Declaran culpable de homicidio involuntario a James Crumbley, padre del atacante de Michigan

36

(CNN) — James Crumbley, padre del adolescente que abrió fuego en una escuela de Michigan en 2021 y cobró la vida de cuatro estudiantes, fue declarado culpable de homicidio involuntario en el juicio en su contra. Hace un mes, la madre del atacante, Jennifer Crumbley, fue condenada por los mismos cargos.

A James Crumbley lo declararon culpable de cuatro cargos de homicidio involuntario, una acusacón que conlleva un castigo máximo de hasta 15 años de prisión, que se ejecutarían simultáneamente.

Los casos contra los padres del atacante Ethan Crumbley se presentaron como una prueba a los límites de quién es responsable por un tiroteo en una escuela.

Además, el juez confirmó ante el tribunal que se levantará una orden de silencio impuesta a los abogados.

Brooklyn Tech Support

La sentencia para James y Jennifer Crumbley se conocerá el 9 de abril a las 9 a.m., dijo el juez en el tribunal.

publicidad

James Crumbley fue esposado y escoltado afuera de la sala del tribunal después de que cada miembro del jurado leyera y confirmara el veredicto.

Los familiares de las víctimas lloraban mientras se leía el veredicto.

Los padres de las víctimas del tiroteo, incluidos los padres de Madisyn Baldwin, Hana St Juliana y Justin Shilling, abrazaron al fiscal principal tras el veredicto.

En su alegato final de este miércoles, los fiscales afirmaron que James Crumbley cometió una “negligencia grave” porque compró una pistola SIG Sauer de 9 mm para su hijo días antes del ataque, no la aseguró adecuadamente, ignoró el deterioro de la salud mental de su hijo y no tomó “precauciones razonables” para evitar el peligro previsible.

“James Crumbley no está siendo juzgado por lo que hizo su hijo”, dijo la fiscal del condado de Oakland, Karen McDonald. “James Crumbley está siendo juzgado por lo que hizo y por lo que no hizo”.

En respuesta, la abogada defensora Mariell Lehman afirmó que el caso de la fiscalía carecía de pruebas y se basaba en “suposiciones y retrospectivas”.

“No escucharon ningún testimonio y no vieron ninguna prueba de que James tuviera conocimiento de que su hijo fuera un peligro para nadie”, dijo.

Las deliberaciones se producen más de dos años después de que Ethan Crumbley, entonces de 15 años, utilizara la SIG Sauer de 9 mm para disparar a cuatro estudiantes y herir a seis alumnos y un profesor en el instituto de Oxford el 30 de noviembre de 2021.

Los casos contra los padres representan una prueba de los límites de quién es responsable de un tiroteo masivo. Los fiscales, que pretenden ampliar el alcance de la culpabilidad en los tiroteos masivos, han utilizado una novedosa estrategia legal al argumentar que los padres son personalmente responsables de las muertes porque consiguieron un arma para su hijo e ignoraron las señales de su deteriorada salud mental.

Los padres se han enfrentado anteriormente a la responsabilidad por las acciones de sus hijos, por ejemplo con cargos de negligencia o de armas de fuego, pero el veredicto de culpabilidad de Jennifer Crumbley fue la primera vez que el padre de un atacante de escuela fue considerado directamente responsable de los asesinatos. Su sentencia está prevista para el 9 de abril.

Jennifer Crumbley, madre del atacante, fue condenada por homicidio involuntario en febrero. (Crédito: Jeff Kowalsky/AFP/Getty Images)

Ethan fue condenado el año pasado a cadena perpetua sin libertad condicional tras declararse culpable de terrorismo causante de muerte, cuatro cargos de asesinato y otros 19 cargos relacionados. No testificó en ninguno de los juicios de sus padres, ya que sus abogados dijeron que se acogería a su derecho al silencio recogido en la Quinta Enmienda.

El juicio de James Crumbley comenzó la semana pasada y fue en conjunto similar al juicio de su esposa, al presentar a muchos de los mismos supervivientes del tiroteo, investigadores policiales y empleados de la escuela.

Sin embargo, los fiscales se centraron más en la compra del arma de fuego y en cómo la guardó, mientras que presentaron menos pruebas sobre su vida personal y sus intereses. En particular, Jennifer Crumbley subió al estrado en su propia defensa en el juicio, echando la culpa a otros y sin expresar arrepentimiento alguno.

Por el contrario, James Crumbley se negó a declarar. “Es mi decisión permanecer en silencio”, dijo ante el tribunal.

La acusación descansó después de llamar a 15 testigos durante la semana pasada. La defensa llamó a un testigo, la hermana de James Crumbley, Karen, que declaró que pasó varios días con la familia Crumbley en abril y junio de 2021 y no notó nada preocupante.

Leave A Reply

Your email address will not be published.