Por decreto, cambian la fórmula de aumento a jubilados: cómo se calculará y desde cuándo regirá

32
Por decreto, cambian la fórmula de aumento a jubilados: cómo se calculará y desde cuándo regirá

El ministro de economía, Luis Caputo, ayer en un evento empresarial.Fue el artífice de la nueva fórmula / NA

Sin esperar a que lo debata el Congreso, el Gobierno nacional decidió avanzar por decreto con una nueva fórmula de movilidad jubilatoria. La medida, que se publicaría en el Boletín Oficial en las próximas horas, dispondría que a partir de abril las jubilaciones y pensiones se actualicen por inflación y que además tengan un ajuste de entre el 12 y el 15 por ciento para compensar, en parte, la pérdida del poder adquisitivo sufrida en enero. Hecho este empalme, la Casa Rosada pretende que desde mayo los aumentos sigan el Índice de Precios al Consumidor del Indec en forma mensual (hoy las subas se aplican por trimestre).

El presidente, Javier Milei, buscó así adelantarse a la discusión que pretende dar la oposición en el Congreso, donde ingresaron 16 proyectos sobre el tema. Incluso ayer, poco antes de que se conociera la estrategia libertaria, los diputados opositores de la Comisión de Previsión y Seguridad Social decidieron impulsar por su cuenta una ley de movilidad jubilatoria (Ver aparte). Allí aparecía también el ajuste mensual por inflación, pero se exigía para abril incluir una compensación mayor, en el orden del 20,6 por ciento, para contemplar enteramente lo que los jubilados perdieron en el primer mes del año. Esto es, entre cinco y ocho puntos más que lo que terminará otorgando el Poder Ejecutivo.

En el equipo del ministro de Economía, Luis Caputo, artífice de la nueva fórmula, hicieron cuentas y no quisieron ceder en el reclamo opositor ni esperar a la discusión en el Parlamento.

Aún cuando esta misma semana el vocero presidencial, Manuel Adorni, había descartado modificar la fórmula previsional en forma unilateral, el Gobierno finalmente optó por la vía del decreto de necesidad y urgencia (DNU).

Según fuentes oficiales, la alternativa del DNU fue algo que en el Gobierno se debatió mucho en los últimos días, porque la primera intención era que el tema tuviera fuerza de ley.

Pero los acuerdos entre el oficialismo y la oposición dialoguista en el Congreso seguían trabados.

UNA CUESTIÓN DE TIEMPO

En un principio, los libertarios pretendían que la nueva fórmula jubilatoria se tratara como un capítulo dentro de la nueva ley Ómnibus, que, si bien viene cosechando consensos en el PRO, la Unión Cívica Radical (UCR) y Hacemos Coalición Federal, recién podría tratarse en Diputados a mediados del mes próximo.

El Gobierno consideró que eso era mucho tiempo. Entonces decidió retirar el capítulo previsional de aquella controvertida ley y avanzar con una modificación por decreto.

“Nos urge el tiempo por una cuestión de empalme. Es cierto que los jubilados están siendo perjudicados y si se vota a fines de abril el empalme se muda al segundo trimestre del año”, justificaron fuentes oficiales, y advirtieron que el Gobierno no se puede “estirar más” con la compensación por la inflación de enero.

En el borrador de la nueva ley Bases, se proponía una fórmula jubilatoria con ajuste mensual por inflación a partir de abril y un adicional del 10 por ciento por lo perdido en enero. Ese extra, según trascendió ahora, estará “unos puntos más arriba” que el 10 por ciento del texto original. Sería de un 12 o 14 por ciento, es decir, bastante menos que el 20,6 por ciento que, por ejemplo, exigía el PRO a partir de un proyecto presentado por la exgobernadora, María Eugenia Vidal.

ENTRE EL CONGRESO Y TRIBUNALES

Ahora, la oposición esperará a la publicación del mentado DNU para analizar los pasos a seguir y, de ser necesario, discutir una mayor recomposición.

Por caso, así lo anticipó ayer el presidente de la Coalición Cívica ARI, Maximiliano Ferraro, quien a través de su cuenta en la red social X (antes Twitter) consideró que “durante las últimas semanas hemos hecho un gran esfuerzo para visibilizar la situación que atraviesan los jubilados y priorizar en la agenda política la necesidad de una nueva fórmula de movilidad. Valió la pena, con el DNU estamos frente a un avance”.

Para el diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires, “el Gobierno no pudo seguir evadiendo la realidad ni dilatando una solución frente a la urgencia de miles de jubilados que seguían perdiendo contra la inflación”.

No obstante, aseguró: “Vamos a aguardar el texto del decreto para analizarlo, seguiremos trabajando en el Congreso para consolidar una fórmula y, si es necesario, aumentar el porcentaje de recomposición de las jubilaciones”.

Al avanzar con un decreto de necesidad y urgencia en un tema tan sensible como el de las jubilaciones, el Gobierno deberá medir fuerzas en el Congreso, donde se enfrentará (una vez más) a la posibilidad de un rechazo. También tendrá que sortear las eventuales presentaciones judiciales que podrían frenar la medida, como ya ocurrió con la reforma laboral y los aumentos de las prepagas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.