Cómo Valencia, una hermosa ciudad turística en España, se convirtió en la Capital Verde de Europa

55

Llamado a la Tierra es una serie editorial de CNN comprometida con reportar los desafíos ambientales que enfrenta nuestro planeta, además de mostrar las soluciones a esos retos. La Iniciativa Perpetual Planet de Rolex se ha asociado con CNN para crear conciencia y educación sobre los asuntos de sostenibilidad claves y para inspirar acciones positivas.

(CNN) — Valencia es desde hace tiempo una de las ciudades más soleadas de España, gracias a su privilegiada ubicación junto al Mediterráneo. Ahora también puede presumir de ser la más sostenible tras ganar el codiciado título de Capital Verde de Europa.


La Comisión Europea destacó los 5 millones de metros cuadrados de zonas verdes de Valencia. Según el informe de la Comisión, el 97% de los residentes viven a menos de 300 metros de una zona verde importante. Ya sean las populares y amplias playas de arena del Mediterráneo o la laguna pantanosa de la Albufera, donde se cultiva el arroz de la paella valenciana.

El título de Capital Verde se concede anualmente a una ciudad europea que sirva de ejemplo medioambiental. La Comisión Europea concede 600.000 euros (US$ 656.000) al ganador para financiar programas más sostenibles. El verdadero premio, sin embargo, es el impulso comercial que suponen las credenciales ecológicas certificadas de una ciudad. Entre los ganadores anteriores figuran Tallin, Estonia y Oslo, Noruega.

“Creo que es un reconocimiento de la Comunidad Europea a nuestro trabajo común”, afirma Paola Llobet, concejala de Turismo e Innovación de Valencia. “Es algo que, como comunidad, llevamos años construyendo, dentro de los barrios. Hemos estado protegiendo nuestras huertas, nuestras playas, nuestro mar, el parque natural de la Albufera y mucho más”.

Brooklyn Tech Support

Basta con mirar un mapa de la ciudad para ver el ejemplo más llamativo de los espacios verdes de Valencia: el Parque Natural del Turia, un cauce reconvertido de nueve kilómetros de longitud que atraviesa la ciudad.

publicidad

Obra maestra futurista

valencia

La espectacular Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia es ahora una gran atracción. Crédito: Rob Tilley/The Image Bank Unreleased/Getty Images

Tras una inundación mortal en 1957, se desvió el cauce del río y el Turia se convirtió en una autopista de varios carriles. Sin embargo, la oposición pública frustró el proyecto, dando lugar a un movimiento que exigía más espacios verdes en el centro de la ciudad.

Hoy, el Turia se ha convertido en un preciado espacio comunitario: una franja verde que conecta los huertos frutales de las afueras con el mar Mediterráneo. Los fines de semana se llenan de partidos de fútbol, rugby y béisbol en una de las muchas instalaciones deportivas del parque. En un día soleado, las familias hacen picnic bajo los baobabs y cipreses, mientras los escaladores y acróbatas aficionados ponen a prueba sus habilidades trepando o descendiendo en espiral por algunos de los puentes medievales de piedra que aún atraviesan el parque.

Turia Valencia

Valencia, en España, ostenta el título de Capital Verde de Europa gracias a proyectos de sostenibilidad como el Parque del Turia, un cauce fluvial de 9 kilómetros convertido ahora en espacio comunitario. Crédito: Moonstone Images/iStock Unreleased/Getty Images

También alberga la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la obra maestra futurista del arquitecto valenciano Santiago Calatrava, que se ha convertido en una de las mayores atracciones de la ciudad. Sus curvas blancas y brillantes y sus soportes esqueléticos le confieren un diseño de la era espacial, lo que la ha convertido en escenario favorito de rodajes de películas y series de ciencia ficción, desde “Star Wars” a “Westworld”.

El Turia también funciona como autopista de transporte sostenible. A lo largo del parque discurren senderos designados que lo hacen ideal para que los viajeros en bicicleta y patinetes eléctricos atraviesen la ciudad y eviten el tráfico de la calle.

El amor por la bicicleta es lo que llevó a Giuseppe Grezzi, un italiano que llama a Valencia su hogar, a participar en la política local, convirtiéndose en concejal de movilidad sostenible de la ciudad durante ocho años. Su mayor logro: aumentar en más de un 50% el número de carriles para bici en la ciudad.

