Resumen de noticias de la guerra de Rusia en Ucrania del 1 de agosto de 2023

29

Casi la mitad de los detenidos en los centros de detención rusos de Jersón fueron torturados y sometidos a violencia sexual, según informe

Un policía ucraniano se encuentra en un centro de detención provisional que, según los ucranianos, fue utilizado por miembros del servicio ruso para encarcelar y torturar a personas en Jersón, Ucrania, el 16 de noviembre. (Foto: Murad Sezer/Reuters)

Un policía ucraniano se encuentra en un centro de detención provisional que, según los ucranianos, fue utilizado por miembros del servicio ruso para encarcelar y torturar a personas en Jersón, Ucrania, el 16 de noviembre. (Foto: Murad Sezer/Reuters)

Casi la mitad de los ucranianos detenidos en centros de detención en Jersón fueron sometidos a tortura generalizada, incluida violencia sexual, según un nuevo informe publicado este miércoles.

El informe, compilado por un equipo de Mobiled Justice, creado por la firma y fundación internacional de derechos humanos Global Rights Compliance, para apoyar a la Oficina del Fiscal General (OPG) de Ucrania, revela el análisis de un grupo inicial de 320 casos de detención en Jersón, en más de 35 centros de detención identificados.

De esas víctimas, al menos el 43% mencionó explícitamente prácticas de tortura en los centros de detención, citando la violencia sexual como una táctica común que les imponen los guardias rusos, tanto a hombres como a mujeres, y los resultados preliminares muestran que el personal militar tiene más probabilidades de experimentar tortura en los centros de detención. Uno de los autores del informe dice que aquellos con familias en el ejército también fueron atacados.

“Muchos son solo castigos, y además del castigo por el servicio militar real [de su familiar], también es un castigo, al parecer por ser realmente un ciudadano ucraniano”, le dijo a CNN Anna Mykytenko, asesora legal sénior y gerente de país de Ucrania para Cumplimiento de Derechos Globales.

Según el informe, al menos 36 víctimas del grupo analizado mencionaron el uso de electrocución durante los interrogatorios, a menudo electrocución genital por parte de los guardias rusos. Otras víctimas mencionaron amenazas de mutilación genital, y al menos una víctima fue obligada a presenciar la violación de otro detenido por un objeto extraño cubierto con un condón.

“En relación con los hombres, la mayoría de los delitos son tortura sexualizada, y eso suele ser tortura de los genitales, por lo que es una forma de castigo [por ser ucraniano] y les impide tener hijos”, agrega Mykytenko.

El informe añade que la asfixia, el sumergir la cabeza en agua, las fuertes palizas y las amenazas de violación fueron otras de las técnicas comúnmente utilizadas contra las víctimas por los guardias rusos en las cámaras de tortura de Jersón, según la unidad especializada. Mykytenko dice que estos patrones de violación y tortura apuntan a un intento ruso de erradicar la identidad ucraniana.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, visita la ciudad liberada de Jersón, Ucrania, el 14 de noviembre de 2022. (Crédito: Wojciech Grzedzinski/The Washington Post/Getty Images)

“Hay una especie de intención de destruir o eliminar la identidad ucraniana porque, en algunos casos, se puede ver que los capturados o, a veces, casi perseguidos, tenían banderas ucranianas u otros símbolos estatales”, dijo.

El abogado Wayne Jordash, socio gerente y cofundador de Global Rights Compliance, compartió una opinión similar.

“Las tácticas de tortura y violencia sexual que la Fiscalía está descubriendo en los centros de detención de Jersón sugieren que el plan de Putin para extinguir la identidad ucraniana incluye una variedad de delitos que evocan el genocidio”, dijo en un comunicado que acompaña al informe. “Como mínimo, el patrón que estamos observando es consistente con un plan cínico y calculado para humillar y aterrorizar a millones de ciudadanos ucranianos para someterlos al dictado del Kremlin”.

Mykytenko cree que algunos de los patrones observados en Jersón podrían eventualmente considerarse genocidas, aunque reconoce que es difícil probarlo y requiere más investigación.

“Hay algunos indicadores [de genocidio]”, dice. “El genocidio es un delito muy difícil de probar debido a la intención especial. Rara vez es lo suficientemente directo como para poder probar más allá de toda duda razonable tan pronto, pero estamos trabajando para brindar suficiente apoyo a la Oficina del Fiscal General para que pueda establecer si la evidencia respalda este hallazgo”.

Mykytenko dice que estos hallazgos son solo un análisis preliminar de algunos de los casos de detención, lo que sugiere que los casos de tortura pueden haber sido incluso más frecuentes de lo que se pensaba actualmente. También dice que los ucranianos en regiones actualmente bajo ocupación rusa pueden ser sometidos a torturas más severas y generalizadas.

“Basándonos en las tendencias que vimos, cuanto más duraba la ocupación, más graves eran los crímenes y se cometían más crímenes”, explica, y agrega que los avances ucranianos en la línea del frente también intensificaron el uso de la tortura. “Dada la liberación de partes de la región de Jersón el año pasado, me imagino que se cometieron algunos crímenes en represalia por eso”.

“También tal vez este año con la contraofensiva en curso”, agrega, y advierte que se necesita más investigación sobre todo esto.

Rusia ha negado repetidamente las acusaciones de tortura y abusos contra los derechos humanos en Ucrania a pesar de la abrumadora evidencia en contra, investigada, recopilada y compartida por organizaciones internacionales de derechos humanos y organizaciones de noticias. Los funcionarios rusos aún no han comentado sobre el informe.

Leave A Reply

Your email address will not be published.