La UE alcanza un acuerdo para reformar el mercado eléctrico comunitario

21

El Parlamento Europeo, el Consejo de la UE y la Comisión Europea han alcanzado esta madrugada un acuerdo político para reformar el mercado comunitario de la electricidad que impulse el despliegue de renovables y favorezca precios estables y asequibles para los consumidores. “Hecho”, ha transmitido a EFE el negociador jefe por parte de la Eurocámara, Nicolás González Casares (PSOE).

El pacto político, del que solo se conocen algunos detalles, llegó después de diez horas de negociación en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia) y aún tendrá que ser validado tanto por el Consejo de la UE, que representa a los Estados miembros, como por el pleno de la Eurocámara.

Se espera que en “unas horas” el Parlamento y el Consejo expliquen el pacto entre ambas instituciones, con apoyo de la Comisión Europea sobre un ajuste del mercado concebido al calor de la crisis de precios de la energía de 2021 y 2022 que busca acercar a la Unión Europea a sus objetivos climáticos y alejarla de los hidrocarburos de Rusia.

Antes de la última ronda de negociación existían diferencias entre el Parlamento y el Consejo en puntos como la declaración de crisis de emergencia de precios, el funcionamiento de los mecanismos de capacidad para respaldar a las renovables o la posible prohibición de desconectar a hogares vulnerables.

Finalmente, el pacto recoge que las compañías “no pueden cambiar unilateralmente contratos” y ha señalado que “los Estados miembros asegurarán que los consumidores estarán completamente protegidos contra las desconexiones, incluyendo la prohibición de las desconexiones”, ha explicado González Casáres. “La protección al consumidor aumenta y mucho”, ha agregado.

Consumidores

El texto pactado recoge varias medidas para reforzar la protección a los consumidores y establece unos criterios que permitan que el Consejo, a propuesta de la Comisión, declare una crisis energética.

Los Estados deberían entonces adoptar medidas para rebajar los precios para los clientes vulnerables y desfavorecidos, con disposiciones para evitar “distorsiones indebidas del mercado interior”, indicó el Consejo en un comunicado. “La protección al consumidor aumenta y mucho”, valoró González Casares, quien agregó que el pacto también impide que las compañías puedan “cambiar unilateralmente contratos” y señala que “los Estados miembros asegurarán que los consumidores estarán completamente protegidos contra las desconexiones”.

Pugna entre Francia y Alemania

Pero el mayor escollo de la tramitación fue previo a la negociación final entre Consejo y Eurocámara y apareció en el enfrentamiento entre París y Berlín a propósito de los contratos por diferencia (CfD, por sus siglas en inglés) y su aplicación sobre las centrales nucleares en funcionamiento.

Los CfD permiten que el Estado acuerde un precio estable por la compraventa de electricidad en un plazo fijo con un generador y después se devuelva la diferencia automáticamente en función de si el precio final ha sido más alto o más bajo de lo pactado.

Francia, con un amplio parque nuclear, quería aplicar ese esquema a las plantas atómicas en uso y prácticamente amortizadas, pero Alemania temía que esto pudiera funcionar como una ayuda de Estado encubierta a la industria gala, que podría obtener electricidad más barata que la germana.

Los ministros de Energía de los Estados miembros pactaron finalmente un enfoque común en octubre, bajo la presidencia española del Consejo de la UE, de forma que los CfD se puedan aplicar a todas las nuevas instalaciones de generación, las que amplíen su capacidad y extiendan su vida útil, independientemente de si se refiere a plantas nucleares u otras tecnologías.

Sin embargo, según el acuerdo entre las capitales previo a la negociación final, esos contratos no se aplicarían de forma automática a las plantas existentes, sino que -como hasta ahora- tendrán que obtener el visto bueno de la Comisión Europea, que los analizará en virtud del régimen de ayudas de Estado, pero con criterios simplificados.

El Parlamento había asumido en su posición las líneas generales del pacto entre capitales a propósito de los contratos por diferencia y en el acuerdo final sólo añade que se puedan utilizar “medidas equivalentes” a los CFds con el mismo efecto” para apoyar a la nuclear o las renovables.

Menos de un año

La Comisión Europea presentó en marzo de este mismo año su propuesta de diseño del mercado, trabajada previamente con los Estados miembros para facilitar su rápida tramitación.

Nueve meses después se ha alcanzado un acuerdo para la primera reforma en profundidad del merado eléctrico en dos décadas, un pacto que, si no hay sorpresas, quedará oficialmente aprobado a inicios de 2024.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, al referirse este miércoles al semestre de presidencia española al frente del Consejo de la UE ante el pleno del Parlamento Europeo, calificó el ajuste como una “reforma histórica del mercado eléctrico”. “Además de fomentar la necesidad de impulsar las energías renovables, va a hacer que los precios de la luz sean más bajos, sean más estables, inserten mayor transparencia en el sistema y por lo tanto mayor información para los consumidores” y “va a proteger a los ciudadanos de los posibles abusos de las multinacionales energéticas”, dijo.

El Parlamento Europeo, el Consejo de la UE y la Comisión Europea han alcanzado esta madrugada un acuerdo político para reformar el mercado comunitario de la electricidad que impulse el despliegue de renovables y favorezca precios estables y asequibles para los consumidores. “Hecho”, ha transmitido a EFE el negociador jefe por parte de la Eurocámara, Nicolás González Casares (PSOE).

Leave A Reply

Your email address will not be published.