Vincho Castillo versus Peña Gómez

138

imagen

EL AUTOR es escritor y político. Reside en Nueva York.

Ayer, viernes 10 de mayo de 2024, se cumplieron 16 años de la muerte del doctor José Francisco Peña Gómez.  Ya es historia que ese gran hombre no llegó a la presidencia de la República, porque fuerzas tenebrosas con mucho poder se opusieron a que ese inmenso ser humano llegara a ser el “Primer Magistrado de la Nación”.  La claque que se empleó en cuerpo y alma para hacer esa maldad a un hombre y al país, tenía un jefe: el abogado Marino Vinicio Castillo, apodado Vincho, quien, para más, le llaman el “abogado del diablo” (yo corrijo, y diría, el abogado de los diablos)

2 – En artículos anteriores he externado, que el doctor Marino Vinicio Castillo ha hecho carrera política atacando a sus opositores con maneras macabras, en especial al doctor José Francisco Pena Gómez a quien invistió con infundios espeluznantes.  En esos ataques, Vincho hizo esfuerzos inauditos por presentar a Peña Gómez, como un dirigente envenenado por resentimientos antimilitaristas, prejuicios sociales y creencias religiosas paganas.  Vincho, por maldad y envidia se ensañó hasta lo enfermizo y perverso contra ese líder negro. En ese mezquino avatar, Vincho hizo lo indecible para asociar a Peña con al narcotráfico; además implementó contra ese noble ser humano una campaña racista, sucia, asquerosa e increíblemente abominable.

3 – En esa tarea deleznable, lo que Vincho hizo pasar a Peña fue todo un calvario. Atacó a aquel líder negro sin piedad y sin escrúpulos para desmoralizarlo y destruirlo; para ello usó calificativos y calumnias, no solo para lo político, sino también en lo personal. Ya lo he dicho anteriormente: Vincho, como perro rabioso, quiso descuartizar a Peña, tal como hacían los españoles del colonialismo, cuando con canes amaestrados para matar, se lo lanzaban a los indígenas.

4 – He aquí una muestra de esos ataques de Vincho contra Peña:

“El doctor José Francisco Peña Gómez tiene un psiquismo traumatizado. Él es un personaje tenebroso ligado al narcotráfico que practica el Vudú. El doctor Peña Gómez es un ser peligroso para nuestra nacionalidad. Él es un conspirador, un potro brioso desbridable, tornadizo y torvo, tachonado de enfermizas adhesiones, inconforme con tan dilatadas definiciones. El doctor José Francisco Peña Gómez es una gigantesca cantera de lava social reprimida; es un tonante, amenazador, airado, susceptible de sentirse herido por nimias descortesías. El doctor José Francisco Peña Gómez es inseguro, no ajeno a secretos pruritos de la superstición; es idealista, a ratos materialista, afectado de un mal social y político a ser superado. Su persona, que con su voz y ecos imanta hondas frustraciones del ser social nuestro, cuando envía un ramo de olivo a algún adversario se le podría descubrir relieves de espoletas. El doctor José Francisco Peña Gómez es un ser dueño de un ego impresionante, pasible de trocarse en tea y hacha al mismo tiempo. Él es un maestro implacable del infundio, cuya voz es de sombras. El doctor José Francisco Peña Gómez es un impenitente injurioso, de alma capciosa y torva, adversario tortuoso, que no sabe ni conoce lealtades. Él es ahijado de la ingratitud y la inconsecuencia que sabe obrar con perversidad. El doctor José Francisco Peña Gómez profesa una ciega y tremenda hostilidad hacia mi persona. Él es un loro bilioso, maestro del delirio y la imputación calumniosa. Él es un hombre profundamente tarado, de descomposiciones Sico-emocionales inescrutables. El doctor José Francisco Peña Gómez es un desquiciado emocional de lo peor del comunismo organizado. El doctor José Francisco Peña Gómez es una escoria corrupta y bandidesca». Agradezco al lector que me diga lo que piensa de esta pieza literaria.

5 – En ese tenor, Vincho Castillo con su proterva mentalidad trujillista y balaguerista, no solo atacó inmisericordemente a Peña Gómez, sino a todo lo que le oliera a PRD.  En este plano acusó al gobierno de Antonio Guzmán Fernández de «atolondrado, arrogante, incoherente, sensiblero», que actuaba «vomitando resabios y malquerencias por supuestas conspiraciones en su contra. Y a todos los opositores a Trujillo y Balaguer los acusó de mentes débiles y retorcidas, que habían sido engañadas por los cantos de sirena de hombres como Manolo Tavares Justo, Juan Bosch y Peña Gómez.

6 – Este texto constituye una pieza contra la impunidad y el olvido de los que siempre tendremos presente el comportamiento diabólico que Vincho tuvo contra Peña hasta llevarlo a la tumba con sus infamias. Con los de mi generación no hay impunidad ni olvido.  También, estas cuartillas van como un homenaje póstumo a ese negro grandioso y maravilloso a quien por envidia y maldad quiso destruir Vincho Castillo sin lograrlo, “porque hay muertos que van subiendo mientras más su ataúd baja”.  Al contrario, los seres como Vincho, una vez muertos, no pasan de ser yerbajos de la historia…

jpm-am

Compártelo en tus redes:

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.