Aumento a jubilados: la nueva fórmula, desde julio

31
Aumento a jubilados: la nueva fórmula, desde julio

El mes que viene, el incremento real de bolsillo para los jubilados sería del 18% /web

Los jubilados y pensionados del sistema general de la Anses percibirán en abril un aumento del 12,5% (para compensar, en parte, la pérdida adquisitiva de los últimos meses) más otro 13,2% (acorde a la inflación de febrero) como “adelanto de la movilidad correspondiente al mes de junio de 2024”. En promedio, sería un incremento total del 27,35% a cuenta de la futura suba. Mientras que el ajuste atado al Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec regiría recién en forma plena a partir de julio.

Así surge del decreto de necesidad y urgencia (DNU) 274/2024 que el gobierno de Javier Milei publicó ayer en el Boletín Oficial y que modifica la actual fórmula de movilidad “con el objeto de dar respuesta de forma rápida y eficaz a la acuciante realidad que enfrentan los adultos mayores de la República Argentina” y “a fin de garantizar que nunca más los haberes de los jubilados perderán contra la inflación”.

Con respecto a la entrada en vigencia del nuevo esquema, el Gobierno aclaró que la primera actualización en base a la movilidad dispuesta “se hará efectiva a partir de las prestaciones previsionales correspondientes al mes de julio de 2024”.

Hasta entonces habrá aumentos a cuenta que se otorgarían en abril (13,2% más la compensación extra del 12,5%) y a determinar en mayo y junio.

“En julio de 2024 se abonará la variación del Índice de Precios al Consumidor correspondiente a mayo de 2024. En agosto se abonará la variación correspondiente a junio, y así sucesivamente”, ejemplifica el DNU.

Teniendo en cuenta que el haber mínimo hoy es de 134.445 pesos, con el 12,5% + 13,2% de abril, pasaría a 171.215 pesos. A eso habría que añadirle el bono de 70.000 pesos para quienes cobren hasta $241.216. El tope actual de ese bono era de 204.445 pesos mensuales, pero el ministerio de Economía aclaró ayer que lo modificará en las próximas horas.

Así, los más de cinco millones de jubilados que cobran el haber mínimo y desde abril percibirían 171.215 pesos, recibirán también el bono de 70.000 pesos hasta completar 241.216 pesos, eso es un 18 por ciento de aumento real sobre los 204.445 pesos de marzo.

El haber máximo, en tanto, subiría de 904.689 a 1.152.122 pesos.

El articulo 5 del DNU es el que establece que los incrementos de abril y mayo serán a cuenta de la movilidad a pagar en junio de 2024 según el índice que se obtendrá a partir de la fórmula de movilidad vigente. Pero aclara que en caso de que esos aumentos a cuenta superen los de la nueva fórmula “no se descontará la diferencia, la que se considerará incorporada al haber. Si fueran menores a dicho aumento, se abonará la diferencia resultante”.

Tras conocer el nuevo decreto, el Defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, cuestionó que la compensación del 12,5 por ciento del mes próximo “es un bono consuelo, una tapadera, la ratificación de que se siguen licuando los haberes para lograr que los reajustes de abril, de mayo y junio los sigan pagando los jubilados. Se profundiza aún más la crisis humanitaria en la cual están sumergidos los jubilados y pensionados”.

Cuando la nueva fórmula entre plenamente en vigencia, en julio, los aumentos quedarán entonces atados a la inflación (con dos meses de rezago).

Lo que quedará a criterio del Poder Ejecutivo será el monto de los bonos, que en caso de no actualizarse favorecerán la licuación de los haberes jubilatorios.

Por eso desde el sector previsional reclaman que el Gobierno precise qué pasará con el bono en los meses siguientes, si se mantendrá fijo en $70.000 o si recibirá los aumentos futuros. También objetan que “el ajuste por inflación hace que no exista ningún mecanismo para que los haberes jubilatorios recuperen el poder adquisitivo perdido”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.