados Unidos.

“Sus repugnantes y aborrecibles actos merecen el castigo más severo. Como padre de una niña de 15 años, doy las gracias todos los días a las fuerzas del orden locales, estatales y federales. Y en este caso por los esfuerzos coordinados de los valientes hombres y mujeres de los condados de Montgomery, Texas, y Knox, Tennessee, que pudieron salvar a una niña de las garras de un monstruo”.

Las autoridades confirmaron que Wilmer Rivera-Hernández residía en Houston como un inmigrante indocumentado.

Los hechos

En junio de 2020, Rivera Hernández llevó a una niña de 15 años a lo que se suponía que era una cita, pero rápidamente se convirtió en una pesadilla.

Después de que ella se diera cuenta de que él solo estaba dando vueltas, le pidió que la llevara a casa. Él se negó. En lugar de eso, la agarró por la cabeza, la estranguló, amenazó su seguridad y la de su familia, se apoderó de su teléfono y la obligó a beber alcohol y a tomar medicamentos para adormecerla y que no pudiera resistirse.

Fiscal embelleció casa de su madre y ahora podrían perderla

Luego la condujo desde Houston hasta Little Rock, Arkansas, donde la llevó a un motel y la violó. Al día siguiente, empezó a llevarla por Arkansas y Tennessee.

Sin embargo, la víctima pudo acceder a un teléfono y ponerse en contacto con sus familiares, diciéndoles que podía matarla y que llamaran a la policía.

La familia se puso en contacto con las fuerzas del orden, que, utilizando la geolocalización del teléfono, pudieron finalmente localizar a Rivera-Hernández y a la víctima estacionados en una parada de camiones de Knoxville, Tennessee.

Rivera-Hernández también participó en un plan para obstruir la justicia desde la cárcel. Organizó la creación y entrega de mensajes de WhatsApp falsos que pretendían ser de la víctima menor de edad.

En estos mensajes fabricados , Rivera-Hernández hacía creer que la menor se había retractado de sus acusaciones de secuestro y violación y que siempre había estado enamorada de él.

Al hacer llegar estos mensajes a la fiscalía, Rivera Hernández esperaba que ello condujera a la desestimación de sus cargos. Sin embargo, una investigación exhaustiva reveló rápidamente que los mensajes eran falsos y que Rivera Hernández intentó obstruir la justicia.

Permanecerá bajo custodia a la espera de ser trasladado a un centro penitenciario de la Oficina de Prisiones de Estados Unidos que se determinará en el futuro.

Leave A Reply

Your email address will not be published.