“En un mundo ideal, a partir de ahora a Rudy se le aplaudiría en cada pabellón”

22

El día de su 39 cumpleaños, Rudy Fernández ha anunciado que se retirará al final de la presente temporada. Ha certificado lo que se intuía y lo que ya había dejado caer en algunas ocasiones. Se marchará un jugador que, con su fichaje, cambió el rumbo del Real Madrid pero por encima de eso alguien que ha sido pieza clave de los mayores éxitos de la selección española. Es patrimonio de nuestro baloncesto.

Después de aquel gol que dio a España el Mundial de Sudáfrica en 2010, a Andrés Iniesta le recibían con aplausos en cada campo en el que jugaba. Homenaje al héroe que había hecho feliz a todo un país. Algo parecido pasa con Rudy, el único que ha ganado los seis oros conseguidos por la selección absoluta de baloncesto: Mundiales de 2006 y 2019 y Eurobasket de 2009, 2011, 2015 y 2022. En el último, siendo ya un veteranazo que dio un gran ejemplo en la pista con su esfuerzo y fuera de ella ejerciendo de capitán.

Sería maravilloso que, ahora que apura sus últimos días en el baloncesto, al alero le despidieran en cada pabellón por el que pase de una manera parecida a la de Iniesta. Es pedir casi un imposible, porque el carácter de uno no es el del otro y porque Rudy ha sido durante casi toda su carrera un imán para las iras de las aficiones rivales. No estaría mal que eso cambiara sólo por un día, sólo durante la presentación, sólo por unos instantes antes del comienzo de los partidos.

En su visita a Badalona esta temporada, recibió los abucheos de la afición del equipo en el que formó antes de irse a la NBA. “Una pena pero… sólo me queda decir adiós para siempre, aunque siempre seguiré pensando en ti”, publicó en las redes sociales lamentando el recibimiento. Podía intuirse que podía ser su último partido en el Olímpico, pero el Joventut no preparó ningún acto de homenaje. Cuando el Barcelona jugó allí recientemente, Ricky Rubio y Nico Laprovittola no sólo fueron ovacionados. Vieron cómo se proyectaba un vídeo suyo en el marcador. Significativo contraste.

En un mundo ideal, Rudy tendría sus homenajes o sus ovaciones en las canchas donde juegue a partir de ahora. Porque más que una estrella del Real Madrid es un icono de la mejor generación del baloncesto español y uno de los cinco mejores jugadores de nuestra historia. El domingo, por cierto, los blancos visitan el Palau. Ojalá….

Brooklyn Tech Support

P.D.: Y si España se mete en los Juegos, tampoco estaría mal que se valorara su candidatura como abanderado.

Leave A Reply

Your email address will not be published.