ANÁLISIS | Trump y su equipo buscan destruir la credibilidad de su juicio por subversión electoral incluso antes de que se fije una fecha

12

(CNN) — El expresidente de Estados Unidos Donald Trump y su equipo legal intensifican los esfuerzos para desacreditar y retrasar un juicio por su supuesto intento de anular las elecciones de 2020, mientras su lucha para evitar condenas penales se vuelve cada vez más indistinguible de su campaña presidencial.

El abogado del expresidente Trump prometió este domingo solicitar la reubicación del juicio desde Washington, alegando que un jurado local no reflejará las “características” del pueblo estadounidense. Y mientras los fiscales buscan un juicio rápido, el abogado advirtió que su equipo intentará agotar el proceso durante años en un aparente intento de que pase de las elecciones de 2024.

Trump exigió que la jueza lista para escuchar el caso se recuse, en lo que fue una rápida sucesión de ataques al proceso, lo que puede fallar legalmente pero jugará a favor en su narrativa de que él es víctima de persecución política por parte de la administración Biden diseñada para frustrar su regreso a la Casa Blanca.

Trump se declaró inocente cuando fue procesado en Washington la semana pasada, su tercera declaración de este tipo en un caso penal en los últimos cuatro meses. Pero sus nuevos esfuerzos por empañar un eventual juicio en este caso reflejan su estrategia a largo plazo de tratar de deslegitimar cualquier institución, incluidos los tribunales, el Departamento de Justicia, las agencias de inteligencia de EE.UU. y a la prensa, que contradiga su narrativa o desafíe su poder.

Los procesos se desarrollan a medida que empieza a calar la precariedad de su posición tras su tercera imputación y se ampliaban las ramificaciones para las elecciones de 2024.

Brooklyn Tech Support

publicidad

Este fin de semana, el exvicepresidente de EE.UU., Mike Pence, hablando en CNN, no descartó brindar su testimonio en un juicio de Trump si lo obligan, lo que sería un escenario potencial asombroso que un exvicepresidente proporcione evidencia contra su excompañero de fórmula.

¿Votar por Trump es votar contra la Constitución? Mike Pence responde 5:12

Mientras tanto, el ex secretario de Justicia de Trump, William Barr, desestimó uno de los argumentos a los que recurrieron el expresidente y sus aliados: que simplemente estaba ejerciendo su derecho a la libertad de expresión al tratar de revertir el resultado de las elecciones de 2020. Barr, quien le dijo a Trump que no había evidencia de un fraude electoral generalizado durante sus últimas semanas en el cargo, también dijo este domingo que “por supuesto” comparecería como testigo en el juicio si se lo pidieran.

El estatus de Trump como favorito para la candidatura presidencial republicana ha dejado a sus rivales en una dolorosa cuerda floja política mientras buscan aprovechar su difícil situación y evitar alienar a los votantes de las primarias republicanas. Pero varios candidatos endurecieron sus críticas al expresidente sobre el tema este fin de semana mientras se intensificaba la campaña.

Pence dijo en “State of the Union” de CNN que en los tensos días previos a la certificación por parte del Congreso de la elección del presidente Joe Biden, Trump le pidió que pusiera su lealtad por encima de su juramento a la Constitución y que detuviera el proceso. “Me postulo para presidente en parte porque creo que cualquiera que se anteponga a la Constitución nunca debería ser presidente de los Estados Unidos”, le dijo Pence a Dana Bash.

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump. (Foto: Alex Brandon/AP)

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump. (Foto: Alex Brandon/AP)

Y el gobernador de Florida, Ron DeSantis, fue un poco más allá en su crítica a Trump, sin dejar de argumentar que la administración de Biden está utilizando la justicia como arma contra el expresidente. En una gira de campaña por Iowa el pasado viernes, DeSantis, que está luchando por preservar su tambaleante estatus como el segundo republicano en las encuestas primarias, dijo que las afirmaciones falsas de Trump sobre el fraude electoral “no tenían fundamento”.

Los rápidos acontecimientos desde la acusación de Trump la semana pasada ofrecen un adelanto de uno de los juicios penales más monumentales de la historia política estadounidense. También sugieren que este caso, y otros dos en los que Trump se declaró inocente (por el mal manejo de documentos clasificados y los cargos que surgieron de un pago de dinero secreto a una actriz de cine para adultos) seguramente profundizarán un distanciamiento político nacional corrosivo.

¿Podría Trump ser de nuevo presidente si es encontrado culpable? 5:49

Trump critica a los fiscales, al juez, a la administración de Biden y a los senadores republicanos

Los equipos de defensa tienen derecho a utilizar todos los mecanismos judiciales dentro de los límites legales en beneficio de sus clientes. Los intentos de retrasar los juicios con litigios previos al juicio no son inusuales y los fiscales y los abogados defensores a menudo difieren en cuestiones de procedimiento y evidencia. Pero el caso de Trump es único, dada la visibilidad del acusado, y por el hecho de que es un expresidente que se postula para otro mandato en la Casa Blanca y que está usando su poder y fama para montar una campaña vitriólica fuera de la sala del tribunal para drenar la confianza pública en el sistema de justicia. Cada vez es más claro que no hay distinción entre su estrategia legal y su estrategia política en una elección que ahora está consumida por su exposición criminal y la posibilidad de condenas.

En publicaciones en su red Truth Social que destacaron un estado de ánimo furioso, Trump exigió este domingo la recusación de la jueza Tanya Chutkan, designada por Obama, para presidir el caso, y un cambio de sede fuera de la capital. Criticó al fiscal especial Jack Smith como “trastornado” y afirmó que Estados Unidos estaba siendo “destruido”. El sábado por la noche, en un discurso en Carolina del Sur, Trump exigió que los republicanos del Senado hicieran más para protegerlo.

