Sangre palestina — El Nacional

12

Esta noche triste, sin luna ni estrella.

Sin el cielo presagiando lluvia, He dejado que el poeta que anida en mi alma, salga caminando por la calle desnuda, para escribir estos versos tristes que parecen sollozar dentro de mí, sin dejarme dormir, vagando como duende dando vueltas en la cama, para levantarme envuelto en el horror de la sangre de los niños corriendo por las calles, las aceras y los contenes, formando un río de sangre interminable.

Los cuerpos de los niños destrozados por las bombas asesinas, Los cuerpos de los niños despedazados en las noches por los misiles que vomitan fuego.

Los cuerpos de los niños que no conocieron la sonrisa, solo el llanto, Solo el sufrimiento de las madres muertas con ellos en sus brazos.

El horror del holocausto, El horror del odio y la venganza El horror del desprecio humano.
-1-
La sangre de los hombres confundiéndose con la sangre de los niños, formando charcos de dolor desesperado, hombres corriendo despavoridos mientras las bombas caen sobre sus cabezas, matándolos inmisericordemente.

Brooklyn Tech Support

El pánico cunde por todas partes, El fuego lo arrasa todo, El bombardeo de noticias falsas también mata como las bombas.

No solo el napalm que enciende las casas.

La sangre no parece saciar la sed de los asesinos, para ellos la sangre solo es sangre, no dolor, muerte y luto. Sangre de niños hambrientos y desnudos buscando un trozo de vida, sangre de hombres muertos sin saber por qué, la sangre de nadie saltando de los pechos heridos por las balas que se precipitan sobre sus cabezas.

Sangre sin nombre en la frente de los muertos, Sangre simplemente humana,
Como la mía, como la tuya, como la nuestra.

Sangre deshumanizada por humanos cobardes, sin sentimiento humanos oprimiéndole el estómago, destruyéndole la hiel.

Sangre derramada sin temor a dios, soldados bailando una danza el pie del patíbulo, frente al pelotón de la muerte, con los ojos vendados para no ver el horror de la sangre, para no sentir el plomo taladrando el corazón, desgarrando la piel moribunda.

Un pueblo entero arrasado por la avaricia, Millones de hombres, mujeres y niños asesinados Por la miseria humana. Ante los ojos del mundo que no escucha el ruino de los aviones, Ni el estruendo de las bombas que arrasan con un pueblo indefenso, Para borrarlo del mapa, Para enterrarlo en la fosa de la historia.
El judaísmo repite el holocausto del que fue víctima.

Aun arden los hornos de Hitler con seis millones de judíos asesinados

Leave A Reply

Your email address will not be published.