Expectativas por el paquete de medidas que anunciará Economía

19

El ministro de Economía, Luis Caputo, anunciará hoy un paquete de medidas que girarán en torno al objetivo prioritario de alcanzar el equilibrio fiscal, básicamente con un fuerte recorte del gasto en la administración pública y de distintos sectores que reciben subsidios del Tesoro Nacional, como parte del camino elegido para reducir la inflación.

De manera paralela, se espera que se concrete el reemplazo de Miguel Pesce al frente del Banco Central, por el designado Santiago Bausilli, hombre de confianza de Caputo, quien brindará definiciones sobre el futuro del mercado cambiario a partir de un sinceramiento del valor del dólar oficial, una medida que es esperada con expectativa tanto por los exportadores, importadores, y el sector financiero.

Se espera que esta comunicación sea por la tarde alrededor de las 17 horas con la jornada cambiaria jugada, lo que hace presuponer otro día de virtual feriado cambiario.

Caputo mantuvo varios encuentros de trabajo durante la jornada, no sólo con los miembros de su gabinete, sino también con el propio presidente Javier Milei.

De hecho, para dar los retoques finales al plan financiero y fiscal que anunciarán en las próximas horas, Caputo se reunió primero en horas de la mañana con Milei, cuando participó en la Casa Rosada de la reunión de Gabinete y luego, a las 15, repasó con el presidente los detalles de los temas en los que avanzó junto a sus colaboradores.

Brooklyn Tech Support

El ministro de Economía también se reunió con el designado secretario de Hacienda, Carlos Guberman, quien tendrá a su cargo la reducción del déficit fiscal y el reparto de fondos desde el Gobierno nacional a las provincias .

herencia

Según estimaciones de la consultora Invecq, el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner dejó un déficit fiscal total del 6% del PBI, cuatro puntos por encima del 1,9% que se había convenido en marzo del año pasado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) cuando renegociaron las deuda de US$ 44.000 millones.

El presidente Milei anunció el domingo una fuerte restricción del déficit fiscal porque “no hay más plata” para gastar. Por esto llamó a una drástica reducción de organismos del Estado, la revisión de los contratos efectuados en el último año, y privatizar varias empresas en manos públicas.

El vocero presidencial, Manuel Adorni, explicó ayer que las medidas apuntan a “resolver problemas muy estructurales”, debido a que se “terminó eso de gastar más de lo que se tiene”.

Más allá de estas declaraciones, Caputo también se reunió con su secretario de Finanzas, Pablo Quirno, con quien debe enfrentar no solo esa deuda con el FMI, sino también los otros compromisos que mantiene el Estado nacional.

Hasta octubre, último dato oficial, la deuda del Estado nacional había alcanzado la cifra récord de US$ 416.812 millones, con un aumentó US$12.680 millones respecto a septiembre.

Según el último informe del ministerio de Economía, con esta suba, el promedio de aumento mensual alcanzó a US$ 2.740 millones en los últimos 12 meses, contra los US$ 2.000 que venía manteniendo hasta junio.

A estos pasivos se le deben sumar los US$ 30.000 millones que posee el Banco Central y eventualmente los US$ 16.000 millones por el fallo en contra de la justicia norteamericana por la forma en que se estatizó YPF

Sólo entre diciembre y abril inclusive, el ministerio de Economía deba hacer frente a vencimientos por $ 22,3 billones y US% 18.513 millones, la mitad de ellos con el Fondo Monetario Internacional, según datos de la oficina de Presupuesto del Congreso.

Milei destacó cuando fue electo que Caputo trabaja en “la ingeniería financiera” para lograr un préstamo para rescatar los US$ 30.000 millones que el Banco Central adeuda en concepto de Leliqs y con eso levantar el cepo cambiario y regularizar la economía.

Claves del plan

El plan de desafiante ejecución y resultado incierto tendría las siguientes claves:

1. Equilibrar las cuentas públicas. Para ello, debería aplicar un ajuste fiscal de al menos un 5 % del PBI, una meta ambiciosa que implicaría medidas drásticas y no exentas de impopularidad y costos políticos. El foco estaría puesto en reducir los gastos en obras públicas de infraestructura y en personal de la administración pública, bajar los subsidios, especialmente a la energía y el transporte, y recortar las transferencias corrientes a las provincias. También se cortaría la asistencia a la treintena de empresas públicas, que en una segunda fase serían privatizadas.

2. Desactivar la ‘bomba’ del Banco Central. Una de las prioridades algo que, según el presidente, urge para no ingresar en una hiperinflación.

3. Frenar la emisión monetaria. El Banco Central dejará de emitir dinero para asistir al Tesoro en sus necesidades de financiación, una práctica a la que Milei achaca el fenómeno de la elevada inflación en Argentina.

4. Tomar el ‘toro’ cambiario por las astas. El plan de dolarizar la economía y cerrar el Banco Central prometido por Milei en campaña parece haber perdido fuerza o, al menos, no será ejecutado de inmediato. El mercado espera que, apenas iniciado, el nuevo Gobierno devalúe el tipo de cambio oficial entre un 75 y un 100 %.

5. Sincerar los precios. Milei se propone terminar con la “represión” de los precios de la economía que mantiene fijos o retraídos ciertos valores de bienes y servicios regulados.

Esta corrección, junto con las medidas cambiarias que piensa adoptar, tendrá un efecto inflacionario, con un índice de precios ya muy elevado, cercano al 160 % interanual en noviembre.

Leave A Reply

Your email address will not be published.