Un raro ataque de tiburón en el puerto de Sídney pone nerviosos a los nadadores

30

(CNN) — Un ataque de tiburón en una zona exclusiva del puerto de Sydney, no lejos de la icónica Ópera de la ciudad, hizo que las autoridades hicieran llamados a los nadadores para que eviten el agua al amanecer y al anochecer, cuando los agresivos tiburones toro están más activos.

Una mujer, identificada por los medios locales como Lauren O’Neill, fue atacada este lunes por la noche después de darse un chapuzón en un muelle privado en la exclusiva zona residencial de Elizabeth Bay.

El análisis experto de la mordedura sugiere que pertenece a un tiburón toro, una especie común que puede crecer hasta 3,5 metros de largo y es un visitante frecuente de las aguas más cálidas del puerto en esta época del año.

El puerto de Sídney es fundamental para la vida de una ciudad de más de 5 millones de habitantes, como medio para los desplazamientos diarios al trabajo y a las playas locales, y como lugar para explorar y divertirse los fines de semana.

Brooklyn Tech Support

El ataque de este lunes por la noche fue el primero en el puerto de Sydney desde 2009, cuando un tiburón toro le arrancó el brazo a un buzo de la Armada australiana cerca de Green Island.

publicidad

La concejal de Sydney, Linda Scott, dijo a CNN que el último ataque había conmocionado a los residentes; sin embargo, dijo que era poco probable que eso los disuadiera de meterse al agua.

“A los residentes de Sydney les encanta nadar en el puerto de Sydney. Hay grupos de natación locales alrededor de Potts Point y Elizabeth Bay que se reúnen regularmente para nadar”, dijo.

“Si bien este reciente ataque es un shock para los habitantes de Sydney, el riesgo de ataques de tiburones no provocados es increíblemente raro”, dijo. “Los habitantes de Sydney abrazan nuestro hermoso puerto, pero lo hacen sabiendo que es un ecosistema marino”.

Los tiburones toro son más comunes en el puerto de Sydney cuando el agua está cálida durante enero y febrero. (Crédito: Gerard Soury/The Image Bank RF/Getty Images)

Ataque al atardecer

Mientras se ponía el sol este lunes, O’Neill, una kayakista, estaba en el agua cerca de un muelle privado cuando un tiburón toro le hundió los dientes en la pierna derecha.

El testigo Michael Porter le dijo a Sky News, afiliada de CNN, que acababa de regresar del trabajo cuando escuchó un “suave grito pidiendo ayuda” a través de la ventana delantera.

Salió corriendo y encontró a O’Neill aferrada a una escalera adjunta al muelle, rodeada de agua teñida de rojo con sangre.

“Fue como la peor película de terror que jamás hayas visto”, dijo Porter a Sky News.

La veterinaria local Fiona Crago también escuchó sus gritos y corrió al muelle con dos vendajes de compresión que usó para envolver la herida y detener el flujo de sangre.

“Estaba gravemente mutilada en la pierna derecha y estaba perdiendo mucha sangre”, dijo.

“Mis vecinos fueron increíbles… la gente a su alrededor la tranquilizaba. De hecho, permaneció consciente durante todo el calvario. Fue muy valiente. Además muy educada. Le decía ‘gracias’ a la gente”, dijo Crago.

tiburones Sydney

La playa de Elizabeth Bay en el puerto de Sydney el 30 de enero de 2024. (Crédito: Dan Himbrechts/EPA-EFE/Shutterstock)

Aguas más cálidas significan más tiburones

Australia ocupa el segundo lugar después de Estados Unidos cuando se trata de ataques de tiburones “no provocados”, según el International Shark Attack File.

En Australia, la mayoría se han producido en Nueva Gales del Sur, sede del mayor programa de marcado de tiburones del mundo.

A lo largo de la costa, desde Bega Valley en el sur hasta Tweed Heads en la frontera con Queensland, se emplean drones, estaciones de escucha y líneas de tambores para detectar la presencia de tiburones.

Muchos lugareños usan la aplicación SharkSmart para recibir alertas cuando se detecta un tiburón marcado dentro de los 500 metros de una de las 37 estaciones de escucha de tiburones ubicadas a lo largo de la costa. Las alertas también se envían a una cuenta en la plataforma de redes sociales X. Solo esta semana, el sistema detectó ocho tiburones toro etiquetados, según el gobierno estatal.

La Dra. Amy Smoothey, científica de tiburones del Departamento de Industrias Primarias de Nueva Gales del Sur, dice que su equipo ha marcado 264 tiburones toro desde 2009, y de ellos 87 estaban dentro del puerto de Sydney. La mayor cantidad de tiburones marcados detectados en el puerto en un solo día de verano fue 18, dijo.

Según sus investigaciones, los tiburones se desplazan a zonas poco profundas para alimentarse en momentos de poca luz, al amanecer y al anochecer, con mayor riesgo después de fuertes lluvias que vuelven el agua turbia e ideal para emboscar a los depredadores.

Enero y febrero son los meses pico para los tiburones toro en el puerto de Sydney, que van allí para alimentarse y reproducirse durante los meses más cálidos. Cuando la temperatura baja, nadan de regreso a aguas abiertas y viajan hacia el norte para pasar el invierno y la primavera, dijo Smoothey.

“La temperatura del agua actualmente en el puerto de Sydney es de unos hermosos 22 o 23 grados centígrados, por lo que es la temperatura del agua preferida de los tiburones toro”, añadió.

A pesar de la frecuencia de las visitas de tiburones toro al puerto de Sydney, no existe un sistema independiente para monitorearlos.

El puerto cubre una vasta área de unos 55 kilómetros cuadrados. El hecho de que sea utilizado por decenas de miles de personas cada día con muy pocas interacciones con tiburones toro sugiere que los riesgos son bajos si las personas toman precauciones, dijo Smoothey.

El cambio climático significa que es probable que los tiburones permanezcan más tiempo en las zonas costeras y portuarias de la región, añadió.

“El modelado de los movimientos del tiburón toro en relación con el fortalecimiento previsto de la corriente del este de Australia sugiere que los tiburones toro estarán activos en las vías fluviales de Nueva Gales del Sur durante más tiempo debido a la disponibilidad de su temperatura del agua preferida”, dijo Smoothey.

Scott, la concejala, dijo que los funcionarios que investigan las circunstancias del ataque del lunes determinarán si es necesario tomar más precauciones.

Pero dice que no cree que los nadadores de Sydney dejarían de entrar al agua.

“Los residentes con los que he hablado en las últimas 24 horas entienden que el riesgo muy bajo de un ataque de tiburón no provocado es algo con lo que vivimos en nuestro hermoso puerto de Sydney”, dijo, y agregó que la gente debe tomar precauciones sensatas.

“Nadar en los lugares correctos, nadar durante las horas del día, nadar lejos de los cebos para peces o de las salidas de aguas residuales”, dijo. “Tomar todas las medidas necesarias para reducir el riesgo significa que todos podemos vivir juntos en armonía”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.