Premio en el final: Estudiantes y un justo triunfo

34

Le costó 94 minutos, sangre y sudor. Pero lo que cuesta vale. Y vaya si vale lo conseguido anoche por Estudiantes, que derrotó 1-0 a Belgrano de Córdoba en el inicio de la Copa de la Liga, gracias al gol de Eros Mancuso a los 49 minutos del segundo tiempo, cuando ya parecía que no iba a ser posible. Pero el fútbol, a veces, es justo, como anoche.

Es verdad que Eduardo Domínguez tendrá que trabajar más de mitad de cancha para adelante. Deberá buscar mayor sorpresa y definición. Pero debe estar más que orgulloso el técnico de su equipo, que pese a las muchas bajas que tuvo en este año sigue jugando como si nadie se hubiese marchado. Y tiene un jugador en la mitad de cancha que le dará muchas alegrías: Enzo Pérez. Debut soñado para el Pincha.

Fue más Estudiantes en el primer tiempo. Siempre con Enzo Pérez y José Sosa como creadores del juego interno. Mejor el exRiver, muy preciso en cada pase. Estudiantes buscó el juego asociado y siempre prefiriendo el ataque por las bandas.

Así llegó la primera chance del partido: a los 16 minutos Guido Carrillo erró por el segundo palo tras desborde de Mancuso. Luego a los 25 una gran jugada de Enzo Pérez acabó con una llegada por la izquierda de Sosa, que cedió a Mauro Méndez, que falló y estrelló su tiro en el poste de Losada.

Siempre quiso ser prolijo el equipo de Domínguez, con toques cortos y asociados. A los 30 un centro de Sosa le dejó un frentazo de gol a Carrillo. Detuvo en dos tiempos el arquero Nahuel Losada, como a los 41 minutos con un remate -con poco ángulo- del chileno Altamirano, que estuvo mejor en los metros finales que en la gestación.

Brooklyn Tech Support

La visita mostró mucha concentración y una postura de contragolpe rápida y directa en la recuperación. Tuvo en Passerini a su faro ofensivo y a Matías Moreno como el jugador más próximo a convertir: a los 23 minutos reventó el travesaño, luego de un centro rasante de Ulises Sánchez. En la última del período un mal cierre de Zaid Romero lo dejó a Passerini solo contra Zozaya. El arquero achicó el arco y lo obligó a una pésima definición.

También se vivió en ese primer tiempo el acostumbrado show de Fernando Espinoza, que hizo de las suyas para buscar el insulto de los hinchas, en este caso los locales. Primero interrumpió un ataque claro porque se le había todo el intercomunicador. Luego le sacó amarilla a Méndez por pedirle a Losada que hiciese el saque de arco. En el medio hizo todo para llamar la atención. Y lo logró, como siempre.

En la parte final el juego siguió en la misma sintonía, con Estudiantes procurando romper el bloque defensivo rival con un ataque lateral y abriendo sistemáticamente la cancha.

Adentro Javier Correa por Méndez para darle mayor potencia a la delantera. Y promediando el período Franco Zapiola y Pablo Piatti por Sosa y Altamirano. No pudo pese a las variantes tener consistencia en el dominio, que no fue arrollador como lo hubiese necesitado.

De todos fue el Pincha el que tuvo las chances más cercanas de gol, como una llegada de Benedetti que fue a las manos del arquero visitante, que salvó un tiro de Mancuso en la jugada colectiva mejor elaborada hasta el momento. La tocaron casi todos y por la derecha llegó el lateral, de enorme corazón.

Y a los 25 una clarísima: el mano a mano de Javier Correa, que picó al vacío y sorprendió a los centrales que reclamaron off side. No lo estaba y cuando llegaba el grito de gol definió muy mal ante la salida del arquero.

Belgrano siguió con su juego y pese a las variantes mantuvo la voracidad de lastimar cuando tuviese una chance. Todos los que corrían en el primer tiempo se tuvieron que ir, pero siguió el “9” al acecho. Y tuvo en Nahuel Losada al jugador que tapó las oportunidades de gol de Estudiantes. Menos una.

Pero no pudo en la última jugada del partido. Llegó el local dos veces por la izquierda con el buen ingreso de Zapiola. Primero hubo una jugada que pudo ser penal y luego el centro que encontró al lateral para empujar al gol de cabeza. Un gol que hizo explotar a los hinchas. Justicia en La Plata y un nuevo triunfo para un equipo que no mermó su juego pese a las tantas bajas en su primer equipo. Crédito abierto para el Pincha, que se permite soñar en grande este año.

Enzo Pérez fue el jugador más claro del equipo y Mancuso el que puso el corazón

La previa de Estudiantes vs Belgrano (Martín Cabrera desde UNO)

Leave A Reply

Your email address will not be published.