Su retórica amenazante ya está teniendo un impacto directo en los preparativos previos al juicio, ya que ambas partes se preparan antes de una decisión del juez sobre la fecha del juicio.

Los fiscales de Smith le pidieron al tribunal el pasado viernes por la noche que imponga límites estrictos sobre cómo Trump puede publicar las pruebas que se entregarán como parte del proceso de descubrimiento. El equipo de Trump buscó una extensión de la fecha límite de este lunes por la tarde para presentar el asunto, pero Chutkan rechazó su solicitud. Los fiscales quieren que el juez imponga una orden de protección que limite cómo Trump podría usar esa evidencia debido a sus declaraciones públicas anteriores sobre testigos, jueces, abogados y otros. En su presentación, incluyeron una captura de pantalla de una publicación de Truth Social en la que Trump advirtió: “¡Si van por mí, yo voy por ustedes!”.

El abogado de Trump, John Lauro, argumentó este domingo en “State of the Union” que el fiscal especial buscaba ocultar a la prensa y al pueblo estadounidense pruebas sobre el caso que “pudieran hablar de la inocencia del presidente Trump”.

William Barr rechaza la teoría del caso de Trump

Trump busca retrasar y prolongar el juicio para que el país no tenga una respuesta final sobre su supuesta culpabilidad hasta después de las elecciones. Si Trump gana la Casa Blanca en noviembre de 2024, volverá a tener acceso a los poderes ejecutivos y a un estatus que podría congelar los procesos federales en su contra o mitigar los veredictos de culpabilidad.

Lauro dijo este domingo en “Face the Nation” de CBS News que no sabía que ningún caso similar fuera a juicio dentro de los dos o tres años posteriores a la acusación. También dijo en otras apariciones en programas de entrevistas que planeaba volver a litigar las elecciones de 2020, que dijo que nunca se habían prolongado en la corte, como una forma de desafiar los cargos de Smith. Trump, sin embargo, hizo múltiples intentos de anular el resultado de 2020 en la corte, y los jueces rechazaron repetidamente sus afirmaciones de fraude electoral por carecer de mérito.

Lauro también reveló su mano en la estrategia de defensa al argumentar que a pesar de que los funcionarios y asesores de campaña le dijeron varias veces que perdió las elecciones, las acciones de Trump no fueron criminales ya que estaba convencido de que ganó.

“La defensa es bastante simple. Donald Trump… creía en el fondo de su corazón que había ganado esa elección”, dijo este domingo en “Meet the Press” de NBC. “Y como cualquier ciudadano estadounidense, tenía derecho a hablar bajo la Primera Enmienda. Tenía derecho a presentar peticiones a los gobiernos de todo el país, a los gobiernos estatales, en base a sus quejas de que se habían producido irregularidades electorales”.

Pero Barr, un republicano conservador que había sido un firme defensor de Trump hasta el final de su administración, dijo que si bien el caso de Smith era ciertamente “desafiante”, no creía que “contraviniera con la Primera Enmienda”.

La defensa prospectiva de Trump plantea la posibilidad de que cualquier futuro político pueda crear una realidad alternativa que no tenga relación con los hechos de un resultado electoral y luego tomar medidas diseñadas para retener el poder.

Barr buscó aclarar lo que dijo que era confusión sobre el caso. “Esto involucró una situación en la que los estados ya habían tomado la determinación oficial y autorizada de quién ganó en esos estados, y enviaron los votos y los certificaron al Congreso”, dijo Barr en “Face the Nation”.

“Lo que alega, esencialmente, el gobierno es que, en ese momento, el presidente conspiró, entró en un plan, un esquema que involucró mucho engaño, cuyo objeto era borrar esos votos, anular los legítimos votos”, dijo.

Otra afirmación del equipo de Trump que se está amplificando en los medios conservadores es que el expresidente no puede tener un juicio justo en Washington, donde obtuvo solo el 5% de los votos en las elecciones de 2020. En cambio, Lauro sugirió uno de los estados más pro-Trump de la unión, donde el expresidente acumuló casi el 70% de los votos emitidos en las últimas elecciones. “Creo que West Virginia sería un lugar excelente para juzgar este caso”, dijo en CBS.

La mayoría de los expertos legales piensan que es poco probable un cambio de jurisdicción. Tal paso golpearía implícitamente el corazón del sistema legal, ya que sugeriría que los veredictos y los jurados en una jurisdicción son más válidos que los de otros lugares y podría sentar un precedente de que los políticos podrían elegir jurados en regiones políticamente ventajosas.

El exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, uno de los pocos republicanos que se postulan para la nominación de 2024 en una plataforma explícitamente anti-Trump, insistió en que Trump podría tener un juicio justo en la capital de la nación.

“Creo que los jurados pueden ser justos. Creo en el pueblo estadounidense”, dijo Christie en “State of the Union”.

Christie, exfiscal federal en un estado azul, también rechazó el argumento de que la conducta postelectoral de Trump está protegida por la garantía de libertad de expresión de la Primera Enmienda. Argumentó que la prueba de la culpabilidad de Trump radica en que no buscó detener de inmediato el asalto del Capitolio de los EE.UU. por parte de sus partidarios durante la certificación de la victoria de Biden el 6 de enero de 2021.

“Él no hizo eso. Se sentó, comió su hamburguesa exagerada en el comedor de la Casa Blanca que tiene junto a la Oficina Oval y disfrutó viendo lo que estaba pasando”, dijo Christie.

Leave A Reply

Your email address will not be published.