“La ciudad es llana. El tiempo es perfecto. Quería poder ir en bici a todas partes”, dijo tras asistir a una reunión de la comunidad para debatir el estatus de Capital Verde de Valencia. “Hemos transformado la ciudad. Estoy orgulloso de formar parte de ella. Pusimos en marcha muchas políticas para proteger el espacio público, para hacer la ciudad más verde, con más zonas peatonales y para reducir la contaminación”.

Valencia bicicletas

Valencia transformó varias zonas muy transitadas en zonas peatonales, incluida la rotonda central de la ciudad, donde se encuentra el Ayuntamiento de Valencia, un impresionante edificio del siglo XVIII. Crédito: fcafotodigital/iStock Unreleased/Getty Images

Durante su mandato, la ciudad se volcó en el transporte sostenible, ampliando una nueva línea de metro, instalando bicicletas públicas y aumentando casi 200 kilómetros de carriles para bici que enlazan con varias “rutas verdes” fuera de la ciudad.

Durante la pandemia, Valencia tomó la iniciativa de convertir varias zonas de mucho tráfico en zonas peatonales, incluida la rotonda central de la ciudad, donde se encuentra el Ayuntamiento de Valencia, un impresionante edificio del siglo XVIII.

Fruta en abundancia

valencia huerto

Valencia está rodeada de huertos. Crédito: Allard Schager/Moment RF/Getty Images

El otro beneficio de todo ese verde es la abundancia de frutas y verduras de Valencia. La ciudad está rodeada por La Huerta, más de 120 kilómetros cuadrados de huertos frutales y hortalizas cuyos productos se venden en los mercados municipales de Valencia. La Comisión Europea destacó el programa vecinal y alimentario de la ciudad en su impulso a la alimentación de kilómetro cero, un movimiento que aboga por cultivar y procesar los alimentos en el mismo lugar donde se venden y consumen para reducir costos de transporte y emisiones de carbono.

El Mercado Central de Valencia es un buen lugar para verlo en acción. Cerca de 300 vendedores de fruta, verdura, pescado y carne ofrecen sus productos en una enorme nave modernista. La jornada comienza antes del amanecer, cuando cientos de vehículos empiezan a descargar productos frescos de los alrededores, incluidas las famosas naranjas de Valencia.

Aunque se ha convertido en una popular atracción turística, el Mercado Central sigue siendo frecuentado por los valencianos. Según el mercado, aproximadamente el 80% de los clientes son locales.

Mercado Central Valencia

Mercado Central: este mercado cubierto, uno de los más grandes de Europa, se ha convertido en una atracción turística, pero el 80% de sus clientes son locales. Crédito: Julian Elliott Photography/Stone RF/Getty Images

Entre ellos, el creciente número de restaurantes con estrellas Michelin de la ciudad. En 2005, la chef Begoña Rodrigo abrió su restaurante, La Salita, para destacar los ingredientes locales de la región valenciana. En 2019, Rodrigo ganó una estrella Michelin por su innovador menú que “eleva la cocina de verduras a nuevas alturas”.

Disputas políticas

puerto de valencia turismo

No todo el mundo está contento con los planes de ampliación del puerto de Valencia para atraer a decenas de miles de turistas más. Crédito: jewhyte/iStock Editorial/Getty Images

Sin embargo, la ciudad aún tiene por delante grandes retos medioambientales. Uno de ellos es el cambiante entorno político.

La propuesta de Capital Verde de Valencia se inició bajo el anterior gobierno de la ciudad, una coalición de partidos de izquierdas conocida como Compromís. Las elecciones de 2023 llevaron al poder a una coalición entre el Partido Popular (PP), de centro-derecha, y Vox, de ultraderecha, un partido que ha negado la existencia del cambio climático.

Eso preocupa a Giuseppe Grezzi, exconcejal de Movilidad Sostenible.

“Muchos de nuestros proyectos simplemente se han parado. Muchos están ahora paralizados por la actual administración”, afirma. “Así que estamos muy preocupados por ello, por si tendrá continuidad. Porque esta estrategia no debe ser partidista, no debe estar ligada solo a un partido. Toda la ciudad debe participar en ella”.

Paola Llobet, actual concejala de Turismo e Innovación asegura que si bien se están replanteando algunos proyectos, la actual administración sigue comprometida con alcanzar los objetivos de sostenibilidad.

“Quizá tengamos una forma diferente de llegar a nuestros objetivos, diferentes políticas públicas”, dijo. “Pero el objetivo sigue siendo el mismo: tener una ciudad sostenible y una mejor calidad de vida para la gente que vive aquí y la que viene a visitarnos”.

