Por qué Taylor Swift está volviendo a regrabar y publicar sus discos antiguos

33

Taylor Swift se ha convertido en una de las cantantes más icónicas de la última década. Además de convertirse en la primera artista en ganar cuatro veces el Álbum del Año en los Grammy, ha protagonizado una pelea única por los derechos de sus canciones.

La estrella estadounidense ha denunciado los entresijos de la industria musical que impide que los cantantes puedan ser los dueños de su propio trabajo. En el caso de Swift, ella no solo pone la voz a sus temas, sino que también compone todas y cada una de sus letras. 

Por eso, ha tomado una decisión inaudita con el objetivo de poseer los derechos de todos sus temas: volver a grabar sus primeros seis álbumes para conseguir que los originales pierdan el gran valor que tenían. Todas las regrabaciones han sido estrenadas bajo la etiqueta de Taylor’s Version y han superado con creces sus expectativas de ventas.

Por qué Taylor Swift está regrabando sus álbumes antiguos

En 2018, Taylor Swift anunció por sorpresa que abandonaba su discográfica de siempre, Big Machine Records (BMR), para empezar a formar parte de Universal con un contrato único con mayor control sobre su música.

Un movimiento que sorprendió, pues Swift había tenido siempre gran relación con Scott Borchetta, el CEO de BMR que le dio su primera oportunidad cuando ella tenía 16 años. En ese momento, BRM era una empresa pequeña y Swift una compositora por descubrir. Ambos crecieron juntos y publicaron juntos seis discos: Taylor Swift, Fearless, Speak Now, Red, 1989 y Reputation.

Brooklyn Tech Support

Taylor Swift confesó más tarde que se había hecho a la idea de que nunca sería la dueña de su trabajo, ya que había pedido en numerosas ocasiones comprárselo a Borchetta antes de abandonar su marca, y este se había negado. 

No obstante, cambió de opinión cuando descubrió que Borchetta le había vendido todo su catálogo a Scooter Braun, un representante de estrellas como Justin Bieber o Demi Lovato que se dedicó a insultarla en el peor momento de su carrera, cuando se enfrentó a Kanye West en 2016. 

En 2019, Swift denunció la situación en un largo comunicado en el que aseguraba que no soportaba que un acosador fuera el dueño todo su trabajo. Una injusticia que le atrajo mucho apoyo de seguidores y compañeros y que la impulsó a decidir regrabar sus discos para que la compra de todo su catálogo por 300 millones de dólares no tuviera sentido.

Dos años más tarde, en 2021, estrenó Love Story (Taylor’s Version), su single más histórico junto con Fearless (Taylor’s Version) y seis canciones más llamadas From The Vault (traducido a ‘desde la cripta’) que añadían valor especial al álbum. 

Un éxito en ventas que ayudó a que sacara más adelante Red (Taylor’s Version) en noviembre de 2021 y, en 2023, Speak Now (Taylor’s Version) y 1989 (Taylor’s Version), con el que volvió alcanzar el número 1 con una de las canciones extras, llamada Is It Over Now?

Desde entonces, Scooter Braun ha vuelto a vender las canciones de Taylow Swift a un fondo de inversiones llamado Shamrock Holdings por otros 300 millones de dólares. Ambos grupos se han negado a negociar con la propia cantante estos años. 

Ahora, la estrella solo tiene que publicar Taylor Swift (Taylor’s Version), su primer álbum, y Reputation (Taylor’s Version), el sexto que escribió tras desaparecer en 2016, y será la dueña de todas sus composiciones. Antes, estrenará The Tortured Poets Department, el undécimo trabajo de su carrera y el quinto desde que está con Universal.

Leave A Reply

Your email address will not be published.