EE.UU. expresa su preocupación por las relaciones entre Rusia y Corea del Norte

30

(CNN) —  Los observadores de Corea del Norte en Washington se han centrado recientemente en la abrupta destrucción por parte de Pyongyang el mes pasado de un monumento clave dedicado a la reunificación de la península de Corea, una medida que algunos analistas externos ven como un precursor de la guerra con Corea del Sur en medio de una retórica típicamente belicosa del líder Kim Jong Un.

Pero funcionarios estadounidenses y analistas de Corea del Norte que hablaron con CNN bajo condición de anonimato dicen que el revuelo por el arco de la reunificación oscurece una amenaza estratégica mucho mayor: la floreciente asociación de Corea del Norte con Rusia.

Los funcionarios de inteligencia en Washington están cada vez más preocupados por los crecientes vínculos entre Corea del Norte y Rusia, y las implicaciones a largo plazo de lo que parece ser un nuevo nivel de asociación estratégica entre las dos naciones, según varios funcionarios familiarizados con los últimos datos de inteligencia.

Rusia ha disparado repetidamente misiles balísticos de corto alcance suministrados por Corea del Norte contra objetivos ucranianos en las últimas semanas. En enero, diplomáticos norcoreanos y rusos de alto rango se reunieron en Moscú antes de lo que los medios estatales norcoreanos dicen que es una próxima visita a Pyongyang del propio presidente de Rusia, Vladimir Putin, la primera en más de 20 años.

Brooklyn Tech Support

La administración Biden está lo suficientemente preocupada como para que el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, planteara la cuestión al ministro de Asuntos Exteriores chino durante una reunión en enero, dijo a los periodistas un alto funcionario de la Casa Blanca a finales del mes pasado.

publicidad

Si Corea del Norte es capaz de utilizar una relación más estrecha con Rusia para aflojar la influencia de China, temen los funcionarios, eso podría eliminar lo que algunos creen que ha sido un importante freno al programa de pruebas nucleares de Pyongyang.

“Creo que [Kim] busca constantemente algún tipo de ventaja”, dijo un alto funcionario de Defensa.

Un alto funcionario de la administración dijo a los periodistas a finales de enero: “Estamos profundamente preocupados por las recientes pruebas de armas. Estamos profundamente preocupados por la creciente relación entre Rusia y la RPDC [República Popular Democrática de Corea] y lo que eso podría significar para las intenciones del Sr. Kim”.

Jeffrey Lewis, experto en Corea del Norte y profesor del Instituto Middlebury de Estudios Internacionales, dijo que Pyongyang ha tratado durante mucho tiempo de equilibrar la influencia china sobre sus asuntos mediante el diálogo con otras naciones, incluida la Unión Soviética y, más tarde, Estados Unidos. La recién forjada asociación transaccional entre Corea del Norte y Moscú se entiende mejor cuando Kim aprovecha la oportunidad para darse margen de maniobra con China, dijeron Lewis y otros.

Riesgos para EE.UU.

Los riesgos que esa relación plantea para los intereses estadounidenses son numerosos, según múltiples analistas tanto dentro como fuera del Gobierno.

Aunque Lewis y otros creen que Estados Unidos a menudo sobreestima el grado de control que Beijing tiene sobre Corea del Norte, sí tiene influencia y busca garantizar la estabilidad en la península. Pero Corea del Norte está “aterrorizada de que los chinos vayan a apoderarse funcionalmente del país, no con un Ejército, sino cultural y financieramente”, dijo Lewis. Rusia es “una alianza muy natural que les permite reducir su dependencia de China”, afirmó.

Una inyección de dinero ruso –y potencialmente de tecnología rusa– a cambio de misiles norcoreanos también podría impulsar la base industrial de defensa de Corea del Norte, permitiendo a Pyongyang actualizar sus arsenales de municiones convencionales y dando a su economía un impulso muy necesario. Eso, a su vez, podría acelerar su programa de desarrollo de misiles.

El comercio con Rusia también podría debilitar aún más el régimen de sanciones que Estados Unidos ha impuesto a Corea del Norte, acelerando también su economía y potencialmente reforzando su programa de desarrollo armamentista.

Y quizás lo más alarmante es que los misiles norcoreanos en el campo de batalla ruso podrían actuar como publicidad para futuras ventas a otros regímenes rebeldes.

“Estas son herramientas creíbles en el campo de batalla, y si Corea del Norte logra venderlas, les permitiría construir más y ayudar en su despliegue interno y, por supuesto, tendría un efecto de bola de nieve para encontrar aún más clientes”, dijo Sydney Seiler, quien fuera hasta 2023 el jefe de inteligencia nacional para Corea del Norte en el Consejo Nacional de Inteligencia.

