Condado de Los Ángeles aprueba provisionalmente ordenanzas sobre venta ambulante

9

La Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles aprobó tentativamente un par de ordenanzas que regulan a los vendedores ambulantes de alimentos, incluido el establecimiento de tarifas que el condado espera subsidiar en gran medida.

Las ordenanzas volverán a la junta para su aprobación final la próxima semana.

Según la oficina de la supervisora Hilda Solís, hay aproximadamente 10,000 vendedores ambulantes que venden comida en el condado, la mayoría de ellos provenientes de comunidades latinas y de color.

Alejandro Isabel y su esposa, Daniela Benítez, son vendedores ambulantes en La Puente que han obtenido una gran cantidad de seguidores en TikTok con su impresionante técnica de cortar fruta.

“La venta ambulante, incluida la venta de alimentos, representa una parte integral del tejido cultural y cívico del condado de Los Ángeles”, dijo Solís en un comunicado. 

Brooklyn Tech Support

“Esto es especialmente cierto en el Primer Distrito, donde comunidades como el Este de Los Ángeles han sido durante mucho tiempo un centro para la venta de alimentos. Para muchos residentes, especialmente aquellos de comunidades de bajos ingresos o inmigrantes, la venta de alimentos representa una de las pocas vías económicas para lograr independencia y estabilidad financiera”.

La junta aprobó dos ordenanzas, la primera de las cuales describe los requisitos de permisos sanitarios para “operaciones móviles compactas de alimentos”, que son operaciones más pequeñas manejadas desde carros u otros equipos no motorizados. 

La ordenanza, que se aplicaría a todos los proveedores del condado, excepto a los de Pasadena, Long Beach y Vernon, que tienen sus propios departamentos de salud. La ciudad de Long Beach aprobó la semana pasada su propia ordenanza sobre venta ambulante.

Según la ordenanza del condado, obtener un permiso de salud requeriría que el operador pagara una tarifa inicial, que va desde $508 para una operación de bajo riesgo que vende alimentos preenvasados hasta $1,186 para vendedores de mayor riesgo que preparan y venden comida caliente, como un puesto de tacos o carrito de perritos calientes. 

Los vendedores entonces tendrían que pagar tarifas anuales continuas que oscilarían entre $226 y $1,000, dependiendo del tipo de venta.

Las autoridades extedieron la fecha de limite para una programa que ayuda a dueños de vivienda que se atrasaron con sus pagos debido a la pandemia con hasta $80,000.

Solís dijo que planea presentar una moción la próxima semana destinada a subsidiar en gran medida esas tarifas para los vendedores de bajos ingresos, quienes podrían tener cubierto hasta el 75% del costo del permiso de salud.

La segunda ordenanza aprobada por la junta establece regulaciones para los proveedores, incluidas restricciones sobre dónde y cuándo pueden operar y requisitos de distancia entre proveedores. A los vendedores también se les prohibiría conectarse a cualquier servicio público, como fuentes de agua y energía.

Según esta ordenanza, los proveedores tendrían que registrarse en el condado y pagar una tarifa de registro de $604. Sin embargo, esa tarifa también sería subsidiada en gran medida por el Departamento de Oportunidades Económicas del condado, que cubriría el costo total del permiso en el primer año y luego lo reduciría a $100 en los años siguientes.

De acuerdo con el Departamento del Trabajo, tan solo en California hay $18 millones que se le deben a más de 20,000 trabajadores. Si este dinero no se reclama, podría perderse para siempre.

“Debemos hacer todo lo posible para alentar a los vendedores a registrarse e ingresar a la economía formal”, dijo Solís en un comunicado. 

Eso incluye eliminar tantas barreras financieras como sea posible que puedan obstaculizar la participación. Estos proveedores son microempresarios en el sentido más estricto, y sus ingresos netos pueden ser tales que incluso una tarifa de unos pocos cientos de dólares representa una carga significativa.

“Agradezco que nuestro Departamento de Oportunidades Económicas haya encontrado una manera de eximir las tarifas durante el primer año y al mismo tiempo reducirlas considerablemente en los años siguientes. Al mismo tiempo, es fundamental que también abordemos las tarifas del Departamento de Salud Pública”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.