Cómo el láser DragonFire podría revolucionar la defensa aérea contra drones y misiles

20

(CNN) — Esta semana, el Reino Unido presentó una nueva arma láser que, según sus fuerzas armadas, podría proporcionar una defensa letal contra misiles o aeronaves a un precio aproximado de US$ 13 por disparo, lo que supondría un ahorro potencial de decenas de millones de dólares con respecto al costo de los interceptores de misiles actuales.


Un video recién publicado de una prueba de lo que el Ministerio de Defensa del Reino Unido llama DragonFire, un sistema de arma de energía dirigida por láser (LDEW, por sus siglas en inglés), captó lo que el ministerio dice que fue el uso exitoso del láser contra un objetivo aéreo durante una demostración realizada en enero en Escocia.

“Es un arma que puede cambiar las reglas del juego de la defensa aérea”, dice el video mientras un brillante rayo láser atraviesa el cielo nocturno sobre un campo de tiro en el remoto archipiélago de las Hébridas, creando una bola de luz al alcanzar su objetivo.

El Ministerio de Defensa afirma que el DragonFire puede alcanzar con precisión un objetivo tan pequeño como una moneda “a larga distancia”, pero no ofrece detalles concretos. El alcance exacto del arma es confidencial.

Brooklyn Tech Support

El rayo láser puede atravesar el metal “provocando fallos estructurales o resultados más impactantes si se apunta a la ojiva”, según un comunicado del Ministerio de Defensa del Reino Unido.

DragonFire Reino Unido láser

El Reino Unido afirma haber probado con éxito el sistema DragonFire de armas de energía dirigida por láser (LDEW, por sus siglas en inglés). Crédito: Ministerio de Defensa del Reino Unido

Y se afirma que también elimina sus objetivos por una ínfima fracción de lo que cuestan los actuales misiles de defensa antiaérea.

publicidad

Según el Ministerio de Defensa, disparar una ráfaga láser de 10 segundos cuesta unos US$ 13. En cambio, el misil Standard Missile-2 utilizado por la Marina de Estados Unidos para la defensa aérea cuesta más de US$ 2 millones por disparo.

El arma láser DragonFire se probó en enero en un campo de tiro británico. Crédito: Ministerio de Defensa del Reino Unido

“Tiene el potencial de ser una alternativa de bajo costo a largo plazo para ciertas tareas que realizan actualmente los misiles”, afirmaba en enero un comunicado del Ministerio de Defensa del Reino Unido.

El costo de los misiles de defensa antiaérea se ha convertido en un tema de gran interés en los círculos de defensa en los últimos años, a medida que los drones de bajo costo han demostrado su eficacia en los campos de batalla de Ucrania y en los ataques de los rebeldes hutíes contra buques comerciales y militares en el mar Rojo y el golfo de Adén.

Los analistas se preguntan cuánto tiempo podrán Estados Unidos, Reino Unido y sus socios seguir utilizando misiles multimillonarios contra drones hutíes que, en algunos casos, pueden adquirirse por menos de US$ 100.000.

Mientras tanto, los costosos sistemas de defensa antiaérea de los aliados occidentales han sido cruciales para la capacidad de Ucrania de defenderse de los ataques de misiles y drones rusos.

“Los drones y cohetes de bajo costo han alterado el cálculo económico de la ofensiva y la defensa a favor de aquellos que utilizan grandes volúmenes de sistemas no tripulados y municiones baratas para abrumar las defensas aéreas y de misiles más sofisticadas”, escribió James Black, subdirector de defensa y seguridad del grupo de reflexión RAND Europe, en una entrada de blog en enero.

Según Black, DragonFire podría ayudar a inclinar la balanza a favor del Reino Unido.

“Este tipo de armamento de vanguardia tiene el potencial de revolucionar el espacio de combate al reducir la dependencia de la costosa munición”, declaró en enero el secretario de Defensa del Reino Unido, Grant Shapp, tras la prueba de DragonFire.

Sin probar y con limitaciones

Pero Black y otros aclaran que los láseres como DragonFire aún no se han probado en el campo de batalla y tendrán limitaciones.

En un artículo publicado el mes pasado en The Conversation, Iain Boyd, director del Centro de Iniciativas de Seguridad Nacional de la Universidad de Colorado, enumeró algunos de los problemas que plantean los láseres.
La lluvia, la niebla y el humo dispersan los haces de luz y disminuyen su eficacia; las armas láser desprenden mucho calor, por lo que requieren grandes sistemas de refrigeración; los láseres móviles, montados en barcos o aviones, necesitarán recargas de batería; y los láseres deben permanecer fijados en objetivos en movimiento hasta 10 segundos para poder perforarlos, explicó Boyd.

Los británicos no son los primeros en desarrollar un láser capaz de derribar un objetivo aéreo.

En 2014, la Marina probó y desplegó con éxito un sistema de armas láser en el USS Ponce en el golfo Pérsico.
El sistema era capaz de atacar drones, pequeños aviones y pequeñas embarcaciones. En 2020 y 2021, la Marina probó un sistema láser más avanzado en el USS Portland.

En 2022, se instaló un sistema láser en el destructor de misiles guiados USS Preble. Ese sistema todavía está en fase de pruebas, dijo el contralmirante Fred Pyle, director de la División de Guerra de Superficie de la Marina, en un simposio celebrado en enero, según Breaking Defense.

También en 2022, la Marina estadounidense probó con éxito un sistema láser de alta energía contra un objetivo que simulaba un misil de crucero.

Pero una cuenta de la Marina de esa prueba dijo que no había ningún plan para ponerlo en manos de los combatientes, añadiendo que “ofrece una visión del futuro de las armas láser”.

Un informe de 2023 de la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de EE.UU. (GAO, por sus siglas en inglés) señaló el éxito del Pentágono en las pruebas de armas láser, pero dijo que necesita hacer más para llevarlas a las tropas, incluyendo averiguar sus misiones exactas y estrategias de adquisición.

El informe de la GAO señala que “el Departamento de Defensa ha notado desde hace tiempo una brecha, a veces denominada ‘el valle de la muerte’, entre sus comunidades de desarrollo y de adquisición que dificulta la transición tecnológica”.

Pero los responsables de defensa británicos afirman que existe un nuevo imperativo de introducir los láseres en el campo de batalla moderno y que no hay tiempo que perder.

“En un mundo en el que las amenazas evolucionan, sabemos que debemos centrarnos en hacer llegar la capacidad al combatiente, por lo que intentaremos acelerar la siguiente fase de actividad”, declaró en un comunicado Shimon Fhima, director de programas estratégicos del Ministerio de Defensa del Reino Unido.

Leave A Reply

Your email address will not be published.