Lewis, Seiler y otros advirtieron que ninguno de estos resultados está predicho. Como siempre ocurre con Corea del Norte, descifrar cómo podría responder el reino ermitaño es como leer huesos de pollo.

Pero dentro del Gobierno, los funcionarios están observando de cerca la dinámica.

Durante semanas, circuló dentro del Gobierno de Estados Unidos una entrada de blog en un influyente sitio web de observadores de Corea del Norte escrita por dos exanalistas. Advirtió que la decisión de Pyongyang de abandonar la reunificación era una señal clara de que Corea del Norte había tomado la “decisión estratégica de ir a la guerra”.

El problema, según más de media docena de funcionarios estadounidenses familiarizados con los últimos datos de inteligencia estadounidenses, era que la pieza estaba equivocada.

“No creo que [Kim] haya tomado una decisión estratégica de entrar en conflicto”, dijo el alto funcionario de Defensa. “No he visto nada indicativo de conflicto estratégico”.

Kim no parece estar preparando un ataque

Cinco funcionarios estadounidenses dijeron a CNN que Estados Unidos no ha visto señales de que Kim se esté preparando para un posible ataque a Corea del Sur o una provocación más amplia que involucre armas nucleares.

En todo caso, creen algunos analistas, las declaraciones públicas de Corea del Norte indican que Corea del Norte está abandonando su política de reunificación en busca de la paz en la península.

“La prioridad número uno de Kim es el mantenimiento de su régimen”, dijo el funcionario de Defensa. “Eso no es un cambio; ha sido una prioridad estratégica de toda su familia desde la Guerra de Corea”.

Lewis, Seiler y otros dijeron que Kim es muy consistente al expresar públicamente sus intenciones. En discursos en los que anunciaba el abandono de la reunificación, Kim dejó claro que no buscaba una guerra con Corea del Sur.

“Kim hizo todo lo posible para decir explícitamente que una implicación de rechazar la reunificación era que también rechazaba la reunificación por la fuerza, por lo que el mensaje claro era que Corea del Norte no iniciaría una guerra con Corea del Sur”, dijo Lewis, añadiendo que fue “la tranquilidad más extraña de la historia”.

Eso no significa que Pyongyang no pueda lanzar ataques de menor nivel salvo que lleguen a una guerra total, dijeron analistas, algo que Corea del Norte hace ocasionalmente por razones que pueden resultar opacas para la inteligencia estadounidense.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, conversa con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, durante su visita al Сosmódromo de Vostochny, en el extremo oriental de la región rusa de Amur, el 13 de septiembre. Artem. (Crédito: Geodakyan/Sputnik/Reuters)

Pyongyang suele utilizar los ejercicios militares en la región realizados por Estados Unidos, Corea del Sur y Japón a partir de esta época del año como una oportunidad para participar en lo que Estados Unidos llama acciones “provocadoras”.

“Pero no es guerra. No nos dirigimos a la guerra”, dijo Seiler. “Nos dirigimos a lo que creo que será una temporada de mayor tensión, pero si mantenemos el rumbo, saldremos bien del otro lado”.

En 2010, Corea del Norte bombardeó una isla de Corea del Sur y las dos partes intercambiaron fuego de artillería que mató a tropas de ambos lados. Pero el conflicto nunca escaló.

El alto funcionario de Defensa dijo que, por ahora, Estados Unidos no ve ningún indicador de que Corea del Norte se esté preparando para algo así, pero señaló: “Me pagan por pensar en esas posibilidades”.

También es poco probable que Corea del Norte dé un paso atrás en su programa de desarrollo de misiles, algo que los funcionarios de Defensa observan con alarma, incluso cuando creen en general que Pyongyang considera el programa más defensivo que ofensivo.

Los funcionarios todavía creen que Corea del Norte podría estar preparada para llevar a cabo otra prueba nuclear.

Y Pyongyang logró mejoras notables en los combustibles sólidos utilizados para misiles de corto y largo alcance. Debido a que los combustibles sólidos pueden almacenarse en el campo durante semanas seguidas, a los funcionarios estadounidenses les preocupa que la tecnología mejorada permita a Corea del Norte mover sus misiles y ocultarlos de la vigilancia extranjera más fácilmente.

“Sus crecientes y continuos lanzamientos de pruebas de misiles, creo que es la parte más preocupante”, dijo el alto funcionario de Defensa. “Me preocupa que se disparen misiles errantes que potencialmente impacten en una zona poblada. Incluso si no es deliberada, es una acción que podría ser devastadora”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.