NUEVA YORK: El recurrente tema de las ofertas (OPINION)

33

imagen

El autor es comunicador. Reside en Santo Domingo

Por Roberto Veras

En el bullicio constante de New York la ciudad que nunca duerme, cada conversación entre los neoyorquinos parece orbitar en torno a un tema recurrente: el dinero. No es simplemente un tema de conversación ocasional, sino una obsesión arraigada en la psique de la metrópolis.

Desde el más modesto empleado hasta el ejecutivo de Wall Street, todos comparten anécdotas sobre sus ingresos por hora, sus últimas gangas y cómo están mejorando sus vidas en comparación con años anteriores.

En los trenes subterráneos que serpentean bajo la urbe, la escena es la misma día tras día. La mayoría de los pasajeros, exhaustos por las exigencias del trabajo diario, se sumergen en un sueño reparador que apenas les deja tiempo para reflexionar sobre su día.

Es como si el agotamiento fuera un ritual obligatorio, una confirmación visual de que todos están trabajando duro para sobrevivir en esta jungla de concreto.

Pero incluso en medio de ese sueño superficial, las manos de muchos aún están ocupadas. No con herramientas de trabajo o libros, sino con dispositivos electrónicos brillantes.

Los smartphones se han convertido en una extensión de la mano, y las pantallas iluminadas en el único oasis de entretenimiento en medio del caos urbano.

Es en estos momentos de reposo aparente donde se despliega otra faceta de la obsesión neoyorquina por el dinero: la búsqueda constante de ofertas y oportunidades de negocio.

Con la mirada fija en las pequeñas pantallas, la gente escudriña las últimas ofertas, comparando precios y buscando gangas que puedan explotar. Es un juego constante de compra y venta, una danza frenética de oferta y demanda que se juega en las calles de la ciudad.

Cada ganga encontrada es una pequeña victoria, un trofeo que exhibir ante amigos y colegas en el siguiente intercambio de historias sobre el último golpe económico.

En medio de esta vorágine consumista, es fácil perder de vista lo que realmente importa en la vida. El dinero puede proporcionar comodidades y seguridad, pero ¿a qué costo? ¿Estamos sacrificando nuestra tranquilidad, nuestra paz interior, en aras de una búsqueda interminable de riquezas materiales?

En el trajín diario de la vida en Nueva York, es importante detenerse de vez en cuando y recordar que la verdadera riqueza no se mide en dólares, sino en experiencias, relaciones y momentos compartidos con aquellos que amamos.

Tal vez, en lugar de obsesionarnos con cada centavo ganado o gastado, deberíamos enfocarnos en cultivar una vida plena y significativa, donde el valor se mida en sonrisas, abrazos y momentos de conexión genuina.

En última instancia, la verdadera riqueza no se encuentra en las ofertas y gangas de la ciudad, sino en la capacidad de encontrar alegría y satisfacción en las pequeñas cosas de la vida.

Es hora de cambiar el enfoque, de dejar de lado la obsesión por el dinero y abrazar lo que realmente importa. Porque al final del día, la mayor riqueza que podemos tener es la felicidad encontrada en el amor, la amistad y la paz interior.

jpm-am

Leave A Reply

Your email address will not be published.