‘Miguel Fisac en la Universidad Complutense de Madrid’

13

Como destacan los profesores Francisco Arques (director del grupo de investigación ‘paisaje cultural’ (GIPC- UPM) y Concha Lapayese (también perteneciente al grupo) este proyecto sirve «para visibilizar arquitecturas que tenemos la fortuna de tener en el entorno de la universidad pública de Madrid, y que requieren cuidado, protección y programas de futuro que avalen su presencia activa en el panorama universitario». De hecho, Arques es también autor de ‘Miguel Fisac’, otra singladura sobre el espíritu presente en su obra, realizada en sus inicios en tiempos de posguerra Mundial y Civil española (marcada, como se recuerda en palabras de Fisac, por «la incomunicación, en un mundo en ruinas: no teníamos revistas, ni libros que consultar»).

El manchego Miguel Fisac (Daimiel, 1913-Madrid, 2006) es un magnífico ejemplo de la arquitectura aplicada al ámbito universitario, con ejemplos con los mostrados en el libro: el Centro de Formación de Profesorado de Enseñanza Media y Profesional (1952-57) y el Centro de Calculo Electrónico IBM (1966-67), ambos en la Ciudad Universitaria de Madrid (con estatus de Bien de Interés Cultural-BIC desde 1999). Pruebas de ‘arquitectura orgánica’ y de otra más radical y ‘brutalista’ por el uso del hormigón visto.

Los editores destacan la concepción que Fisac (Medalla de Oro del Consejo Superior de Arquitectos 1994 y Premio Nacional de Arquitectura en 2002) tenía de la arquitectura como «un trozo de aire humanizado» (y así se repite en varios momentos del divulgativo recorrido), en línea con lo percibido, siglos atrás, por Lao Tse: «Cuatro paredes y un techo no son arquitectura, sino el aire que queda dentro». Página a página, con gran profusión de bocetos, planos, memorias de proyecto y fotografías, este ‘aire’ caracteriza el relato de una obra que incluye una entrevista de Arques con Fisac («atento a las condiciones humanas, bioclimáticas y éticas»), en la que se apuntan los rasgos humanistas de un creador cuyo padrino de boda fue el doctor Gregorio Marañón (todo un síntoma, valga la expresión). Otra aportación destacada es la propia de sus palabras en ‘Cartas a mis sobrinos’.

El contexto histórico (como señala Arques), es el de los años 50 y 60 del siglo XX, caracterizado por la tensión entre modernidad y tradición (iniciada en los años cuarenta), que determinó un cambio en la arquitectura española del siglo XX. Tensión, contraste y, en todo caso, avance, que caracterizó a la obra de Miguel Fisac, anclado en las tradiciones y costumbres de su La Mancha natal, pero representante de la innovación en su más amplio sentido (como se recuerda en una de sus páginas, al ser preguntado si se consideraba un arquitecto posmoderno, contestó: «Hombre, sí… modestamente, sí»).

Brooklyn Tech Support

La obra comienza con introducciones que inciden en la importancia del legado del arquitecto (que se articularán a lo largo de los capítulos con significativos apartados como ‘¿Para qué?’, ‘¿Dónde?’, ‘¿Cómo?’ y ‘Un no se qué’), propietario de una inconfundible identidad en la que se fusiona un surtido de influencias desde las propias del Japón clásico al estilo nórdico (con ejemplos como el de Erik Gunnar Asplund). Joaquín Goyache (Rector de la Universidad Complutense de Madrid), Isabel María García Fernández (Vicerrectora de Cultura, Deporte y Extensión Universitaria de la Universidad Complutense) y Cristóbal Pareja (Decano de la Facultad de Estudios Estadísticos de la Universidad Complutense) avanzan la ‘letra y música’ de lo que se va a relatar, a mostrar, para todo tipo de públicos, ya que la obra admite diversos acercamientos lectores. Como apunta Goyache, nos encontramos ante una «metáfora de lo que pueden aportar la ciencia, el arte y la técnica al servicio de la comunidad académica, transcendiendo incluso el propio edificio, proporcionando valor a la cultura inmaterial conformada en el espacio físico».

«Funcionalidad y belleza a través del equilibrio de sus formas y elementos compositivos, sino también por la perfecta adaptación a un terreno complicado ubicado en los límites de la ciudad» es otro de los conceptos esbozados en esta introducción y desarrollados en los textos del ensayo, como los propios de Arques y Lapayese, además de aportaciones como las de Diego Martín o Rodrigo de la O.

El libro aporta un ameno viaje por el tiempo a través del diseño y del urbanismo, de los materiales y las texturas, en una época en la que el propio Fisac trabajaba, literalmente, sobre el terreno, como se destaca en uno de los fragmentos: «Como además no había contratistas, había que llevar las obras por administración directa. Yo me buscaba el encargado y me buscaba los materiales y los pagaba, y luego hacía mis liquidaciones y se acabó». Ejemplo de un trabajo, un tiempo, en el que los edificios universitarios atendían a aspectos como el acústico y el psicológico (por ejemplo, para evitar la claustrofobia)… como se recuerda en el libro, Fisac consideraba que «debemos tener mucho cuidado, porque en las sociedades como en las magdalenas, el molde no se gasta del todo con el uso, se desgasta solamente, y con mucha lentitud, y como la sociedad evoluciona, se puede encontrar al cabo de los años dentro de un molde totalmente inadecuado».

(El libro ‘Miguel Fisac en la Universidad Complutense de Madrid’ se presentará el 25 de abril de 2024, a las 19:00 h, en el Colegio de Arquitectos de Madrid – Hortaleza, 63, Centro, Auditorio, 2ª planta-).

Imagen - 'Miguel Fisac en la Universidad Complutense de Madrid'

Ficha

Título: Miguel Fisac en la Universidad Complutense de Madrid

Autores: Francisco Arques Soler y Concha Lapayese Luque

Editorial: Ediciones Complutense

Año de publicación: 2023

Disponible en Ediciones Complutense

Disponible en Unebook


Leave A Reply

Your email address will not be published.