Un punto de conflicto es el puerto comercial y la terminal de cruceros de Valencia. Se está estudiando una propuesta de ampliación del puerto, que podría traer decenas de miles de nuevos turistas al año. La administración actual también está estudiando la posibilidad de añadir nuevos vuelos directos desde Estados Unidos al aeropuerto internacional de Valencia.

Ciudades como Barcelona y Venecia, sin embargo, han tenido dificultades para hacer frente al gran número de turistas que llegan. Incluso los profesionales del sector temen que Valencia corra la misma suerte.

“Si pueden poner un límite al turismo, ya sea en crucero o en avión, puede que sea necesario para que haya un corte”, dijo a CNN Travel un guía turístico que no quiso dar su nombre. “Me preocupa que, en algún momento, las cifras se vuelvan insostenibles”.

Para Llobet, eso significa utilizar la tecnología para aliviar el impacto del turismo en Valencia. La concejala implementó un proyecto para elaborar “mapas de calor” de la ciudad que turistas y guías puedan utilizar para mostrar qué zonas están más congestionadas, sugerir rutas alternativas y animar a los turistas a visitar otros lugares de la ciudad.

“Tenemos muchos datos. Estamos midiendo la contaminación atmosférica; la contaminación acústica y estamos iniciando un proyecto sobre emisiones de carbono”. Llobet afirmó: “Queremos que el impacto de los turistas sea positivo. El 70% del empleo de la ciudad depende del sector servicios, que está absolutamente vinculado a los turistas”.

Tal vez el reto medioambiental más visible sea la tradición fallera de Valencia, un alboroto primaveral de ruido, color y fiesta que conlleva un elevado costo medioambiental. Decenas de miles de personas acuden a la ciudad cada mes de marzo para participar en una sucesión de elaborados desfiles y extravagancias pirotécnicas. Gigantescas estatuas de colores se exhiben en barrios de toda la ciudad y luego se les prende fuego al final del festival. El resultado suele ser una columna de humo negro procedente de la combustión de poliestireno y productos derivados del petróleo.

Tradiciones sostenibles

fallas valencia

Las Fallas de primavera de este año son unas de las primeras en apostar por la sostenibilidad. Crédito: Jorge Gil/Europa Press/Getty Images

Este año, en honor a su estatus de Capital Verde, Valencia celebra sus primeras “Fallas Verdes”, proporcionando financiación para que los barrios construyan con alternativas respetuosas con el medio ambiente como el papel maché, la madera y el arroz en rama. El objetivo es celebrar las Fallas con materiales totalmente sostenibles para 2030.

Este año, la pieza central de las Fallas es una estatua gigante de dos pisos que se está construyendo frente al Ayuntamiento llamada “2 Palomas, 1 Rama”. Un llamamiento a la paz representa a una pareja de palomas blancas que portan una rama de olivo. La estructura está hecha de madera, papel maché y Neops, una alternativa espumosa al poliestireno fabricada a partir de residuos vegetales, como los procedentes de la transformación del trigo y los cereales.

Aun así, es difícil poner límites medioambientales a tradiciones muy queridas. Después de la entrevista, Llobet invitó a CNN Travel al balcón principal del Ayuntamiento para ver la “mascletà”, un espectáculo pirotécnico diario durante los primeros 19 días de la fiesta. Cada día lo organiza una comunidad de vecinos valenciana diferente, conocida como “fallero”.

Poco antes de las dos de la tarde, un grupo de falleras especialmente seleccionadas, jóvenes vestidas con elaborados trajes tradicionales, acompañan al alcalde para dar la señal de inicio de la mascletà.

Tras un único disparo, se oye una salva de estruendos, seguida del chirrido de los fuegos artificiales que estallan en estrellas blancas, apenas visibles contra el cielo azul. Lo que sí se veía eran las nubes de humo. Como explicaron sin aliento los locutores locales en el balcón, el arte de la mascletà no es el espectáculo de luces, sino el ritmo y el crescendo del sonido, que culmina en un ensordecedor aluvión de ruido y humo estremecedores y ensordecedores.

Llobet admite que es difícil hacer de las Fallas un evento realmente ecológico, pero aspiran a convertirlo en una tradición más sostenible.

“Estamos trabajando con diferentes falleros para ser mejores con el uso del plástico y los residuos, el uso del agua. Cada año intentamos mejorarlo un poco más”, explica. “Pero tenemos más de 100.000 falleros en la ciudad. Uno en cada plaza. Así que, realmente, es una forma de vida”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.